Conexión
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
 en
OK
 
  • Moda 
  • Belleza 
  • Embarazo 
  • Bebés 
  • Cocina 
  • Salud 
  • Pareja 
  • Bienestar 
  • Psicología 
  • Sociedad 
  • Sexualidad 
  • Astrología 
  • Ocio y tiempo libre
 
« 

Relato muy caliente (todas las partes)

 

FANTASIA DE VERANO (DESDE EL BALCON DE UNA CHICA)

Escrito por AWYS en el foro de sexualidad-técnica de www.enfemenino.com

PARTE 1

Entré en el baño y cuál será mi sorpresa que salía de la ducha Bob, el hermano de mi compañera que había venido el finde.

El tio no había cerrado la puerta y salía mojadito, desnudito él de darse una refrescante ducha -acuciaba el calor la pasada noche-.

Me quedé pegada, pero sorprendida de ver un chico tan cachas, con una pol...imponente. Estaba superbien. Era más joven que nosotras, andaría por los veinte o veintidós.

No se cortó mucho, agarró la toalla y se cubrió por la cintura, diciéndo un lo siento, muy natural, la culpa es mía por no cerrar, mientras me volvía un poco acalorada.

El caso es que me quedé impactada por el cuerpo de este chico, bufff, estaba como un quesete, me dí una ducha mientras el chorro se dirigía hacia mi sexo de forma casi espontánea.

Últimamamente me masturbaba más de lo habitual, la relación entre mi chico y yo atarvesaba por malos momentos y la noche anterior, también el calor, me acaricié bastante..

Salí de la ducha y me observé en el gran espejo del baño desnuda y pensé que opinaría Bob de mi cuerpo.

Era delgada, bien definida del deporte...de lo más orgullosa que estaba era de mi culo, mi chico siempre me lo decía y lso chicos con los que había estado siempre me querían ... por detrás.
Me miraba las tetas, un poco escasas, siempre deseé tener más pecho, pero bueno, eran firmes.

Era fin de semana y coincidí con Bob en el desayuno. Llevaba un pantalón corto deportivo sin camiseta; la verdad es que a las once, el calor era insoportable.

Estaba moreno y se le marcaban bien los abdominales y el pecho. No tenía ni un pelo en el pecho, estaba para comerselo. Se ofreció a ponerme unas tostadas.

PARTE 2

Estuvimos hablando y me propuso llevarme a una cala que conocía. Yo no dudé ni un instante, además su hermana se había ido ese fin de semana con su chico y así mejor.

Estuve dudando un montón qué bikini ponerme y al final me puse uno tipo entre surf y brasileño, bastante sensual.
Hice unos sandwiches y nos fuimos en su coche.

Ya en el camino, se fijaba en mis piernas que asomaban entre las falditas.

Llegamos a un paraje singular que dijo conocer muy bien, aparcó y tuvimos que andar un poco y tras la vegetación apareció un sitio alucinante, una playita de lo más mono, con sus rocas y su vegetación.

Me ayudó a bajar y nos sentamos en la arena.
Nos quitamos las camisetas, la faldita y él se desabrochó su pantalón y se quedóa con un bañador de nadador que le hacía imponente con ese cuerpo, y eso que esos bañadores no me parecen muy bonitos, el tío estaba para comerselo, le miré al paquete y me acordaba del baño todo el rato.

Él me miró con cierto disimulo, pero cuando me volví para extender mi toalla, me fijó bien en mi culo.

PARTE 3

No quise quitarme el suje de momento; nos dimos crema, él se ofreció a darme por la espalda y los hombros y me retiró el pelo con una delicadeza especial, me dìdió que me tumbara boca abajo y a la vez que me daba la crema, me masajeaba de tal manera que me dejaba en relax y se me ponía carne de gallina.

-Qué bien sabes dar masaje, Bob.
-¿Te gusta?
-me encanta
-Pues disfruta, preciosa

Sus manos masaejaban mi cuello, hombro y espalda y de vez en cuando bajaba por mi cintura e introducía sus manos por el interior del bikini...eso estaba genial.
Luego cogió mis glúteos y me acarició con suavidad, lo que me estaba empezando a poner caliente.

En un cambio de postura me rozó y noté su pene bien grueso, volví mi cabeza y lo ví bastante empalmado. ël me cogió del cabello y me dió un beso en el cuello, que me hizo dar un respingo.

Bajó sus labios por la espalda y me desabrochó el bikini.

Me dí la vuelta y sentada me cogí a él y nos besamos. ël me tenía cogida de la cintura y me acariciaba tiernamente.

Sus besos eran de lujo, sus labios marcaban el compás y sus manos acariciaban mi cuerpo sensualmente y yo me dejaba llevar entre sus brazos mientras le cogía de su cuello y metía mis manos entre su pelo.

Me separó de él y me miró a los ojos.

-Eres muy bonita, Sara

Me besó de nuevo y bajó por mi cuello hasta mis senos, que palpó con sus manos.

-Deliciosos
-Um, pensé yo, lo dice para quedar bien.
-Me gustan tus pechos
-Mentiroso...
-Me gustan así, me dijo mirándome serio a los ojos.

Nos levantamos y nos fuimos debajo de unas rocas amplias para no asarnos de calor.

Me bajó la braguita del bikini y yo encantada veía como sus manos acariciaban mi culo.
Yo cogí y le bajé su slip azul de nadador, con su ayuda, el pene, estaba tieso como una estaca y nos abrazamos desnudos.

Yo me fijé en su enorme pene y pensé, este lo quiero todito para mí. Me agaché y me lo introduje en mi boca. Estaba delicioso, no me entraba todo, buuff, qué potrra tenía el chico, le miré y ví cómo se estremecía de gusto; lo saboreé sobre todo por su glande y tuvo que sentarse en la toalla.

PARTE 4

Me encantaba su pene; era enorme, suave, sonrosadito y con un glande bien gordito. No podía evitar compararlo con el de mi no sabía si mi chico o mi ex ya, hacía tres semanas que estabamos enfadados sin vernos y nuestras relaciones últimamente eran penosas.

Este estaba más rico y estaba mejor dotado; además el chico me acariciaba dulcemente mis cabellos mientras le lamía su glande, mis labios se afanaban en darle placer; estaba muy excitada viéndole gozar...me introduje todo su miembro, que no entraba y él detuvo las caricias y me cogió el pelo, le saboreé su pene y se lo saqué de nuevo, le miré con cara de niña mala y se acercó a besarme con mucha pasión sobre mis labios ardientes y con sabor masculino poniéndose de rodillas de tal manera que su pene completamente erecto pegó contra mi abdómen y quedó pegado entre los dos.

Me gustó sentirlo tan pegadoa mí, mientras me besaba sin cuartel, su boca era un hechizo, mis labios no los sentía, su lengua me hacía maravillas; yo le seguía tímidamente y me sentía muy agusto...su pene calentito me daba una sensación mezclada entre placer y seguridad; me gustaba esa dominación tan varonil que ejercía sobre mí, pero a la vez esa sensibilidad que me hacía estar entre las nubes.

Me retiró varios cabellos de la cara y me dijo:

-Me gustas mucho, Sara
-Tú a mí también, Bob

Me comenzó a besar el cuello y mis piernas flaqueaban, siguió por mis pechos -que era la parte menos atractiva para mí-, pero el chico me daba unos lametones y recorría con sus labios mis senos que me hizo echarme sobre la toalla entregada completamente a sus caricias.

Con sus manos me acariciaba mi piel, me besaba, me lamía...mis pezones estaban completamene erectos y estaba muy excitada. Se detenía en mis tetas y eso me gustó, me dió unos caricias y unos besos sobre mis pezones que me pusieron a mil...se acercó a mi y me dijo:

-Qué pechos tan sensuales tienes, que duritos

Volvió sobre su posición con el pene completamnete empinado y deseé en ese momento que me fohiara, me sentía empapada, la toalla estaba húmeda y abrí mis piernas, pero Bob, se retiró, acercó su cara sobre mi vulva y comenzó a lamerme como un perrito donde más me gustaba.

PARTE 5

El día anterior me había estado repasando mi sexo para estar peladita justo antes de masturbarme por la noche. Me gustaba que mi cognito estuviera suave y limpito de pelo.

Me vino de cine, pues Bob, me lamía y besaba mi pubis con deleite y a mi me subía un calor por todo el cuerpo, mientras observaba de reojo cómo fundía su lengua en mi sexo y me cogía de mis caderas con energía.

Comenzaba a tener unas sensaciones preorgásmicas de lo más placenteras y ya no quise ver más...bueno, es que no podía, estaba en una nube; eché los brazos hacia atrás, mi cabeza se giró y sólo recuerdo que me salían unos gemiditos entrecortados, al principio me daba corte gemir con más fuerza, hasta que me dijo él:

-Vamos, grita, cariño, no te oye nadie...¡Siente como una mujer!

Bueno, eso me puso más las pilas y comencé a gemir con fuerza, a la vez que el chico, mi tarzán, me cogía los labios y se los saboreaba, me lamía la vulva con maestría y sensibilidad...hasta que fue hasta el clítoris y con mucha delicadez me lo acarició con la punta de su húmeda lengua y me daba todo el placer que os podáis imaginar, no me tenía de gusto, mi cuerpo se arqueaba como una anguila y él me cogió del culo.

PARTE 6

Me abandoné completemente, mi cuerpo vibraba en continuos orgasmos y cuando é veía que temblaba mucho y gemía como una loca, me ralentizaba, me calmaba un poquito y volvía a la carga. Era lo más alucinante que me había pasado.

Cuando todavía me temblaba de gusto, noté que paraba y cambiaba de postura, se arrodillaba ante mí y comenzaba abesarme en la boca, en el cuello, en los pechos..tenía el cuerpo muy sensible a sus caricias, pero quise besarlo con las fuerzas que me había dado, como merecía. Le dije:

-Ahora, fohiame,cielo, soy tuya

Pronto se me escurrió, acarició mi sexo con sus dedos, estaba mojada de veras,cómo deseaba que me penetrara... puso su enorme pene delante de mi cognito y entró dentro de mí con una suavidad maravillosa.

