« 

Síndrome de estocolmo

 

El Amor y el Síndrome de Estocolmo por el Dr. Joseph Carver

Con frecuencia, las personas se asombran de sus propias reacciones y problemas psicológicos. Las personas que sufren de depresión se quedan estupefactas cuando recuerdan que alguna vez pensaron en suicidarse. Lo pacientes que están recuperándose de trastornos psiquiátricos severos, a menudo quedan atónitos cuando recuerdan sus síntomas y conductas durante los episodios psiquiátricos. Recientemente, un paciente con Trastorno Bipolar me dijo: ¡No puedo creer que haya pensado que podía cambiar el clima a través de telepatía mental! Una de las reacciones más comunes es: ¡No puede creer que haya hecho eso!

En la práctica clínica, algunas de las personas que más se sorprenden y se asombran son aquellas que han estado involucradas en una relación abusiva y controladora. Cuando la relación termina, suelen hacer comentarios como: Sé lo que me ha hecho, pero aún lo/la amo, No sé por qué, pero deseo que regrese, o Sé que suena descabellado, pero lo/la extraño. Hace poco oí a un paciente decir: Esto no tiene sentido. Él consiguió una novia nueva y está abusando de ella también pero, ¡estoy celosa! Los amigos y los familiares de estas personas se quedan aún más sorprendidos y asombrados cuando oyen estos comentarios o son testigos de que sus seres queridos regresan a la relación abusiva. Cuando una situación no tiene sentido, desde un punto de vista social, ¿tiene sentido desde el punto de vista psicológico? La respuesta es: ¡Sí!


Aunque el trastorno psicológico que se produce en las situaciones de la toma de rehenes comenzó a conocerse como el Síndrome de Estocolmo, debido a la publicidad de los medios, el vínculo emocional con los captores era un tema familiar en el campo de la psicología. Ya había sido reconocido muchos años antes, y se había hallado en otros estudios de situaciones con rehenes, prisioneros o relaciones abusivas, tales como:

El abuso infantil
Las mujeres golpeadas o abusadas
Los prisioneros de guerra
Los miembros de un culto
Las víctima de incesto
Las situaciones de toma de rehenes por parte de delincuentes
Los prisioneros de campos de concentración
Las relaciones intimidantes o controladoras

Haciendo un análisis final, los vínculos emocionales con los abusadores son, de hecho, una estrategia de supervivencia de las víctimas de abuso e intimidación. La reacción del Síndrome de Estocolmo en situaciones de toma de rehenes y/o situaciones abusivas son tan conocidas en la actualidad que los negociadores de rehenes policiales ya no las ven como reacciones inusuales.

De hecho, frecuentemente se alienta este tipo de reacción en situaciones delictivas porque aumenta las posibilidades de supervivencia de los rehenes. El lado negativo de esto es que también asegura que aquellos rehenes que experimenten el Síndrome de Estocolmo no colaborarán mucho durante el rescate o la prosecución penal. El personal de cumplimiento de la ley local ha reconocido este síndrome, a lo largo de mucho tiempo, en el caso de mujeres golpeadas que deciden no presentar cargos contra el abusador, pagan la fianza de su esposo o novio golpeador para que sea liberado de prisión, y hasta han llegado a atacar físicamente a la policía cuando ésta acude a rescatarlas de un ataque violento.

El Síndrome de Estocolmo (SS) también puede encontrarse en las relaciones familiares, románticas e interpersonales. El abusador puede ser el esposo o la esposa, el novio o la novia, el padre o la madre, o cualquier otra persona con un rol que le permita al abusador adoptar una posición de control o autoridad.

Es importante comprender los componentes del Síndrome de Estocolmo, ya que se relacionan con las relaciones abusivas y controladoras. Una vez que se comprende el síndrome, es más fácil comprender por qué las víctimas apoyan, aman, e incluso defienden a sus abusadores o controladores.

