•  
  •  
  •  
  •  
  •  
 en
OK
 
  • Moda 
  • Belleza 
  • Embarazo 
  • Bebés 
  • Cocina 
  • Salud 
  • Pareja 
  • Bienestar 
  • Psicología 
  • Sociedad 
  • Sexualidad 
  • Astrología 
  • Ocio y tiempo libre
 
« 

Novena a santa eduviges

 

SANTA EDUVIGES PATRONA DE LOS AFLIGIDOS Y DEUDORES

Inicio
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Plegaria introductoria:
Prepara nuestros corazones, Señor, para este rato de oración. Celebramos con gozo a santa Eduviges. Ella te amó y fue fiel al Evangelio. Vivió intensamente el seguimiento de Jesús, y le dedicó toda su vida. Ella es modelo para todos los cristianos.
LECTURAS Y MEDITACIONES DIARIAS
Primer día
Eduviges nació en Baviera hacia el año 1174. Hija del conde Bertoldo de Andechs. Fue tía de otra gran santa, Isabel de Hungría. A los doce años de edad, contrajo matrimonio con el duque Enrique de Silesia, quien sólo tenía dieciocho años. Tuvo siete hijos. Su esposo heredó el ducado en 1202. Inmediatamente, a instancia de su esposa, fundó el gran monasterio de religiosas cistercienses de Trebnitz, a cinco kilómetros de Breslau. Se cuenta que todos los malhechores de Silesia fueron ordenados a trabajar en la construcción del monasterio, que fue el primer convento de religiosas en Silesia. El duque y su mujer propagaron en sus territorios no sólo la vida religiosa, sino también la cultura germánica. Entre los monasterios fundados por los duques, los había de cistercienses, de canónigos de San Agustín, de dominicos y de franciscanos. Enrique fundó el Hospital de la Santa Cruz en Breslau, y Santa Eduviges, un hospital para leprosas en Neumarkt donde solía asistir personalmente a las enfermas.
Existe un cuento que explica que cuando Dios creó el mundo vio que todo era bueno. Pero cuando disfrutaba contemplando su creación, vio que una criatura estaba triste y silenciosa: era el cordero. El buen Dios le preguntó:"¿Que es lo que te hace falta?". "Soy una criatura débil e indefensa -respondió el cordero-. ¿Por qué no me has dado armas defensivas? Otros animales tienen cuernos, garras, colmillos, veneno, agilidad... y pueden defenderse". El buen Dios se conmovió, y le propuso:"Escoge lo que quieras, garras, veneno... para defenderte de tus enemigos". El cordero le contestó: "Yo soy pacifista, Señor, y no quiero armas tan agresivas y peligrosas. Te pido armas para olvidar las agresiones y soportar los sufrimientos". "Entonces -dijo Dios- te daré las tres armas más poderosas de la esperanza: la no violencia, el amor y la paciencia".
Pidamos al Señor por intercesión de santa Eduviges que nos haga partícipes de las armas de la esperanza. Solamente por el camino de la no violencia y del amor, podremos creer en el sueño de un mundo unido basado en la convivencia pacífica entre los pueblos y las etnias diferentes.
FRASE PARA MEDITAR: "Piensa en lo que tienes y no en lo que te hace falta. De las cosas que tienes escoge las mejores y después medita cuán afanosamente las hubieras buscado si no las tuvieras (Marco Aurelio).
Segundo día
Después de tener el sexto hijo, Eduviges supo convencer a su marido a que pasasen el resto de su vida en perfecta pobreza; y los dos esposos hicieron secretamente este voto en manos de su obispo. Desde aquel día los duques hicieron portentosos progresos en el camino de la perfección. Casi todos los días, la santa acogía en su palacio a gran número de pobres. Se cuenta que incluso, comían en el mismo comedor de los duques. Muchas tardes, Eduviges visitaba a los enfermos de los diferentes hospitales de la zona y les traía comida, de entre ellos el que ella misma fundó, el hospital de leprosos de Neumarkt. Gertrudis, hija de la santa, entro en el monasterio cisterciense de Trebnitz. En breve aquel famoso monasterio fue escuela de perfección. Además, santa Eduwigis hizo que se educaran en el muchas señoritas pobres y huérfanas.
Más de una vez, mucho más de las que quisiéramos, tenemos que ir a un centro médico, a un ambulatorio, a un centro de consulta... Fíjate con las personas de la tercera edad que están allí esperando. Recuerdo una vez, que un pobre anciano salió de la consulta bastante apenado y con dolor. "¿Tiene alguien que le acompañe a su casa?" - le preguntó la enfermera -. "No. Mis hijos no han podido venir" -respondió tristemente el abuelo mientras le temblaban el par de recetas que le había indicado el doctor. Se marchó lentamente hasta la puerta aguantándose con una mano en la pared y con la otra en el bastón. Dedica ahora mismo a pensar en tus padres, en tus abuelos, ellos que te han dado tanta sabiduría y cariño. ¿Les correspondes tal y como se merecen? Desgraciadamente, algunos, para evitarse molestias, lo que hacen es aparcarlos en una residencia como si fueran coches de segunda mano, o lo más triste, ignorarlos. "Ama y sacarás amor", decía Santa Teresa de Jesús. O también... tal y como decía un filósofo italiano: "Compórtate con tus padres de la misma forma que tú desearías que se comportaran tus hijos contigo". Pidamos hoy al Señor que, por intercesión de santa Eduviges, nos ayude en esta tarea de amor gratificante.