PARTE 7

Estaba deseando tenerle dentro y qué gustazo fue sentir todo su dominio en mi sexo; su pene me llenó con suavidad y fuerza al mismo tiempo y me cubrió con su cuerpo sobre mí.

Con mis brazos le rodeé en su cuello y lo acaricié para sentirlo más cerca y comprobé que estaba sudoroso; acaricié su fuerte espalda masculina mientras entraba una y otra vez con soltura en mi cuerpo entregado a su lujuria a la vez que oía su repiración.

Me sentía tan excitada, tan completa...me fohiaba con tanto gusto, con tanta suavidad...era un gustazo; me miraba y me besaba los pechos de vez en cuando, me lamía mi sudor entre las mamas y no se detenía en su juego amoroso.

Se arrodilló y sacó su pene y me lo puso en el clítoris y lo frotó con suavidad, también en mi vulva, lo volvió a meter, a sacar, mi clítoris que se volvía loco de placer, su poia que era gigante.

-Fohiame, fohiame!!!

Me puso tan excitada que necesitaba más ritmo, necesitaba que me penetrara fuerte y así lo hizo, hundió su poia hasta dentro de mí y sentí más calor mientras mi vagina vibraba de gusto y cda vez su ritmo era más rápido...le cogí con mis piernas y le rodeé su espalda para que me fohiara bien dentro y sintiera mis contracciones.

Comenzamos a gemir los dos.

PARTE 8

También notaba sus espasmos y sentía que decrecía su ritmo...yo no sentía más que contracciones de mi vagina que irradiaban por todo mi cuerpo...estaba flotando de placer y comencé a gemir con fuerza,no podía aguantar de placer...incluso él soltaba algún grito entrecortado que me ponía a mil.

Mis bombeos se aceleraban y sollozaba de un placer incalculable que me tenía sumida en el mayor de los orgasmos...mi cuerpo se arqueaba, temblaba como una fierecilla y de pronto:

-Ahhhh! Ahhhh!!!!! ¡¡Saraaaaaaaa!!

Sentí sus contracciones dentro de mí, el primer orgasmo simultáneo que había tenido, mientras orgasmaba con fuerza...fue de una fuerza e intensidad asombrosa....sentía sus contracciones dentro de mí y su leche caliente que me quemaba y me inundaba de gusto mientras sentía el bombeo de mi tarzán en el fondo de mi.

Nos quedamos fundidos mientras su orgasmo perdía fuerza, pero sus contracciones se espaciaban y me hacían suaves toques en mi interior, yo seguía degustando mi orgasmo menos intenso ya, qunque sentía su poia dura en mi vagina, muy húmeda y caliente.

PARTE 9

Nos quedamos fundidos en un cuerpo goteando del calor que hacía. Mi pobre tarzán había quedado extenuado sobre mi cuerpo y yo le acariciaba en recompensa a su esfuerzo, mientras oíamos el rumor de las olas y las gaviotas sobrevolaban la playa.

Por fin me miró a los ojos y me besó.

-Cariño, ¿dónde has aprendido a fohiar tan bien?
-Una mujer así no se tiene todos los días
-Venga...si habrás estado con cientos
-No como tú; estás muy buena...

Y me besó cálidamente mientras notaba su pene ergido de nuevo.

Yo estaba muy excitada, este chico me había puesto las pilas y no estaba dispuesta a dejarlo escapar.

-¿Qué tal si nos damos un baño?
-Vale

Nos levantamos desnuditos, él con la poia bien tiesa...me agaché y le di una chupaditas...y cómo sabía a macho, aún me excité más.

Nos refrescamos, jugamos en el agua como dos chiquillos, nos abrazamos y sentía su piel fresca sobre mi cuerpo y su miembro erecto siempre sobre mí. Al salir me fijé en su culo duro y deportista y fui a darle un mordisco, se chó sobre la arena y metí mi lengua por su ano, quedó sorprendido, pero no se movió.

Aunque lo que estaba deseando entonces es que mi tarzán me la metiera por el culito, pues se levantó y nos bañamos y al salir, me cogió por detrás y sentí su poia sobre mi trasero, mientras me besaba sin verlo.

Sin decir más me arrodillé y me puse en posición del perrito sobre la toalla.

PARTE 10

Sabía que le iba a incitar un montón esta sumisión hacia él; a mi me encantaba ser dominada en esta postura, me excitaba la posición de dominio que ejercía el chico en esta postura, a mi novio, o ¿ex?, esto le ponía un montón y le gustaba penetrarme así; de hecho tenía que aguantar que me dijera que era el mejor fohiador de culos, según decía dejaba muy satisfechas a las chicas...supongo que anteriores.

No lo voy a negar, esta postura no es la que más me gustara, pero sí la que más morbo me daba y con Bob y su gran poia, estaba deseando que me lo hiciera así; tenía curiosidad para ver por dónde empezaba.

El me pidió que me subiera a un montículo de arena en la roca llana para que pudiera llegar.

Me sobó el culete, no es por nada pero mi culo es la leche, de eso puedo presumir, redondo, casi perfecto y no exagerado, bien proporcionado y con un gracioso huequito - como dice AWYS- en su base, que lo hace más morboso y fohiable y me dió unas suaves palmadaitas.

-Hoder, qué culo, Sara

Me decía mientras me la metía por la vagina, no sin antes darme unas caricias por mis labios ostensibles y húmedos.

Sentí cómo su pene se hundía dentro de mí con un gusto increíble, me encantaba tenerlo dentro de mí, de nuevo.

PARTE 11

Me empezó a penetrar suavemente, mientras me acariciaba el clítoris con sus dedos y a mí me encantaba sentirme poseída así; luego se juntó hacia mi y me besó el cuello, me volví un poco forzada y nos besamos muy calientes, volvió a bajar por mi cuello, mi espalda y entonces me cogió de mis caderas e imprimió un ritmo más rápido.

Se oía el chop-chop de nuetros cuerpos, al introducir su poia en mi sexo y yo cada vez me movía más.

Se acrcó con sus brazos y me sobó las tetas, se le notaba muy excitado, su respiración se tornó muy fuerte y gritaba de vez en cuando...algo intuía que éste no aguantaba mucho.

Volvió a frotar mi clítoris mientras me foiaba, pero ya no aguantaba mucho esto y me volvió a coger por mis caderas y ameterla y sacarla muy rápido y zas!, gritó y sentí toda su potencia desacargar en mi sexo muy profundo y sentir sus vibraciones mientras me agarraba con sus brazos muy fuerte, casi me hacía daño, pero me excitaba sentirme así fohiada por mi hombre y me moví todo lo que pude a la vez que le oía sus desgarradores gritos de lujuria.

-No te salgas, cariño

Con su poia tiesa siguió dentro mientras me movía...yo estaba en lo mejor.

-Espera, Sara, que ahora vas a sentir, tú.

Me empezó a acariciar mi sexo-

PARTE 12

Como un machote, no se despegó de mí y encima me comenzó a acariciar mi sexo con sus dedos mientras sentía su pene duro dentro de mí.

EL contacto sobre mi clítoris era de alucine, me comencé a mover para animarlo, era consciente del esfuerzo que hacía por complacerme una vez que se había corrido.

-Venga, cariño, aguanta que me corra yo también, fohiame un poquito más, cielo.
-Venga, sí, sí, correteeee

Sus dedos me hacían maravillas en mi húmedo clítoris y su poia estaba otra vez vigorosa

-Me gusta, ahhh..., me gusta, ahhh...dentro, dentro...

Me estaba corriendo, cuando me metió un dedo en mi ano suavemente, mientras me seguía acaricando el clítoris y penetrada, bufff, esto era demasiado, a veces se le soltaba el dedo de mi sexo, pero lo del ano era genial, mis sensaciones se multiplicaban y me estaba sabiendo delicioso.

-Ahhh!...ahhhh!, qué gusto, aaahhh, ahhh,genial...dáme más, dáme maaaaaás!

Así seguimos un rato de alucine hasta que sacó su poia de mi vagina, dura como una estaca, vaya tio, no como la de mi chico, ya ex, creo, que tras el primer embite, se aflojaba enterita, y me la tanteó en mi ano y me excitó un montón.
Como no entraba, se agachó y me lamió con su boca e introdujo su lengua fresquita y me pidió que me relajara...mano de santo(con perdón), se dilató y el pene de mi tarzán entró con una soltura asombrosa rozándome de delicia.

-Me gusta...me gusta...ahhhh...me gusta

El bombeo del orgasmo se intensificaba de nuevo y yo no aguantaba, el tio me cogió del pelo y me tiraba un poco y yo completamente sumisa a sus movimientos, me sentía tan excitada, que me corría de palcer una y otra vez.
Me dí cuenta que sudábamos como animalitos, tenía el pecho empapado, me caían las gotas de sudor por la cara y mi espalda era un manto de agua.

-Ya no aguanto, Sara...
-Sácala, cielo

Sacó su poia de mi ano y allí a pleno sol, hacía rato que nos daban sus rayos, me agaché para darle la mamadita que merecía este chaval.
Introduje su pene en mi boca y saboreé su glande con sensualidad mientras manoseaba sus huevos con ganas y le decía mirándole a sus ojos:

- Esto son cohones.

Lamí sus huevos con dulzura, -tenía depilado su sexo parcialmente y esta zona estaba muy suave y me encantaba su sabor y olor a hombre-
Subí por su pene de nuevo y me centré en su glande. El tio se volvía loco y me cogía de mis cabellos hasta que pensé que quería saborear su leche, sabía cómo hacer para que se corriera. La mí sus bordes y me introduje su glande en mi boca, le di unas cuantas succiones y lo lamí con la lengua y su poia comenzó a temblar de placer en mi boca a la vez que descargaba su rico semen en mi ansiosa boca mientras gemía como un jabato, tan tierno y adorable que me puso todavía más calentita.