Cada síndrome tiene síntomas o conductas, y el Síndrome de Estocolmo no es una excepción. Aunque no se ha determinado una lista precisa de características, debido a la diversidad de opiniones entre los expertos y los investigadores, muchas de las siguientes características se encontrarán presentes:

Sentimientos positivos por parte de la víctima hacia el abusador o controlador
Sentimientos negativos por parte de la víctima hacia sus familiares, amigos, o hacia las autoridades que intentan rescatarla o apoyarla o conseguir su liberación
Apoyo a las razones y las conductas del abusador
Sentimientos positivos por parte del abusador hacia la víctima
Conductas de apoyo por parte de la víctima, a veces, ayudando al abusador
Incapacidad de colaborar mediante conductas que pudieran ayudar a su liberación o desapego.

El Síndrome de Estocolmo no sucede en todos los casos de toma de rehenes o situaciones abusivas. En otro asalto a un banco que involucró una toma de rehenes, después de aterrorizar a los clientes y empleados del banco durante muchas horas, un policía francotirador le disparó e hirió a ladrón de bancos que aterrorizaba a las víctimas. Luego de caer al piso, dos mujeres lo recogieron y lo sostuvieron físicamente contra la ventana para que le dieran otro disparo. Como pueden ver, la cantidad de tiempo que una persona es expuesta al abuso o al control, y estos factores adicionales, ciertamente juegan un rol importante.

Se ha encontrado que existen cuatro situaciones o condiciones que sirven como base para que se desarrolle el Síndrome de Estocolmo. Estas cuatro situaciones pueden encontrarse en relaciones abusivas, casos de abuso severo y toma de rehenes:

La presencia de una amenaza que se percibe como un riesgo contra la supervivencia física o psicológica de la persona y la creencia de que el abusador cumplirá con esa amenaza.
La presencia de pequeños gestos de aparente amabilidad por parte del abusador hacia la víctima
El aislamiento de cualquier otro perspectiva diferente de la del abusador
La percepción de la incapacidad de escapar a la situación

Al tener en cuenta cada una de estas situaciones podemos comprender cómo se desarrolla el Síndrome de Estocolmo en las relaciones románticas, al igual que en las situaciones de delincuentes y rehenes. Al analizar cada situación, encontramos lo siguiente:


Percepción de amenaza a la supervivencia física o psicológica de la persona
La percepción de una amenaza puede formarse a través de métodos directos, indirectos o como testigo. Las parejas antisociales o con patrones de delincuencia pueden amenazar directamente su vida o la de sus amigos y familiares. Sus antecedentes de violencia nos llevan a creer que el captor o controlador cumplirá con su amenaza de una manera directa si no satisfacemos sus demandas. El abusador nos asegura que solamente será nuestra colaboración lo que mantenga a salvo la vida de quienes amamos.

Indirectamente, el abusador o controlador hace amenazas sutiles para que usted nunca lo abandone o tenga otra pareja, recordándole que, en el pasado, otras personas han pagado las consecuencias por no satisfacer sus deseos. Ofrecen pistas o indicios tales como: Conozco personas que pueden hacer desaparecer a otras. Las amenazas indirectas también pueden provenir de historias contadas por el abusador o controlador cómo se vengaron de quienes se enfadaron con ellos en el pasado. Estas historias de venganza se cuentan con el propósito de recordarle a la víctima que si abandonan al abusador, es posible que éste se vengue de ella.

Presenciar actos de violencia o agresión también se percibe como una amenaza.
Ser testigo de un temperamento violento dirigido al aparato de televisión, hacia otros conductores en una carretera o hacia una tercera parte, envía claramente el mensaje de que podríamos ser el próximo blanco de dicha violencia. Ser testigos de los pensamientos y las actitudes del abusador o controlador es amenazador e intimidante, porque sabemos que podríamos ser el blanco de esos pensamientos en el futuro.
Percepción de los Pequeños Gestos de Amabilidad

En situaciones amenazantes y de supervivencia, buscamos una evidencia de esperanza algún signo menor de que la situación podría mejorar. Cuando un abusador o controlador le muestra a la víctima algunos pequeños gestos de amabilidad, aunque de todos modos sean para beneficio de los abusadores, la víctima interpreta esos pequeños gestos de amabilidad como una característica positiva del captor. En las situaciones delictivas o de toma de rehenes durante la guerra, permitirle a la víctima continuar con vida es, con frecuencia, un gesto suficiente. Algunos actos mínimos, como permitirle ir al baño o proporcionarles agua o comida, son suficientes para reforzar el Síndrome de Estocolmo en los casos de rehenes tomados por delincuentes.