FRASE PARA MEDITAR: "La naturaleza nos ha concedido dos orejas y una sola boca para enseñarnos que merece más la pena escuchar que hablar" (Zenón).
Tercer día
En 1238, murió el esposo de Santa Eduviges y fue sucedido por su hijo Enrique, apodado el "Bueno". La santa entró definitivamente en el monasterio de Trebnitz y decidió dedicar el resto de su vida a los más pobres. Muchas personas iban al monasterio para escuchar sus consejos, se habla incluso de la fama milagrosa de la santa. Vestía de la forma más humilde posible para seguir la regla cisterciense. La oración, la humildad, pobreza y amor a los pobres marcaron sus últimos años.
¿Te has parado a pensar que pasaría hoy si después de cenar cerraras la televisión? ¿Cuánto tiempo dedicas a escuchar a tus hijos, a tu mujer o marido, a tus padres, a tu familia...? Muchos de los problemas familiares existen por no dedicar unos minutos a escuchar las inquietudes de los que tienes más cerca. Hoy, y en presencia de santa Eduviges a tu lado, te propongo que leas esta historia, que aunque es un cuento, bien podría trasladarse a la realidad actual:
Se explica que una vez, un niño recibió a su padre a la entrada de su casa justo cuando éste volvía del trabajo: "Papá... ¿cuánto ganas en una hora?". Su padre le contestó con un gesto severo:"Mira hijo, este tipo de informaciones ni tu madre las conoce; no me molestes, que estoy cansado". El pequeño insistió: "Pero papá, dime por favor cuánto ganas en una hora?". El padre, aunque sólo fuera para sacárselo de encima, le respondió: "30 euros". El niño siguió preguntando: "Papá, me podrías prestar 15 euros?". El padre se enfadó y bruscamente le recriminó: "Así que esta era la razón de saber lo que gano, eh? Venga, vete a dormir y no me molestes más, aprovechado!". Al cabo de unas horas, entrada ya la noche, el padre meditó lo que había pasado y se sintió mal. A lo mejor su hijo quería comprar alguna cosa... Queriendo descargar su conciencia dolida, se fue a la habitación de su hijo y, abriendo suavemente la puerta le preguntó: "¿Duermes, hijo?". "No, papá", le respondió él con un suave bostezo. "Aquí tienes el dinero que me has pedido", le dijo el padre. "Gracias papá", contestó el pequeño; y poniendo la mano bajo el cojín, sacó unas monedas. "Ahora ya lo he reunido todo, papá. Tengo 30 euros. ¿Me podrías vender una hora de tu tiempo?".
FRASE PARA MEDITAR: Se explica que un día el filósofo Sócrates entró en una tienda de comestibles muy grande por primera vez. Al cabo de pocos instantes, exclamó: "¡Cuántas cosas hay que no necesito!".
Cuarto día
Santa Eduviges murió en octubre de 1243 y fue sepultada en Trebnitz. Su fama de santidad provocó que fuera canonizada al cabo de 24 años, en 1267. Su fiesta se celebra el 16 de octubre."Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos" (Mt 5,3) Las bienaventuranzas son las directrices que Jesucristo nos ha trazado para que, viviendo como él aquí en la tierra, consigamos ser plenamente hijos de Dios. Prometen la bienaventuranza o felicidad plena por caminos opuestos a los que traza el mundo cuando éste anuncia felicidad. El mundo dice "felices los ricos, felices los que ponen su esperanza en las riquezas". Jesús dice "felices los pobres de espíritu". Felices los que sea por privación real de bienes de la tierra, sea por purificación interior de sus deseos, no ponen su corazón ni su esperanza en las riquezas. Eduviges aprendió de Jesucristo a ser "pobre de espíritu" en contacto con los más pobres y necesitados. Amar a un pobre era amar a Jesucristo.
Oración "Déjame tus favores":
Oh Dios, permíteme formar parte de aquellos a los que mostraste el camino verdadero, y sálvame de las desgracias de este mundo y del próximo, y ámame como a quienes consideras tus amigos. Multiplica sobre mí tus favores y presérvame del mal. Te lo pido por intercesión de santa Eduvigis, por Cristo, nuestro Señor, Amén.
FRASE PARA MEDITAR: "Antes de empezar a criticar los defectos ajenos, enumera por lo menos diez de los tuyos" (Abraham Lincoln)
Quinto día