Con su semen en mi boca, me levanté y nos dimos un beso empalagoso y con sabor a Él.
No le daba asco, con mi ex nunca lo hice, pero era tan morboso, que nos saboreamos nuestras bocas con su sabor y mientras me cogía de mi cintura y yo de su cuello todavía sintiendo el calor y el grosor de su miembro semierecto.

PARTE 13

Nos dimos la mano y nos dirigimos al agua de nuevo para refrescarnos.

A la vuelta, nos tendimos al sol-me gustaba observar su sexo en reposo sobre su pubis de lado,era tan sugestivo y varonil-, comimos unos sandwiches que habíamos preparado en casa con unas latas bastante frescas - las habíamos puesto en un recoveco del agua sobre las rocas-
-Me ha gustado lo que me has hecho, Bob-Le dije dándole un beso en la mejilla.
-El sexo es bueno si la chica es sensual y tú lo eres, bueno eres además muy bonita.
-¿Tienes pareja? -Nada concreto, ando con un chica, pero nos damos libertad, ella está ahora lejos y tenemos una relación liberal.
-Se te nota experiencia...
- Bueno, no creas, nada especial
-Yo no te dejaría escapar-Le decía mientras enredaba en sus cabellos
-¿Tú tienes pareja?
-Tenía..., bueno,andamos a medio romper, nos hemos dado unas semanas

El caso es que hablando y con el sol, nos quedamos dormidos en la penumbra de las rocas, él cubriéndome y yo agarrada a él.

Así dormimos más de dos horas, guauuu, es que mi niño necesitaba reponer fuerzas.

PARTE 14

Al despertar, oímos el rumor de unas chicas que caminaban por la orilla.
Nos reconocieron y vinieron donde estábamos.

-¿Les conoces?
-Ah, sí, son amigas
-No te cubras, son nudistas...
-Vienen de la mano, ¿son les?
-No, pero a veces tiene sexo. ¿Has probado tú?
-Eh, bueno, no...en realidad un par de veces, pero caricas con una amiga.
-A éstas le gustan los tios, pero a veces, prueban.

Allí reconocieron a Bob, se saludaron, una de ellas se pegó bien a mi chico y le dió un besito muy calentito y ví que a mi chico se le subía un poco su miembro.

Me las presentaron; estaban las dos tipazos, una de llas, la del beso tenía además de buen tipo, unas tetas bastante bonitas, grandes y morbosas mientras la otra tenía unas tetitas en cono, también muy morbosillas. Iban desnudas también y ambas con el cognito pelado, como yo.

La de los pechos grandes, se pegaba más de la cuenta con Bob, nos habíamos sentado con ellas y la otra no dejaba de mirarme el sexo y las tetas.

-Este Bob, es un cielo,jaja - Se reía la del beso-

PARTE 15

La de los pechos en cono estaba a mi lado, era agradable, simpática y me miraba con bastante curiosidad.

La otra para cuando me quise dar cuenta, estaba acariciando el pecho de mi tarzán, aferrándose a su cuerpo y mirándole a sus ojos con cara de niña mala.

Se le echó encima y lo dejó tumbado mientras con una mano acariciaba sus testículos. Me quedé perpleja, aunque la chica que tenía cerca se me había pegado tanto sin darme cuenta que me estaba acariciando mi melenita rubia y me miró.

-¿Me dejas?

No sé cómo ocurrió tampoco, pero me dí un beso con aquella morenita sensual sentadas en la toalla, mientras la de las tetas al lado se sentaba sobre el sexo de mi chico echado y sin protestar.

El beso de la morenita me supo dulce y seguimos besándonos despacio, mientras de reojo miraba a Bob. Ella que se dió cuenta, me retiró la cabeza, me besó más dulcemente aun y me echó sobre la toalla.

PARTE 16

Era una situación extraña; yo besándome con una chica morena en una toalla casi pegada a la de Bob y la pechugona que mientras se lo estaba zampando casi en mis narices; pero luego pensaba que me había seducido sólo unas horas antes...no sería más que una más de su colección.

Estos pensamientos me acuciaban mientras me morreaba con la morenita, yo tendida, ella sobre mí a un lado, movía sus labios muy sensuales y me gustaba sentirla así.

Me comenzó a besar por el cuello ya lamer mis orejas, mientras me susurraba:

-No te acuerdes de Bob ahora, preciosa...
Disfruta del momento.

Bajó su cabecita sobre mi pecho y me besó con sus tiernos labios mis pechos y lamió mis pezoncitos erectos con mucha sensualidad.

-Eres muy linda.-Me dijo.

Me acarició los senos tan delicadamente como nunca otro chico lo había hecho. Para entonces estaba muy húmeda y desee juntarme a su cuerpo.

Me incorporé un poco y la besé cogiéndome de sus hombros; ella me sobó bien el culo y juntitas eran todo sensaciones, me gustaban tanto sus pechos tan salientes pegados a los míos más planitos y redondos, rozar con mis pezones salidos, sus tetitas mulliditas y respingonas con esos pezones grandes y como conos.

Nos separamos y le manoseé sus tetas con ganas; qué ricas estaban, las besé y se las lamí con lujuria desatada...así estabamos cuando ella me acarició mi sexo.

PARTE 17

Estaba completamente mojada cuando introdujo sus deditos dentro de mi cognito, separó mis labios y con un dedo, luego con varios, me acariciaba con dulzura mi sexo.

Primero me apoyé en sus hombros, pero luego mis piernas flaqueaban y me tendí en la toalla; el sol casi no calentaba, la tarde estaba más fresquita, pero esta chica de piernas largas, me estaba poniéndo muy calentita.

Mi monte de venus se elevaba para que me diera sus caricias y yo notaba que el orgasmo se me venía. En esto que ví cómo la otra chica me estaba fohinado a mi Bob, cabalgando sobre él, de lo más sensual y caliente y éste le acariciaba sus tetas poderosas y atractivas.

Entre lo que gemían ambos y lo que me estaba haciendo la morenita, ahora con su boca, las sensaciones orgásmicas se me acercentaban.

Empecé a perder el control de mis emociones, mis gemidos se hicieron evidentes y me retorcía de gusto. Ella me metía su lengua por todos los lados , me acariciaba el clítoris con su lengua y me cogia mis ostensibles labios entre su boca y yo no paraba de sentir y también oía lamentos sensuales de los otros amantes, creo que Bob se debía estar corriendo...

-Hasta dentro ... Le decía
-Vamos, ... vamos-Contestaba él, mientras ella se bamboleaba sobre su cuerpo con su poia bien dentro de su sexo.

Todavía esta imagen me hacía correrme más agusto.

La tetona se salió de su cuerpo y su poia quedó gruesa y reluciente y ella se la fue a lamer y mi otra chica se la fue a lamer también y me dije, ahora voy yo...

Ahí estabamos las tres intentando lamer a Bob como perritas detrás de él, mientras nos miraba con asombro echado.

Yo, como llegué tarde le tuve que besar en los labios y las otras se afanaban con su pene.
Me dijo al oído:

-Me he corrido viéndote, cariño, te quiero a tí.

Me las quité de encima y me metí la poia en mi boca, aún la tenía dura y le olía a macho con hembra caliente, mientras la mía le lamía el ... a su amiga.

-Ahora, fohiame a mi, cariño, me tienes que echar el mejor polvo, necesito tenerte dentro.

PARTE 18

Me cogió y me quedé echada sobre la toalla, más llena de arena que ni sé, pero no me importaba, me dió unos besos muy sentidos en mi boca, le metí mi lengua para que me la chupara bien y me dijo al oído:

-Eres la mejor, te voy a echar mi mejor polvo, cielo; te quiero.
- Y yo a tí.

Nos volvimos a besar con lascivia incontenible, me bajó por mis pechos y yo abrí mis piernas de par en par dejándole todo el paso para él solito, para que me disfrutara como sólo sabía hacerlo él.

Esta vez, entró sin contemplaciones, parecía un toro, entró con fuerza, yo estaba más que mojada, me gustó sentirle tan varonil y arrogante sobre mí y decidí subir mis piernas sobre sus hombros para que sintiéramos bien a fondo su penetración.

Él entraba y salía con pasión de mi cuerpo y yo lo sentía muy dentro de mi sexo.

Las chicas se aproximaron donde estabamos en plena faena y la tetona, se dedicó a lamer la poia de Bob cuando salía mojada de mi vagina y la de los conos me lamía el clítoris cuando el pene salía y entraba.
Ambas se besaban en los intervalos.

Hubo un momento que se disputaron el sexo de mi chico y ambas le dieron un repasito...mientras yo me quedé con mi sexo abierto y tembloroso como una flor esperando ser atendida.

Bob quería entrar, pero las chicas se afanaban en darle placer sobre su pene.

-Fohiame, bob

Mi chico se inclinó y se fue directo a mi cognito, estaba arrodillado sobre mí, pero se la tuvo que coger y entrar.

En este momento, sentí su calor y su vigor de nuevo en mi y observé que la tetona le metía un dedo en el culo de Bob. A él le gustó y lanzó un gemidito sensual, mientras la piernas largas se me ponía en arco sobre mi cara y me pedía que la chupara con mi langua su vulva abierta sobre mí.

Le dí unas lengetadas sentidas y muy sabrosas, estaba chorreante y deliciosa, me encantó su sabor a hembra excitada.

Así, Bob, penetrándome, con un dedo de la tetona hasta el fondo de su culo y a su vez metiéndole un dedo en el culo de la de los conos, quien a su vez era lamida en el sexo por mí..., se corrió mi chico y yo lo sentí muy dentro de mí cómo su semen se deslizaba en el fondo de mí con un gusto que me hizo temblar, mientras oía los lamentos de placer de Bob.

Este cuadro, me produjo que me corriera rápidamente.