En una relación con un abusador, una tarjeta de cumpleaños, un pequeño regalo o presente (habitualmente ofrecido luego de un periodo de abuso), o un tratamiento especial, no sólo se interpretan como algo positivo, sino como una evidencia de que el abusador no es tan malo y, quizás, en algún momento, pueda corregir su comportamiento. Frecuentemente, a los abusadores y controladores se les da el crédito positivo de no abusar de su pareja, en los casos en que la pareja hubiera sido, normalmente, objeto de abuso verbal o físico, bajo ciertas circunstancias. Normalmente, una pareja agresiva y celosa puede volverse intimidante o abusiva en ciertas situaciones sociales, como cuando un compañero de trabajo del sexo opuesto le saluda con su mano en medio de una multitud. Después de ver el saludo, la víctima espera ser agredida verbalmente y cuando esto no sucede así, ese pequeño gesto de amabilidad es interpretado como un signo positivo.

Algo similar a la percepción de los pequeños gestos es la percepción de un lado amable. Durante una relación, el abusador o controlador puede compartir información acerca de su pasado cómo fueron maltratados, abusados, descuidados, abandonados o agraviados. La víctima comienza a sentir que el abusador o controlador puede ser capaz de corregir su conducta o, peor aún, que él (el abusador) también puede haber sido o ser una víctima.

Es posible que la víctima desarrolle un sentimiento de compasión hacia el abusador y, a menudo, oímos a la víctima del Síndrome de Estocolmo defender a su abusador, diciendo: Ya sé que fracturó mi mandíbula y mis costillas pero, él tiene problemas. ¡Tuvo una niñez muy dura!

Los perdedores o fracasados y los abusadores pueden admitir que necesitan ayuda psiquiátrica o pueden reconocer que están perturbados psicológicamente, pero no obstante, esto sucede casi siempre después de haber abusado o intimidado a la víctima. Este tipo de aceptación es una manera de negar su responsabilidad por el abuso cometido. En realidad, las personas con trastornos de la personalidad y los delincuentes han aprendido, a lo largo de muchos años, que pueden minimizar la responsabilidad personal de sus conductas abusivas o violentas, e incluso negarlas culpando su pésima crianza, o por haber sido abusados cuando eran niños, y actualmente por los juegos de video. Un asesino culpó su crimen por el hecho de que comía demasiadas comidas rápidas lo que hoy se conoce como la Defensa Twinkie o defensa biológica.

Aunque puede ser cierto que el abusador o el controlador haya tenido una niñez muy difícil mostrar compasión por su historia no produce ningún cambio en su conducta, y de hecho, prolonga el periodo de tiempo que la víctima será abusada. Aun cuando las historias tristes siempre son incluidas en sus disculpas después de un episodio de abuso o control ¡su conducta nunca cambia! Tenga en cuenta que una vez que usted se acostumbre a oír sus historias tristes, ellos simplemente intentarán otra estrategia. No conozco a ninguna víctima de abuso o delito que haya oído a su abusador decir: ¡Te golpeo (robo, asalto, etc.) porque mi madre me odiaba!

Aislamiento de Cualquier Otra Perspectiva Diferente de la Captor

En las relaciones abusivas o controladoras, la víctima siente que siempre está caminando como pisando cáscaras de huevo con miedo a decir o hacer algo que pudiera desencadenar un ataque de violencia o intimidación. Para su supervivencia, comienzan a ver el mundo desde la perspectiva del abusador. Comienzan a corregir aquellas cosas que podrían causar un ataque, comienzan a actuar de manera que hará feliz al abusador o evitan aspectos de sus propias vidas que pudieran ocasionar un problema. Si sólo tuviéramos un dólar en nuestro bolsillo, entonces la mayoría de nuestras decisiones serían decisiones financieras.

Si su pareja es un abusador o un controlador, entonces la mayoría de sus decisiones estarán basadas en la percepción de la potencial reacción del abusador. Comenzamos a preocuparnos por las necesidades, los deseos o los hábitos del abusador o controlador.