Muchas veces rezamos a los santos, de carretilla; sin pensar realmente qué decimos. ¿Te has parado a meditar lo que dices en el Padrenuestro? ¿Has intentado hablar con Dios a través de tus propias palabras? Un conocido teólogo escribió que "Los santos, muchas veces, al rezar tartamudeaban. Este tartamudeo es más agradable a Dios que las frases retóricas, por más bellas y brillantes que puedan ser".
A menudo nos cuesta pedir disculpas a nuestros amigos, compañeros... por un mal acto que hemos cometido. Pedir perdón por una mala acción es la forma más poderosa de demostrar nuestra humildad y honestidad. Sería interesante que hoy recordaras a aquellas personas con las cuales mantienes una enemistad por culpa tuya. Reconcíliate con ellos con palabras fáciles y honestas y si hace falta ¡tartamudea! Santa Eduvigis está contigo, no temas. Hay una frase increíble que te ayudará a pensar: "El perdón de las flores es tan bonito que llegan incluso a perfumar a aquél que las aplasta con la mano"(Anónimo).
UNA FÁBULA PARA PENSAR: Dice una fábula persa que un día, un caminante halló un trozo de barro tan aromático, que su perfume llenaba toda la casa.
-¿Qué eres tu? - le preguntó el caminante-. ¿Eres alguna gema de Samarcanda, o algún nardo disfrazado o alguna mercancía preciosa?
-No. No soy más que un trozo de barro.
-Entonces, ¿cómo tienes este aroma tan maravilloso?
-Amigo, te voy a revelar un secreto: He estado viviendo junto a una rosa.
Sexto día
Santa Eduviges falleció 17 años después que lo hiciera San Francisco de Asís. Hoy te invitamos a meditar esta bella oración de este gran santo:
Oh Señor, conviérteme en instrumento de tu paz.
Que lleve el amor allí donde hay odio.
Que lleve el perdón allí donde hay ofensa.
Que lleve la unión allí donde hay discordia.
Que lleve la fe allí donde hay duda.
Que lleve la verdad allí donde hay error.
Que lleve la esperanza allí donde hay desesperación.
Que lleve la alegría allí donde hay tristeza.
Que lleve la luz allí donde hay tiniebla.
Permite que no busque ser consolado,
sino consolar;
no ser comprendido,
sino comprender;
no ser amado,
sino amar.
Porque sólo al dar se recibe,
y al perdonar se es perdonado,
y al morir se accede a la vida eterna.
Por intercesión de santa Eduvigis, ruega a Dios intentar llevar a cabo estos bellos deseos del santo italiano. Te será difícil, como a todos, por eso somos humanos y no máquinas, pero tenemos una gran suerte; tenemos a Eduvigis, nuestra fiel amiga y compañera de nuestra vida diaria. Ella nos dará fuerza.
FRASE PÀRA MEDITAR: "La cortesía es como el aire de los neumáticos, no cuesta nada y hace más confortable el viaje" (Cruzalta).
Séptimo día
Seguiremos hoy nuestro camino de oración y vida con santa Eduvigis a través de otra bella plegaria de san Francisco de Asís. Una plegaria ecológica, de amor a la naturaleza, a los seres vivos Meditemos con ella; es el Cántico de las Criaturas:
Altísimo, todopoderoso, buen Señor, Tuyas son las alabanzas, la gloria y el honor y todas las bendiciones.
A ti solo, Altísimo, se dirigen: ningún hombre es digno de mencionarte.
Alabado seas, mi Señor, y todas tus criaturas, especialmente nuestro hermano Sol,
astro del día que todo lo ilumina:
es hermoso, y brilla con gran esplendor, pues de ti, Altísimo, toma sus rayos.
Alabado seas, mi Señor, por la hermana Luna y las estrellas que en el cielo pusiste, claras, preciosas y bellas.
Alabado seas, mi Señor, por el hermano Viento que por el aire y las nubes vaga en todo tiempo por el cual a tus criaturas procuras alimento.
Alabado seas, mi Señor, por la hermana Agua, que tan útil nos resulta, tan humilde y tan casta.
Alabado seas, mi Señor, por el hermano Fuego, con el que iluminas la noche,
alegre, hermoso e intenso.
Alabado seas, mi Señor, por nuestra madre Tierra, que nos sustenta y nos gobierna,
y produce frutos, flores y hierba.
Alabado seas, mi Señor, por quienes por tu amor perdonan y soportan la ansiedad y la confusión.
Felices aquellos que viven en paz,
pues por ti serán coronados, oh Altísimo.
Alabado seas, mi Señor, por nuestra hermana, la Muerte corporal, de la que nadie escapa: desgraciados quienes mueren en pecado mortal, y felices quienes cumplen tu santa voluntad, pues a estos la muerte no les hará mal.
Alabad y bendecid al Señor, dadle gracias y servidle con una humildad completa.
FRASE PARA MEDITAR. Pensemos hoy unos instantes en nuestra madre a partir de esta cita: "Jamás encontraréis ternura mejor, más profunda, más desinteresada ni verdadera que la de vuestra madre" (Balzac).
Octavo día
Santa Eduvigis era una fiel seguidora del Evangelio. Jesús fue su maestro, el Evangelio el camino que le guiaba en su vida. Hoy leeremos un texto del Evangelio de Jesús. Del libro de Lucas (15,11-32) Es un relato conocido, el del "Hijo pródigo". Léetelo con calma:
Un hombre tenía dos hijos. Y el menor dijo a su padre: Padre, dame la parte de la herencia que me corresponde. Y el padre les repartió la herencia. A los pocos días el hijo menor reunió todo lo suyo, se fue a un país lejano y allí gastó toda su fortuna llevando una mala Vida. Cuando se lo había gastado todo, sobrevino una gran hambre en aquella comarca y comenzó a padecer necesidad. Se fue a servir a casa de un hombre del país; que le mandó a sus tierras a guardar cerdos. Tenía ganas de llenar su estómago con las algarrobas que comían los cerdos, y nadie se las daba. Entonces, reflexionando, dijo: ¡Cuántos jornaleros de mí padre tienen pan de sobra, y yo aquí me muero de hambre! Volveré a mi padre y le diré: "Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de llamarme hijo tuyo: tenme como a uno de tus jornaleros". Se puso en camino y fue a casa de su padre. Cuando aún estaba lejos, su padre lo vio y, conmovido, fue corriendo, se echó al cuello de su hijo y lo cubrió de besos. El hijo comenzó a decir: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de llamarme hijo tuyo. Pero el padre dijo a sus criados: Sacad inmediatamente el traje mejor y ponédselo; poned un anillo en su mano y sandalias en sus pies. Traed el ternero cebado, matadlo y celebremos un banquete, porque este hijo mío había muerto y ha vuelto a la vida, se había perdido y ha sido encontrado. Y se pusieron todos a festejarlo.
El hijo mayor estaba en el campo y, al volver y acercarse a la casa, oyó la música y los bailes. Llamó a uno de los criados y le preguntó qué significaba aquello. Y éste le contestó: Que ha tu vuelto tu hermano, y tu padre ha matado el ternero cebado porque lo ha recobrado sano. Él se enfadó y no quiso entrar. Su padre salió y se puso a convencerlo. Él le contestó: hace ya tantos años que te sirvo sin desobedecer jamás tus órdenes y nunca me has dado ni un cabrito para celebrar una fiesta con mis amigos. Ahora llega ese hijo tuyo, que se ha gastado toda su fortuna con malas mujeres, y tú le matas el ternero cebado! El padre le respondió: ¡Hijo mío, tú estás siempre m conmigo, y todo lo mío es tuyo! En cambio, tu hermano, que estaba muerto ha vuelto a la vida; estaba perdido y lo hemos encontrado.
FRASE PARA MEDITAR: "Compórtate con tus padres de la misma forma que tú desearías que se comportaran tus hijos contigo" (Giacomo Leopardi)
Noveno día
Hoy, en este último día de oración junto a santa Eduvigis, vamos a recordar que ella, se encontró con el mensaje de Jesús, y creyó en él, y le amó, y le dedicó la vida entera. ¿Qué puede ser más fuerte que el amor de Dios? ¿Qué puede ser más fuerte que encontrarse con Jesús? ¿Qué puede ser más valioso que seguir la Buena Noticia del Evangelio? Contemplar a tantos hombres y mujeres que han vivido con toda la intensidad el camino de Dios, nos cautiva y nos sirve de ejemplo. En todos los tiempos, en todos los lugares, ha habido hombres y mujeres como éstos. Es el caso de Eduvigis. Nosotros la recordamos de una manera especial y queremos que su recuerdo sea una llamada muy fuerte y muy viva para cada uno de nosotros y para nuestra comunidad de cristianos.
En este último día de la Novena, es bueno recordar que los santos y santas no son magos, ni gurús, ni hechiceros, ni brujos. Son ejemplos de vida. Ante nuestras tribulaciones, adversidades vamos a implorar que santa Eduvigis esté a nuestro lado, que comparta nuestras penas y por qué no, nuestras alegrías. No acudamos a Eduvigis sólo para pedir; démosle también las gracias por nuestros buenos momentos. Eduvigis siempre la tendremos a nuestro lado para que interceda ante Dios. Ahora bien, es Dios quien sabe lo que más merecemos. No seas de aquellos que piden a un santo aprobar un examen sin antes haber estudiado. De ser así, suspenderás seguro. Convierte a Eduvigis como mejor compañera de tu vida, y acude a esta novena siempre que tú quieras, aunque en el fondo te parezca que no la necesitas. Ella siempre estará contigo.
Oración. Salmo 22:
El Señor es mi pastor, nada me falta: en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas y repara mis fuerzas;
me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre.
Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo,
porque tú vas conmigo: tu vara y tu cayado me sosiegan.
Preparas una mesa ante mí, enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume, y mi copa rebosa.
Tu bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término.
FRASE PARA MEDITAR: "Un vaso medio vacío de vino es también un vaso medio lleno, pero una mentira a medias de ningún modo es una media verdad" (Jean Cocteau).