PARTE 19

Bob cayó rendido sobre mí sacándo su dedito del culete de la chica y sentí todo su peso sobre mí meintras me tenía penetrada, pero me gustaba, lo abracé con mis piernas y lo quise tener pegadito todo para mí, mientras sentía sus últimas punzadas en mi sexo, que me hacían botar de gusto.

La otra chica sacó su dedo del culo de mi tarzán y se echó encima de Bob y comenzó a frotarse contra el culo de mi chico con descaro, mientras me separaba las piernas con las que tenía cogidoa mi chico y la otra le acariciaba su sexo.

Así se debió correr la tetona encima de nosostros sollozando, era una sensación extraña, pero interesante, toda vez que a Bob se le puso tiesita dentro mí y con el movimiento, resultaba agradable.

El sol casi no calentaba, el tiempo había pasado deprisa y al bueno de Bob, le habíamos sacado hasta la última gota, estaba casi dormido. Le dí un masajito en la espalda y se quedó frito, no sin antes colocarle el bañador para que no se le quedaran frías sus cosillas.

Se quedó dormido cogido a mí; intenté limpiar las toallas en vano y nosostras nos quedamos charlando un rato antes de que se hiciera de noche.

PARTE 20

Ellas se fueron en su coche y Bob y yo en el nuestro. Anochecía y era agradable el frescor que entraba por las ventanillas. Mi chico parecía algo cansado. La verdad es que se había portado como un hombre.

Me gustaba verlo conducir con el pecho descubiertto, moreno, fibroso y tan atractivo.

Llegamos a casa agarraditos los dos; no había nadie, la gente estaba fuera este fin de semana, vamos, que era perfecto.
Dejamos nuestras cosas en mi habitación y nos fuimos a la ducha los dos.

Le quité el bañador y él me miraba atento y le di una comidita así medio en broma y se le puso enorme....me encantaba verlo así, tan masculino, tan rico.

Él me soltó la parte de arriba y me besó los pechos, el cuello...mmmmhhh, mi chico estaba a punto y me fue bajando la braguita del bikini mientras me besaba.

Mientras se templaba el agua de la ducha, nos besámos enfrente del espejo y de reojo veía su cuerpo atlético, su culo duro y musculado moverse inquieto contra mí y sentía su pene rozar contra mí.

-Vamos, cariño, que te voy a duchar.-Le dije sonriendo.

Así entramos en la ducha.

PARTE 21

Nos cogimos, él de mi cintura y yo rodeaba su cuello con mis brazos mientras el agua templada caía por nuestros cuerpos calientes.

Nos besamos con el discurrir del agua sobre nuestras cabezas empapadas y el beso se prolongó al principio suave, lento, dulce sintiéndo nuestros cuerpos, saboreando sus labios con lentitud, sintiéndo su pene bien dispuesto sobre mí, ciñéndome mi cintura con sus fuertes brazos húmedos.

Nos fuimos excitando más y él me bajó sus manos por mi culo y me restregaba con sus manos y yo me apretaba contra él buscándo su poia dura y caliente contra mí y nos besábamos apasionadamente.

Con mis manos revolvía en su pelo mojado, estaba muy excitada y él me pegaba a su cuerpo con sus manos en mi culo.

Deseaba que me penetrara allí, así, me separé, le cogí su poia y de pié, con cuidado para no resbalar, me metí su miembro en mi sexo.

-Vamos, cielo, foiame.
-Ven, mi puntita.

Así le tenía dentro mientras el agua corría encima de nossotros.

PARTE 22

No nos podíamos mover mucho para que no se saliera, él me tenía rodeada con sus brazos y yo aproveché para coger el gel y echárselo por los hombros mientras le frotaba tiernamente.

La espuma corría por nuestros cuerpos de forma caprichosa y aacariciaba nuestros sexos acoplados.

De repente se le soltó el pene de mi vagina y quedó erecto, muy alto, el chico tenía una erección muy potente, me encantaba verlo así.
Se lo cogí con mis manos y le dí un poco de gel y mis manos resbalaban entre el gel y su pene.
Teníais que ver la cara que puso, se volvía loco de gusto; cogí sus testículos y se los masajeé con el gel.

Paré un poco el agua de la ducha para concentrarme mejor y el tio cómo gemía; eso me excitaba mucho, verle entregado a mis caricias en sus sexo con el gel blanquito y suave entre mis manos.

Me gustaba acariciar sus testículos tan suaves y gorditos entre mis dedos, sin un pelito, pues Bob se depilaba ahí.

PARTE 23

Bob se sujetaba en mis hombros con fuerza y yo le untaba con el gel blanquito y suave por todo su sexo excitado.

Era una gozada verle así entregado, tan alto y fuerte gimiendo de palcer con su poia elevada y enorme y teniéndole cogido por sus huevos con mis manos bien untadas.

-Te tengo cogido por los huevos.- Le decía mientras acariciaba sus testículos con esmero y jugaba con ellos sensualmente.
-Hoder, cómo me gusta, síii.

Así seguí acariciándolo en sus huevos y en su pene y se tuvo que sentar en el final de la bañera todo despatarrado con una pierna fuera de la la bañera, estaba a punto de venirse, pero quise retardarlo y apunte con el teléfono de la ducha hacia su sexo y lo calmé un poco.

-Ah!, no pares ahora, quiero correrme, vamos.

Y se empezó a masturbarse él mismo.

-Venga, cielo...

Le dí una pasadita de gel y lo volví a masajear agachada sobre él, se deslizó por la bañera, se agarró fuertemente de ambos lados, pegó un respingo y su enorme poia comenzó a expulsar grandes cantidades de semen mientras vibraba espasmódicamente y gritaba de palcer como un loco.

Un poco de semen me vino a los pechos, otro al abdómen...y él me pedía que masajeara sus testículos, mientras me embadurnaba con su esperma.

Esto me excitó poderosamente y también verle así gritando y gimiendo.

Seguí frotando sus testículos lentamente hasta que sus espasmos fuero disminuyendo y se fue calmando poco a poco.

Cogí un poco de semen y me lo puse en mi vulva y otro poco y así me fui dando con su líquido por mi excitado sexo masturbándome delante de él.

PARTE 24

Yo me senté en el extremo opuesto de la bañera y saqué mi pierna izquierda por encima mientras me tocaba mi sexo húmedo abierto.

Él me miraba con sorpresa desde el otro extremo y una pierna suya se apoyaba en la otra mía.

Yo me acariciaba la vulva con gran sensibilidad, mis dedos tocaban una y otra vez los labios, me los metía en la rajita y le miraba con cara de niña traviesa.

Veía que comenzaba a empalmarse de nuevo, eso me gustaba; pretendía excitarle al máximo de nuevo, era un macho de verdad y observaba cómo su enorme poia se inflaba de nuevo y cómo su glande se empinaba tan rojito él.

Comencé a acariciarme el clítoris y estaba muy caliente.

Él alargó su pierna y con su dedos del pié me apartó mi mano y comenzó a cariciarme con su pié y sus dedos, sobre todo el gordito, con suavidad, tenía además bastante cuidados los piés y su dedo gordo me hacía delicias en mi sexo. Lo ví completamente empalmado, con su poia encumbrada sobre su ombligo, desafiante.

Yo, para entonces, me agarré donde podía y comencé a gemir mientras tenía unas sensaciones muy placenteras, me deslicé hacia abajo y él me recogió con sus fuertes brazos y me sacó de la bañera y me tumbó sobre la moqueta del baño y me hizo el mejor sexo oral que recuerdo.

Su lengua me recorría cada punto de mi cognito, mi clítoris vibraba de gusto, sentía un placer fuera de lo normal y él seguía como un perrito ahí comiéndome con delicadeza y pasión.

No recuerdo más que mis gemidos se hicieron escandalosos, mis gritos desaforados, pero no me importaba, quería disfrutar del momento, me estaba corriiendo en su boca tan agusto..., mientras me lamía, me succionaba.

Para colmo, me metió su dedo en mi culo, lo que me excitó todavía más y me lo movía con intención mientras me seguía comiendo.

Hoder, qué fuerte...sentía un sensación que iba creciendo, no sabía dónde iba a parar, era irresistible, sollocé, él me acarició con la otra mano sobre el abdómen, pero todavía me excitaba más...siguió con lo del dedo y de pronto, comencé a aexperimentar unas contraccione vaginales tan fuertes que pensé que no aguantaba mientras me penetraba con sus dedo por el ano y su lengua en mi raja.

Todo mi cuerpo se convulsionó y me arqueé como una gimnasta y grité todo lo que pude, hoder, qué fuerte, qué placer...abrí mis piernas y entre gemidos, le pedí que me fohiara, lo deseba tanto.

PARTE 25

Incorporé mi cabeza para verle mejor, pero vino hacia mí y me dió un beso en mis labios y al retirarse pude comprobar su poia bien tiesa de nuevo, como si no hubiese echado un polvo en toda la tarde, qué cohones.

-Vamos, cielo, foiame, soy tuya.

Me besó mi cuerpo, me lamió mi vientre, me sobó de nuevo mis tetas, se puso en posición, me acarició la vulva completamente empapada, abrí más mis piernas, quería estar a su merced, quería que entrara con su pene hasta dentro...y así se inclinó, se vino hacia mi y me penetró con ganas.

Sentí su firmeza dentro de mi y sentí su calor.
Mi orgasmo que no había cesado del todo, comenzó a despertar de nuevo y según se movía mi vagina latía sordamente.

Con mis piernas, ceñí su cuerpo contra el mio y con mis brazos le agarré por la espalda, quería sentir el orgsmo suyo mientras sentía el mío, que iba creciendo en intensidad.

Nuestros cuerpos quedaron muy juntos, nuestras caras cercanas, notaba su respiración, él mis gemidos...me besaba por el cuello, bajaba por mis tetas y su ritmo era tranquilo, se movía según le dejaban maniobrar mis piernas por detrás que actuaban de pinzas.

Mi orgasmo se volvía frenético, sus movimientos cada vez más fuertes, me rotaba su poia en mi sexo, la hundía, la sacaba...me quedé sin fuarzas para cogerle por detrás y entonces inició sus movimientos con más libertad, extendí mis brazos, levanté mi pelvis y mi cuerpo comenzó a vibrar al compás de sus embestidas.

-Qué buena estás, tia- Me dijo.

Metió el pene hasta dentro y lanzó un grito en el momento que se venía en mi vagina y sentí el calor de su semen discurrir mientras nuestros cuerpos vibraban.

PARTE 26

Fue un orgasmo espectacular, Bob se me quedó encima nientras sentía sus espasmos más espaciados y me hacían sentir muy bien notando su poia dura dentro de mí.

Le acaricié su pelo. Su cabeza se quedó tendida encima de mis pechos. Estaba rendido. Yo le seguía acariciando dulcemente, se había portado como un buen chico.

Levantó su cabeza, buscó mi mirada y nos besamos.

-¿Te ha gustado?
-¿Tú qué crees?... Tonto, hoy me han echado los mejores polvos de mi vida y me preguntas si me ha gustado, jaja.

¡Eres cojonudo! nadie me había follado hasta ahora así.

-Debe ser tu sensualidad. Me gustas mucho. No todas las chicas te inspiran igual.
-Venga, sigue inspirándote, jaja.

Salió de mi cuerpo con el pene aún durito, me ayudó a levantarme y me ayudó a limpiarme, pues derramaba su semen entre mis piernas; la verdad es que sus detalles eran maravillosos.

Puse el agua un poquito caliente de la bañera y mientras pusimos en la cocina una pizza a hornear mientras nos dabámos un baño.

Nos metimos en la bañera él sentado y yo entre sus piernas dándole mi espalda y nos frotábamos con las esponjas y el gel, entre besos, me gustaba cuando me besaba y me frotaba por el cuello y mis orejitas y a la vez sentí su poia entre mi culete crecer tímidamente cuando se calentaba.

Me escurría la esponja en mi cabeza y nos fuimos relajando poco a poco.

Me tuve que levantara a apagar el horno, pues nos quedábamos fritos de gusto en la bañerita templada.
Así agarrados en la bañera, nos quedámos dormidos como una hora y media, yo, de espaldas, apoyando mi cabeza sobre so hombro mientras él me cogía por mi cintura.

PARTE 27

Nos despertamos de nuestros dulces sueños y salimos de la bañera. Bob me secó con delicadeza e incluso pasó la toalla con esmero por mi sexo.

-Me gusta pasar la toalla por el sexo de una chica, es algo tan diferente...

Yo me dejaba hacer, aunque si seguía así iba a conseguir excitarme de nuevo. Yo hice lo propio con su musculoso cuerpo, me encantaba pasar la toalla por sus abdomonales, su pecho, su culo duro y musculado y cómo no, por su sexo, era tan grato sentir sus bolas y su pene entre la toalla y mis manos secándole...

Nos pusimos las toallas y nos fuimos a nuestras habitaciones, en el caso de él a la de su hermana, que estaba, como sabéis fuera el fin de semana.

Yo me puse unos pantaloncitos deportivos muy cortitos brillantes azules claros que me hacían muy sexy y una camisetita ajustadita a juego.

Él apareció con unos pantaloncitos deportivos cortos de parecido material al mío que le hacían más alto y sin nada encima, estaba tan bueno el tio, que me daban ganas de morderlo, bufff.

Nos reunimos en la cocina y nos comimos la pizza que con el propio calor del horno se , había hecho y estaba calentita, un poco dura, eso sí.

Yo, entre mordisco y mordisco, le dí unos besitos en su torso desnudo y él me acariciaba mi pelo.

-¿Aún tienes más ganas, cielo?- Me dijo.
-Tengo ganas de tí, Bob.

Él me dió un beso muy sensual y me acarició con sus manos. Bebió un poco de cerveza y me la pasó a mi boca. Nunca había hecho esto y me gustó. Hice lo mismo, bebí un poco de cerveza y se la pasé por su boca y luego nos besamos.

PARTE 28

Así estábamos cuando sonó el timbre del automático. Eran amigos de Bob.

-Hoder, me he olvidado de ellos por completo...
-¿Habías quedado?
- Sí y hace tiempo...bufff, qué despiste.

Salimos a abrirles.

Eran dos chicos muy majetes, uno rubio, con melenita y pendientito chiquitín y el otro moreno, más varonil.

-¡Mira que tener desconectado el móvil!
- Bueno, no es de extrañar-Dijo el moreno, mirándome a mi con malicia sonriendo.
-Oye, si molestamos, nos abrimos.-Añadió el rubito.
-Venga, quedáros a tomar una birra- Les dijo Bob.
-¡Claro!-Dije yo

Estuvimos un rato en la sala de estar charlando con ellos y notaba que Bob se iba apagando, se estaba quedándo amodorrado y los chicos, Jaime, el rubio y Edu, moreno y yo seguíamos animados en nuestra conversación sobre los sitios que frecuentaban y otras cosas.

Jaime hablaba muy dulce y era muy atractivo con esa melenita rubia lisa que le hacía tan interesante y sus ojos azules que me miraban y me dejaban embelesada.

Edu, más callado, era el prototipo más varonil, moreno, más corpulento, más latino, lago más callado también, pero sentía que me desnudaba en cada mirada.

Jaime, con la excusa del pelo, me lo acarició, yo también tengo el pelo rubio y liso y me entró carne de gallina.

Mientras, Bob se había quedado como un tronco echado en el sofá y yo tenía al rubio pegándose a mí como una lapa.

PARTE 29

De pronto, Jaime puso una mano en mi muslo izquierdo y me acarició suavemente y me miró, acercó su cara y me besó en los labios tan dulcemente que me quedé acoplada a sus labios sin decir nada. Mientras me acariciaba mi muslo y sus dedos reptaban por el borde de mi pantaloncito.

Edu, aprovechó para sentarse a mi derecha y comenzó a pasar sus dedos como hormiguitas por mi muslo derecho.

Yo, ponía mis labios en los de jaime y me dejaba hacer. Besaba incluso mejor que Bob, era una sensación embriagadora.

Con mis manos aproveché para acariciar su melena rubia oro y me subía un calorcillo por todo mi cuerpo difícil de explicar.

PARTE 30

Se separó de mí y me besó mi cuello mientras yo acariciaba su rubia melena.

Su mano, que había ido recorriendo mi pantaloncito con suavidad, se detuvo en mi sexo y la colocó justo entre mis muslos, que abrí sólo ligeramente. percíbí su tacto cálido y sensual y comenzó a acariciarme la rajita por encima de la tela fina y resbaladiza, que se iba mojando al compás de su estimulación.

Sentía que mi vulva se abría entre la tela y él me acariciaba mi sexo y con el roce de la tela, me ponía incandescente.

El morenito, no perdía comba y me estaba besando el cuellito, mientras El rubito se afanaba entre mi melenita también rubia.

En un momento quebajé la cabeza, comprobé cómo a ambos se les distinguía entre los vaqueros, las poias bien erguidas, en el caso de jaime, no sé si por la posición o por el color más claro de sus tejanos, se le divisaba una poia enorme subida.

Entre sus besuqueos y caricias en mi sexo, llegué a acariciar con mi mano la poia de Jaime por encima de la tela y luego llegué también a la de Edu.

Parece que les gustó y se dejaron tocar los muy pillines, mientras Bob dormía como un tronco a nuestro lado.

PARTE 31

Los dos me miraron sorprendidos mientras les acariciaba sus crecidos miembros viriles por encima de la tela azul, mientras el rubito me seguía por debajo acariciándome el cognito empapado entre la tela; me encantaba que me rozara con sus dedos mis labios completamente salidos y marcando en la tela de mis pantaloncitos suaves, ahora yo más abierta de piernas.

Jaime se me volvió de nuevo y me besó en los labios; yo lo recibí como se merecía al chico y Edu, se me fue al cuello y se nos acercó con su media barba; jaime le dejó entrar en mis labios y me besó muy ardiente metiéndome la lengua a la vez que masajeba mis pechos con inquietud.

Su barbita me raspaba, pero me excitaba ver cómo me saboraba por dentro y por fuera.
Sentí entonces cómo jaime me bajaba los pantaloncitos y me levanté un poco para que me los sacara mejor.

Lo hizo con cuidado y a veces me acariciaba mis piernas con sensualidad.

Tampoco Edu perdía el tiempo por arriba; aprovechó para sacarme la camiseta pegada; levanté los brazos y estiré las piernas para que mi ropita saliera mejor.

Me quedé con unas diminutas braguitas transparentes mirándome los dos y yo a ellos; se soltaron la camiseta ambos y Edu me cogió en brazos y me llevó a mi habitación.

Allí me tumbaron en la cama y comenzaron a besarme por todo mi cuerpo y también me acariciaban, aunque no me tocaban el sexo.

Me hicieron delicias sobre mis pechos, el estómago, mi cuello, recorrían sus labiso, sus lenguas sin parar, desde los pies hasta mi cabeza, era delicioso.

Se fueron quitando los pantalones y se quedaron en calzoncillos; los dos estaban muy atléticos, tenía para mí sola a dos amantes supercachas.

Sus miembros les saltaban de la tela. Ahí me levanté yo y les bajé los slips. Les pedí que se pusieran de frente de tal manera que sus poias las tuviera cerca.

Cogí con mis manos primero la de jaime, enorme y desafiante, pero muy suavecita y muy clarita, con un glande muy grueso y chulo. Le miré a los ojos y me la metí en la boca como una chica buena. Hoder,¡qué buena estaba!

PARTE 32

Saboreaba su pene como si de una golosina se tratara, arrodillada, entragada a él, mientras Edu se frotaba su miembro erecto sin dejar de mirarnos pegado a nosotros.
Me dió pena y se la cogí con mi mano mientras le hacía la felación a Jaime. Se acercó más y no me resistí a metérmela en mi boca y soltar la de Jaime. Esta era un poco más morcillosa y un pelín más corta, pero ambas eran una pasada y me estaba excitando un montón.