Parte final de la Novena (Para realizar cada día después de la lectura y meditación diaria)
Oremos unidos con santa Eduvigis, a Jesús, nuestro Señor.
1. Para que aprendamos a sembrar a nuestro alrededor amor, esperanza, generosidad y espíritu de servicio. Tener más estima de nuestros abuelos, nuestros padres y hermanos. Señor, ten piedad.
2. Para que los pobres, los enfermos, los que se encuentran solos, los que han perdido la esperanza, se sientan confortados por la fuerza de Dios y por nuestra ayuda. Señor, ten piedad.
3. Para que en el mundo crezca la paz y la justicia, y se acaben las opresiones, las desigualdades, las guerras, el hambre. Señor, ten piedad.
4. Para que el ejemplo de Eduvigis sirva a muchos conocer el gran mensaje de Jesucristo y sigan su gran mensaje que da vida y esperanza a la humanidad.
5. (Petición libre)
A continuación se reza el Padrenuestro.
(Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas; como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén)
Acabemos nuestro encuentro de oración invocando juntos a santa Eduvigis para que vele por nosotros e interceda ante Dios para (decir la necesidad personal) y nos ayude también a ser más cristianos.
Santa Eduvigis, fiel amiga y seguidora de Jesucristo,
trabajadora de la viña del Evangelio.
Hoy te invocamos con toda confianza,
porque eres compañera nuestra en el camino de la fe.
Tú que vives ya por siempre en el gozo del Reino de Dios, vela por nosotros,
protégenos, danos generosidad y coraje,
ayúdanos a ser cada día más cristianos.
Santa Eduviges, ruega por nosotros. Amén.
El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Amén.
Fin de la novena