Los dos me acariciaban la melenita y me iba de una a otra poia y se las lamía como una perrita en celo.

Ambos se disputaban la mamada y cada vez cambiaba más rápido de uno a otro, le hice que se juntaran al máximo, que ambas poias se juntaran, calentitas, explosivas ante mí y me echaba sobre ellas ansiosa, me sentía muy puhtita, nunca me había pasado algo así, tenía la sensación de estar viviendo una experiencia única, exclusiva, fantástica.

Pegué sus poias enormes, rojas, excitadas, sus glandes tan varoniles se rozaban, hacía yo que se rozasen, ahora uno enfrente de otro y yo les lamía agachada sobre ellos mientras gemían de placer.

También me las metía en mi boca y las saboreaba.

Era un lujo tener estos dos chicos como quesos ahí entregados gimiendo de placer con las poias como estacas.

Les cogí de los huevos y le dije, vamos no os cortéis, écharmelo ya.

PARTE 33

Los dos chicos se pusieron en posición, se cogieron sus respectivos penes y se frotaban rítmicamente y yo les lamía sus huevos y les daba alguna lametadita, ansiosa sobre sobre sus poias, de rodillas.

-Vamos, chicos, echarme vuestra leche encima...

En esto que me fui para la poia de jaime, me la estaba comiendo y saltó en ese momento toda su eyaculación en mi boca, que entró muy calientita y se fue derramando por mis labios mientras gemía como un animalito y Edu soltó su carga en toda mi cara, en mis pómulos, barbilla, algo debajo del un ojo y ví como sus penes se expandían y contraían rítmicamente expulsando abundante semen sobre mi.

Lo que no entraba en mi boca, lo cogía con mis manos y lo ponía entre los labios.

Jaime cogió algo de esperma y me acarició los pechos y mi abdómen; esto me gustó y Edu hizo lo propio con restos que quedaban en la punta de su glande.

Me echaron en la cama y me masajearon mis pechos y mi tripita con semen. Mis pechitos y mis pezoncitos brillaban tersos y me olían a hombre.

Fue entonces cuando me quitaron las tirillas de la braguita que todavía tenía y me quedé con mi cognito perfectamente depiladito al aire.

Ambos me lo miraron con curiosidad, tenía un chochito pequeño, pero con los labios bastante salientes, muy morbosos.

Estaba deseando que me foiaran.

PARTE 34

-Qué cognito más cohonudo-Me dijo mirándome Jaime y acariciándo entre mis labios entreabriéndolos con su dedo más largo.
-Está de vicio-Añadió Edu tocándolo en su extremo inferior.
-¿Os gusta así saliente?
-Para flipar-Me decía Jaime mientras me acariciaba mi rajita y me abría los labios-; me encantan los conejitos bien salidos y ostentosos, como el tuyo.
Me acariciaba mi sexo con delicadeza y Edu aprovechó para meterme un dedo humedecido por la rajita.

Jaime se detuvo en el clítoris y me lo acarició.

-Ahh, qué rico-Dije
-¿Te gusta, eh?
-Dárme, chicos, ahhh

Mientras jaime me estimulaba con cuidado el clítoris y los labios, Edu introducía sus dedos en mi vagina. De pronto, Jaime, se agachó y me puso su boca junto a mi sexo y empezó a lamerme e hizo que mis piernas colgaran del extremo de la cama. Edu, me acariciaba mi pubis peladito y mi estómago, mientras la lengua de jaime me hacía maravillas en mi vulva, clítoris y vagina.

Era una explosión de placer lo que sentía en esos momentos, mi cuerpo se arqueaba y Edu me comía los pechos y buscaba mi boca que yo entregué ansiosa.

Mi orgasmo se aceleraba y entre uno y otro me hacían sentir entre algodones.

PARTE 35

En esto estábamos cuando siento que el pillín de Jaime me separa las piernas y se coloca en medio y enseguida noto cómo su pene entra en contacto con mi cogno y me penetra suave pero firme, sencillamente delicioso sentir toda su hombría dentro de mí mientras Edu se ocupaba de sobarme las tetas y de besarme y yo toda agitada, revolviéndome como una puntita de gusto.

Mi cuerpo se estremecía al compás de la poia de jaime que entraba y salía con sabiduría y morbo en mi sexo ardiente y apasionado de tener a Jaime dentro.

Edu me colocó un cojín debajo de mi culo para que el rubito me foiara mejor y él mismo se agachó y me lamió el clítoris mientras el otro me seguía foiando.

Podía sentir su poia dura en mi sexo y mi orgasmo se aceleraba. Sentía la lengua entre húmeda y ardiente de Edu jugutear con mi explosivo clítoris.

-Pónme tu poia encima-Le dije a Edu.


Él colocó su pene encima de mi clítoris de tal manera que su glande hinchado entraba en contacto donde más me gustaba mientras Jaime me foiaba como un verdadero maestro del sexo.

Tenía dos poias colocadas en los mejores sitios y temblaba de placer.

Así,Edu llevó su mano por mi culo y me introdujo un dedo, ¡buffff, qué fuerte, chicas!
Me vinieron unas sensaciones nunca antes experimentadas, temblaba, gemía.

-¡Por el culo, Edu, por el culo!-Quería que me foiara él también y se colocara debajo, quería que tenerles a los dos dentro de mí. Quería sentir sus poias duras para sentir el mejor orgasmo

PARTE 36

Como ambos se cansaban de la postura, jaime seminclinado sobre mí casi sin hueco para Edu, mi rubio se levantó, circustancia que aprovechó Edu para foiarme con su gruesa poia en mi estrecho cognito. Sentí su anchura rozar con gusto mientras seguía vibrando mi vagina.

Me ecogió con sus fuertes brazos como una muñeca y sin desacoplarnos me tuvo en el aire y yo me cogía a él por los hombros y nos besamos. Le miré a jaime con cara de malicia y se moría de ganas.

Edu se sentó en el suelo y yo sobre él, se echó largo en la moqueta y yo me encajé a su pene mirándole de frente, me cogió del culo, me sobó todo lo que pudo y finalmente puso su manos sobre mis caderas y comencé a moverme como una jabata sobre él.

Me acarició los pechos y me sentí genial, mis pechos no son muy grandes y cuando se dedican a estimularmelos me siento como una reina, son además muy sensibles y he llegado incluso al orgasmo tocándomelos.

El chico sabía darme placer con sus manos en mis pezones, que humedecía para lograr su fin y con su palma me daba buenas friegas en ellos. Con ello y con mis movimientos sobre su enorme poia, estaba como una moto, pero loq ue deseaba era que me foiaran los dos a la vez.

Me incliné sobre Edu y dejé que mi culo se abriera de par en par penetrada por el sexo para que jaime hiciera lo propio por mi ano.

Primero se acercó a mi y le di una mamada como se merecía mientras era penetrada por Edu.

-Vamos, campeón, hasta dentro.

Me agaché y levanté el culo y ahí fue él por detrás para penetrarme, despacito colcó su glande ardiendo suave, lo rotó un poco y mi culito se fue dilatando según empujaba con delicadeza.

Y su poia fue entrando por mi culo tan suave que parecía increíble.

Estaba penetrada por delante y por detrás por dos poias enormes y los chicos se portaban genial. Yo me movía sobre ellas yellos sobre mí, sobre todo Jaime.

Sentía cómo ambos miembros viriles se encontraban, en su vaivén, cómo un calor orgásmico se apoderaba de mí, cómo me sentía como una loba con ellos dos.

Los movimientos de jaime se incrementaron, mi lascivia subía por momentos, mis movimientos estimulaban a Edu, que respiraba cada vez más fuerte; jaime que suspiraba y tiraba de mi melenita rubia.

sentí vibrar mi sexo y comencé a moverme con furia. Mis chicos no pudieron resistir y sentí cómo sus poias comenzaron a vibrar dentro de mi con una fuerza palpitante a la vez que gemían como hombres con fuerza y delirio masculino.

Sentí una orgasmo tan poderoso que mi cuerpo no se tenía de gusto mientras sentía sus poias palpitar y chorrear de semen en mí.

PARTE 37

Les pedí que no salieran de mí, que me siguieran foiando, que me estaba corriendo muy agusto y que deseaba tenerlos dentro de mí.

Así lo hicieron mis jabatos, me siguieron foiando con sus poias bien duritas, pese a su eyaculación y yo me abandoné a mis repetidos orgasmos.

Ellos me cogían y me sobaban por todo mi cuerpo mientras temblaba de gusto. Sentí que sus penes se ponían muy gruesos de nuevo y sentía un orgasmo detrás de otro, gritaba como nunca antes lo hice y ellos seguían penetrándome con ganas.

Nunca me había sentido tan pletórica, con tantas fuerzas, era capaz de tener empalmados a los dos a la vez después de haberse corrido como animales y el orgasmo se acrecentaba y paraba, iba y venía a cada impulso, era una máquina de orgasmar.

PARTE 38

Así continuamos un rato hasta que decidí darle más emoción al asunto. Me descabalgué de ambos y le dije a Jaime que se la quería mamar, me encantaba su miembro y se lo quería comer, me arrodillé ante él y me metí su pene en mi boca; él claro, encantado, pero hice venir a Edu, le pedí que se agachara conmigo y pusiera su boca cerca de la mía, le besé y volví al pene de Jaime y le invité a que ambos mamaramos a Jaime.

-No, tía, eso no.
-¿Por qué? ya sé que no eres gay; no pasa nada, yo también me lo he hecho con una tía y no pasa nada. ¿Te importa, Jaime?
- No sé, bufff, qué fuerte.
-Venga, cogno, par de cortados...amí me excita esto, venga.

Al principio les dió corte, pero mientras le besaba a Edu, le fui metiendo la poia de Jaime y ambos acabamos pasando nuestros labios sobre el pene del rubio, que se excitó.

A mi me dió un morbo ver cómo su amigo se la comía, que me puse muy calentita, recuerdo que mi amiga guarri me solía decir que le encantaría ver a su chico con otro. De vez en cuando nos besábamos y seguíamos comiendo el glande y el falo de jaime.

Parece que Edu le gustó la idea y se recreaba lamiendo el pene de Jaime y ví como su poia crecía. Se la cogí entre mis manos mientras Jaime gemía con la poia dentro de la boca de su amigo.

-Venga, Jaime, échaselo en la boca

De repente, lanzó un grito y se lo echó todo en la boca de su amigo, bufff, qué fuerte, me fui donde Jaime y le besé en la boca y luego me fui a su miembro. Edu no me dejó, me cogió con energía y me puso sobre la cama, me hizo abrir la boca y me derramó el semen de jaime en mi boca. Yo lo recogí y se lo eché en la suya.
Él me puso otra vez boca arriba y abrió mis piernas y derramó el esperma en mi cognito, todo calentito y me penetró.

PARTE 39

Me encantaba sentirme poseída y dominada por Edu, el chico me entró con fuerza y dada mi excitación, me gustó, incluso me molestó un poco, pero me puso todavía más, verlo ahí, tan macho penetrarme con esa fuerza y ese empuje tan varonil, me fascinaba; abrí mis piernas todo lo que pude y él entraba y salía muy bravo sobre mí. Pasé mis brazos por su espalda y lo manoseba con nerviosismo y posesividad, deleitándome en sus músculos duros y masculinos de su espalda.

Él me penetraba sí, he de reconocerlo, un poco rudamente, pero en este momento me gustaba su rudeza,su apremio, sus ganas desbocadas, me sentía muy punta, ahí abierta de piernas y cogiéndole y manoseándole tan excitada, mientras oía sus jadeos de gusto sobre mí.

PARTE 40

Tenía la poia muy gorda, se lo notaba en mi estrecho cognito, que se deleitaba con el roce.

Jaime nos miraba con los ojos muy abiertos de lujuria, sentado en un minisofá y frotándose suavemente su pene mientras nos miraba.

Edu sacó su poia y me la pasó por mi vulva, luego por el clítoris...eso me volvió loca, fue como un calambre, qué gusto, qué sensaciones y de nuevo me penetraba.

-Vamos, hasta los huevos!...Foiame, machooo!

Me entró con determinación, mientras miraba como Jaime se masturbaba con rapidez.

-Vamos, Jaime!!

Me fijé como me foiaba Edu por un espejo que tenía enfrente y era superexcitante ver cómo su cuerpo abalanzado sobre el mío abierto se movía, sus músculos para adelante y para detrás rítmicamnte sobre mí, su culo prieto y duro contrayendose cada vez que me penetraba.

Cerré mis piernas contra su cuerpo y bajé mis brazos hacia su precioso culo y se lo masajeé con ganas, frotándoselo sin parar y presionando hacia mí.

Le gustó, pero se levantó un poco, sin duda no quería correse tan rápido y me besó el cuello, los pechos, el abdómen; sacó la poia de nuevo y se recreó por mi vulva....a mí eso me volvía loca y comencé a gritar.

PARTE 41

Se puso de rodillas ante mí y me acariciaba con su pene todo mi sexo ardiente y me lo volvía a meter dulcemente dentro de mí, era la lujuria, me lo metía hasta los huevos, se los sentía chocar contra mí, calientes, duros, grandes y su pene profundizaba dentro de mi vagina, vigoroso, fuerte, muy macho y yo entregada a él, corriéndome de gusto, sobre todo cuando la volvía a sacar y me daba unos repasos sobre mi vulva encendida y sobre mi clítoris que explotaba de placer de hembra.

Yo me retorcía, me movía quejumbrosa de tanto gusto, de tanto orgasmo sin cesar, temblaba de placer.

PARTE 42

En esto estábamos, cuando se acerca Jaime con toda su poia levantada y me la pone cerca; no lo dudo y se la devoro mientras el morenito sigue dándome placer, me pongo un poquito de lado y la saboreo con gran pasión.

La sensación es superplacentera, siento un orgasmo que crece dentro de mí y saboreo el sexo del rubito, mamo su glande como una golosina, me siento muy zorrita, pero me encanta, siento un placer enorme, nunca antes me imaginé esta situación, salvo en alguna fantasía.

Me encanta comer su pene, es enorme y le veo disfrutar y mi orgasmo crece dentro de mí mientras Edu pasa su ancho y delicioso pene por mi clítoris que vibra como loco.

Pero no puedo más, se me sale el pene de jaime, me retuerzo y gimo, echo mis brazos hacia atrás y levanto mi pecho, que es besado por mi rubito, siento cómo sus cabellos, se posan en mi y me hacen cosquillas y siento sus manos hacer delicias con mis pezones erectos, sus labios lamen mis pechos mientras permanece arrodillado sobre un lateral de la cama sobre mí.

Ambos me hacen el amor, cada uno en su puesto y yo vibro en mis orgasmos, que se repiten, cuando el anterior baja en intensidad, estoy deseando que llegue el siguiente, soy como una maquinita del placer, con estos dos chicos a mi servicio.

Ahora, mientras el moreno me foia, Jaime pone su dedito en mi clítoris y lo masajea con tanto tacto que me sube un cosquilleo por todo mi cuerpo que es la pasada.

PARTE 43

Me siento muy excitada y le digo incorporándome a mi rubito:

-Chúpamelo, cielo...

Jaime me besa en la boca y después baja su cabecita de oro y mientras Edu sigue entrando y saliendo de mí,me acaricia con su lengua húmeda mi clítoris emborrachado de tanto placer, juguetea con él, posa su lengua y entra con sus morritos en la parte alta de mi vulva, todo lo que le deja el grueso pene del amigo.

Me da mucho morbo ver la escena y contemplarlos a los dos ahí entregados a mi y me incorporo ligeramente, incluso Jaime me ayuda y me coloca unos cuadrantes detrás de mi espalda.

Observo a punto de derretirme cómo cuando Edu saca su poia empapada y brillante de mi sexo, Jaime se la lame y se la mete en su boca como hacemos nosotras y la cara de sorpresa del moreno, que está a punto de correrse; le pide que se la suelte, que casi se le escapa. El rubito se frena y se vuelve sobre mi sexo, me lo lame como buen chico, estoy muy mojada, chorreante de gusto y mi rubito me chupa toda todita con un afán y un gusto especial.

PARTE 44

Siento mi cognito derretir, me coge todo mi sexo y se lo mete en su boca, lo saborea, me lo saca, lo chupa, luego su lengua me estimula cada milímetro de mi vulva extasiada, la introduce por mi vagina, la saca, acude con su lengua y me da un chupetón por la cara frontal de mi cognito, luego más lento y con la punta va subiendo hacia el capuchón hasta descubrir completamente el clítoris tan crecido que parece un micropene en erección.

No me da tregua Jaime, como estoy semincorporada, le acaricio su rubia melena, introduzco mis dedos entre su brillante cabellera, pero ahora es Edu el que comienza a besarme el cuello, a acariciarme mis pechos y nos buscamos las bocas para besarnos con mucho morbo, yo entre gemidos, el trabajo de Jaime es genial y los besos con Edu, morbosos a tope, nos comemos como animalitos en celo.

PARTE 45

Busco su boca, la necesito, él me hace rabiar y me pasa sus labios por mi cuello, me estremezco, gimo sutilmente, su barbilla a medio afeitar me roza y me excita, me siento muy hembra..., y juega con mis orejas, me vuelvo loca, pero busco sus labios de hombre que me sacien, que me calmen el fuego que llevo dentro y que por abajo, Jaime se encarga de seguir avivando en mi sexo con la boca jugosa.

Por fin me da sus labios y me entrego a su boca casi sollozando, me repasa con sus labios morbosamente, nos comemos, nos lamemos con nuestras lenguas hambrientas de sexo.

Meto mi lengua en su boca y me la refriega ansiosamnte, jugamos con ellas, nos embelesamos y sin poder más, me echo larga sobre la cama y así me sigue besando por el cuello, baja por mi escote y sigue por mis pechos, elevados, crecidos, los pezones muy erectos, muy sensibles y me acaricia con sus labios de hombre, me saborea mis tetas y se acompaña de sus manos que me masajean también; eso me gusta que me valore mis pechos, que le gusten, que le exciten, ya dije que no eran muy grandes, pero sí firmes y eróticos y me sentía agusto cuando los chicos prestaban atención a ellos, me daba mucha rabia cuando mi ex miraba a mis amigas de pechos más abundantes y Edu lo estaba haciendo muy bien, incluso se metía mis pezones en su boca y con delicadeza, me hacía sentir en las nubes, mis orgasmos se aceleraban en conexión con el masaje que la lengua de Jaime se encargaba de esimular en mi clítoris.

-Vamos, cielo, disfrúta.-Me decía Edu.
-Ahhh...,ahhhh...,aaaaahhhhhhhh -Sólo conseguía contestar yo.

Estuve sintiendo tales orgasmos que mi cuerpo se arqueó completamnte, vibraba de placer y sentí cómo Jaime me penetraba y creo que se corrió por sus jadeos y cómo se echó sobre mí, pero era increíble cómo parecía que soñaba entre orgasmos, mi cuerpo arqueado y gimiendo y llorando de palcer, mis bombeos de lujuria no cesaban; sentí que Edu me penetraba y que se corría también dentro de mí, gritaba, gemía, sollozaba.

PARTE 46

Sentía mi cuerpo vibrar una y otra vez, los orgasmos eran cada vez más intensos, me sentía muy bien, pero mis dos amantes se habían quedado extenuados ambos tumbadaos uno a cada lado de mí con sus penes ya más relajados.