Gracias Santa Querida


Vídeo: Kiko Rivera y Jessica Bueno disfrutan de la Semana Santa sevillana

  • Kiko Rivera y Jessica Bueno disfrutan de la Semana Santa sevillana
  • La hija de Paul Walker se despide de su padre
  • "Pie de página": ¿qué pasaría si tu padre fuese también tu rival?
 

Oracion milagosa al espiritu santo

Se hace la peticin con mucha fè
Espiritu Santo tù que me acxlaras todo. que ilunimas todos mis caminos para que yo alcance mi ideal. tù que me dàs el don divino de olvidar y perdonar el mal que me hacen, y que en todos los instantes de mi vida estas siempre conmigo, yo quiero en este corto diàlogo, agradecerte por todo, y confirmar una vez màs que nunca quiero separarme de ti por màs que sea mi ilucin material, quiero estar contigo y los mios en la gloria perpetua, gracias por tu micericordia para conmigo y los mios, gracias por el favor recibido
Rezar tres padre nustro, dos ave maria y un gloria, publicar el tercer dia.

 

Uuuupppp¡¡¡

LA SUBO

« 
Arriba de la página

Lista de las 10 charlas precedentes

Número de respuestas Ultimo mensaje
 
por: anis494
0
 
por: selene449
0
 
por: quebolas
0
 
por: quebolas
0
 
por: quebolas
0
 
por: hechizita
0
  Mis condolencias a sacerdotisa de luz lola desde aqui todo mi apollo
por: roque88
7
  Reliazó trabajos de magiablanca de todo tipo cobro la voluntad
por: jophielesotericshop
2
 
por: didian72
0
 
por: silita12
0
Ver también: Todo - Lo mejor - Nuestra selección




Copyright © 1999-2014 enfemenino.com