Me incorporé y acaricié la melena rubia de jaime y luego a Edu, les dí unos besitos, etaba muy excitada, esto no podía acabar así, me afané en lamer la poia de Jaime, que sabía a hombre y se puso medio tiesa, pero nada, el chico estaba medio dormido.

En esto que salgo hacia la cocina para tomar algo y veo a Bob que duerme apaciblemente en la sala sentado con la manta en el sofá.

Sigo excitada, me acaricio la vulva, estimulo mi clítoris y me acerco a Bob, le quito la manta y desnuda como estoy me agacho para hacerle una mamada, antes le bajo el calzoncillo, se despierta y me meto su poia en mi boca, que crece al instante, hoder, qué buena está, esto es una poia y lo demás es cuento y eso que la de Jaime es la leche y la de Edu un cañón, pero está era tan ancha y larga, además bonita, jaja, vamos que sabía tan rica...

Qué carita ponía Bob, me encantaba su respiración, mmmh, qué rico estaba chicas,me encantaba tenerlo así, hacerle despertar con su poia en mi boca.

PARTE 47

Su poia, como sabéis es gruesa y larga, su glande rojo rosáceo muy bien definido y redondeado me gustaba relamerlo y cogerlo entre mis labios; era suave, muy suave, mi lengua jugaba con sus bordes y eso le volvía loco y me la volvía a meter en mi boca y sentía su ardor, su virilidad, me encantaba saborearla, tenerla entre mi lengua y mi paladar, realmente tenía que abrir bien mi boquita, pero una vez dentro era una gozada.

Se la sacaba brillante, resplandeciente, mientras arrojaba liquidito, que lamía, no sabía mucho, pero me excitaba.

Cada vez mis succiones y lametones eran más apasionados; lo saboreaba como un helado, quería que tuviera fuertes sensaciones, sobre todo al pasarle mis labios y mi lengua por los bordes del glande y por el frenillo.

-OOOhhhh..., qué biennn,... cariño....Sigue, amor, oohhh....sigue, sigue -Me decía con carita de placer total,recostado sobre el sofá.

-¿Quieres irte, cielo?- Le dije, con cara de malicia.

-Lo que tu quieras, oooohhh!, sigue...
-¿Te gusta?
-Ahhhh, claro, es genial.

Le hacía rabiar todo lo que podía e iba cada vez más despacio, pero con más delicadeza y suavidad para retardar su placer. De vez en cuando pasaba las yemas de mis dedos por su glande y me daba saliva.

También le dí un repasito a sus suaves huevos, ya que tenía depilada toda la bolsa testícular y era un tacto increíble el que tenía sobre sus hermosos huevos .

Me los fui metiendo en la boca y qué ricos estaban...

-Tócamelos, tócamelos.

Se los cogía con delicadeza con mis manos y se los acariciaba para luego cogerlos con más firmeza, pero sin hacerle daño.

Me daba mucho morbo tenerle cogido de los huevos a un tio y hacerlo mío, jaja, mientras me miraba con carita de vicioso.

PARTE 48

Le agarré el pene y me lo metí de nuevo en mi boca y lo saqué hasta su glande, se lo chupé, mis labios hacían el resto en sus bordes.

-Córrete, cielo, quiero tu leche.-Le decía mientras le miraba con cara de niña mala.

Él se retorcía y se movía en el sofá de gusto que le producía y me excitaba verlo así, completamente entregado a mis caricias femeninas en su miembro viril y su pene crecía agigantado y deseaba tanto que se corrierra en mi boca que lo estimulaba para que me derramara su semen lo antes posible, pero mientras me gustaba verlo retorcerse y gemir de placer.

-Ooooohh, sí...sigue, vamos,...aaahhhhh!!

Su poia estaba al rojo vivo, sabía que en cualquier momento se vendría y sabía cómo hacerlo, introduje su glande en mi boca, mis labios presionaron y lo masajearon con suavidad y zas!, sentí cómo su poia se contraía y comenzaba su rítmica expulsión de semen calentito en mi ansiosa boca.

Hoder, cómo me gustaba esto, sentir su poia agitarse y tomar su leche caliente de hombre en mi boca y que recogía con mi lengua traviesa al tiempo que le oía gritar y convulsionarse.

Me fui buscandole su boca y lo besé con su semen apasionadamente.

PARTE 49

El beso era muy morboso y su leche se derramaba entre nuestras bocas y ambos lo saboreabamos mientras nos comíamos sensualmente.

Lamí sus labios y barbilla para no desperdiciar ni una gota y tragármelo mirándole a los ojos.

Me volví a agachar y me fui a su poia, todavía dura, Bob era muy macho, y se la lamí, pues todavía tenía algo de semen.

Mi sorpresa fue que al chuparle, Bob parecía más empalmado que antes, jo, el tio, me miraba con ganas de haberse quedado con más ganas.

Me levanté y me senté encima de él con mis piernas abiertas rodeándolo de tal manera que su poia estaba levantada pegada a mi.

Me cogió y nos ceñimos besándonos.

-Me gustas; eres muy morbosa...
-Mmmmhh, tú también lo eres.
-Eres muy guapa
-Mmmm, bésame
-No te cansas...
-Contigo...imposible, no dejaría de foira

Así continuamos durante un rato.

PARTE 50

Me gustaba besarle muy caliente, quería que este chico deseara foiarme de nuevo; me volvía loca sientiendo su pene erecto dentro de mí.

Mis labios envolvían los suyos y nos comíamos a mordiscos y yo le miraba con ganas de viciosa total.

Cogí su poia y me senté introduciéndomela. Qué gusto sentía con su miembro dentro de mí; me sentía muy mujer.

Él me cogio por mi culo y me sobó fuertemente.

PARTE 51

Me gustaba que acariciara mi culo, que me sobara bien mientras estaba sentada encima de él con su poia bien ajustadita a mi vagina.

Sus manos me recorrían mis caderas y luego me apretaba mi culo con fuerza y yo me movía como una jabata y lo besaba con morbo.

-Vamos, campeón...foiame como un hombre.


Y sus manos me apretban el culo y se movía con insistencia, metiéndomela bien profunda.

-Qué buena estás...y este culo, qué rrico está, hoder, Sara.
-Tú sí que estás bueno, qué suerte tiene tu chica.- Le dije mirándole a los ojos.
- ¿Foiáis mucho?
- Je, je, síiii
- ¿Y qué tal foia?
- Es muy viciosa...bueno, tú le ganas.
- ¿Ah, siií? ¿Cuánto?
- No sé.
- Dímelo, venga
- Tú eres más morbosa, cielo, no te cansas nunca.

Así estabamos hablando mientras me movía haciendo círculos sobre él muy despacio y le miraba con cara de niña mala y curiosa sobre su chica, algo que me excitaba todavía más mientras él me cogía de las caderas más dulcemente y me contestaba.

Me provovaba más excitación saber que me estaba foiando a su chico, tenerlo entregado a mi.

-¿cómo es?
-¿Cómo es quién?
- Tu chica!
- Ah, qué más da.
- Venga, malo -Le dije mientras le daba un besito.



Vídeo: ¡Juega con la cosmética erótica!

  • ¡Juega con la cosmética erótica!
  • Las caricias: la mejor forma de aumentar la seducción
  • ¿Hay diferentes tipos de orgasmo femenino?
 

Lo subo para pamela182 y danhy83

Que lo han pedido.

Saludos.

 

Lo subo para yanicell

Que lo ha pedido. Espero que lo disfrutes.

 

Para bestbest

Lo ha pedido, lo subo para que lo vea.

 

Gracias

por: bestbest

sigo pensando que esta genial, aunque justo al final baja un poco la intensidad.
no estaria nada mal una experiencia semejante
si tienes o alguien tiene mas de este estilo, que lo ponga, que lo ponga.
hasta luego

 

Esta muy bien

ME PARECE UNA HISTORIA DE ... MADRE, PERO DE VERDAD ES TODO CIERTO?.
SI REALMENTE TE PASO ESO, OLÉ POR TI.

 

Gracias tandi

Gracias Tandi por haber sacado este escrito de tus archivos. Estan geniales. Me han dado muchas ideas para aplicarlas con mi esposo.
=)Un abrazo,

Arena.

 

Gracias tandi

la verdad eske si ke parece ke le falta algo al final,sera cuestion de ke cada uno use su imaginacion para terminarlo.
besos

 

Hola

ESTA BUENISIMO, PERO AHI TERMINA? CUANTO FALTA?

 

Ahi termina

por: tandi

AWYS no escribio mas partes, a mi tambien me parece que esta incompleto ¿verdad?, por lo menos el final de la parte 51 no parece un final, y queda abirto a que continue la historia.
Bueno bfuentes tendremos que conrformarnos con esto, espero que lo "disfrutes".
Saludos.

 

Pues ni modo

por: bfuentes

LA VERDAD SI QUEDA ABIERTO A MAS PERO YA SERA CUESTION DE DARLE EL FINAL QUE CADA QUIEN INTERPRETE NO? USEMOS LA IMAGINACION!!JAJA GRACIAS POR ESCRIBIRLO TODO, SALUDOS Y ESTAMOS EN CONTACTO.

« 
Arriba de la página

Lista de las 10 charlas precedentes

Número de respuestas Ultimo mensaje
  Amor o amistad (estoy sorprendida) ayudenme
por: miritaca
1
  Cuidado con x_guapita@..
por: nomedigas
1
  Demasiado flujo?
por: cifu
3
  Cuanto tardais los chicos en eyacular en el coito?
por: dunamoon
29
  Horror:creo que soy frígida...
por: wapaqnoveas
1
  Ayudaa, stoy embarazada??
por: nube84
5
  Es normal que mi chica quiera a todas horas?
por: kkan
7
 
por: cecilia140
0
  Ayuda:es sexy rojo+vaquero?
por: besameya
2
  Por que es tan dificil montar un trio?
por: fenderwomanyxals
4
Ver también: Todo - Lo mejor - Nuestra selección




Copyright © 1999-2014 enfemenino.com
>>> Lo último:
<<<