Adoptar la perspectiva del abusador como técnica de supervivencia puede volverse un sentimiento tan intenso que la víctima puede mostrar, realmente, mucha ira hacia las personas que tratan de ayudarle.

El abusador ya está enfadado y siente resentimiento hacia cualquier persona que pudiera ofrecer apoyo a la víctima; típicamente usando múltiples métodos y manipulaciones para aislar a la víctima de otras personas. Cualquier contacto que la víctima tenga con persona que le apoyen dentro de su comunidad será confrontado con acusaciones, amenazas y/o estallidos de violencia. Así, las víctimas se ponen en contra de su familia temiendo que el contacto familiar cause más violencia y abusos en el hogar.

En este punto, las víctimas maldicen a sus padres y amigos, les piden que no llamen y que dejen de interferir, y terminan toda comunicación con otras personas. Ahora la víctima está de acuerdo con el abusador o controlador, y ve a las personas que le ofrecen apoyo como personas que causan problemas y deben ser evitadas. Muchas víctimas amenazan a sus familiares y amigos con solicitar órdenes de restricción si continúan interfiriendo o si tratan de ayudar a al víctima con su situación. Aparentemente, pareciera como si se hubieran puesto de parte del abusador o controlador.

En realidad, están tratando de minimizar las situaciones de contacto que pudieran convertirles en blanco de más ataques de abuso verbal o intimidación. Si una llamada casual de la madre ocasiona dos horas de un estallido de temperamento con amenazas y acusaciones la víctima se dará cuenta de que es más seguro de que su madre no llame más. Si pedirle, simplemente, a la madre que deje de llamar no funciona, por su propia seguridad la víctima puede acusar a la madre de arruinar la relación y exigirle que deje de llamar.

En casos severos del Síndrome de Estocolmo en relaciones de pareja, la víctima puede tener dificultades para dejar al abusador y, de hecho, puede sentir que la situación abusiva es su culpa. En las situaciones policiales, la víctima puede llegar a sentir que el arresto de su pareja, por atacarla físicamente o abusar de ella, es su culpa. Algunas personas permitirán que sus hijos sean removidos del hogar por las agencias de protección al menor, antes que terminar la relación con el abusador. Conforme adoptan la perspectiva del abusador, los niños tienen la culpa se quejaron por la situación, llamaron la atención de las autoridades y pusieron en riesgo la relación de los adultos. Tristemente, los niños pasan a convertirse en un peligro para la seguridad de la víctima. Quienes padecen el Síndrome de Estocolmo, permiten que los niños sean removidos del hogar porque disminuye su estrés como víctimas mientras que les proporciona a los niños un ambiente emocional y físicamente más seguro.

Percepción de la Incapacidad de Escapar

Como rehenes de un robo de banco, amenazados por delincuentes armados, es fácil comprender la percepción de la incapacidad de escaparse. En las relaciones románticas, la sensación de que uno no puede escapar es muy común.

Muchas relaciones abusivas o controladoras se viven como verdaderas relaciones hasta que la muerte nos separe atrapados juntos por cuestiones o bienes financieros, conocimiento mutuo de detalles íntimos o situaciones legales. Éstas son algunas de las situaciones más comunes:

Las parejas controladoras han incrementado las deudas u obligaciones financieras dentro de la relación hasta el punto que ninguno de los dos puede sobrevivir económicamente sin el otro. Los controladores que presienten que su pareja podría dejarlos, a menudo comprarán un automóvil nuevo, reclamando luego que ellos no pueden pagar una cuota de manutención o pensión alimenticia para los niños debido a que tienen mucha deuda en cuotas por el flamante automóvil.

La terminación legal de una relación, especialmente una relación matrimonial, con frecuencia genera problemas importantes. Un controlador con ingresos en negro (no declarados oficialmente) o que se mantiene a través de situaciones legalmente cuestionables, corre el riesgo de que se investiguen dichas fuentes de ingresos o que las mismas se hagan públicas debido al divorcio o la separación. Así, el controlador puede preocuparse más acerca de la posible exposición pública de sus acuerdos de negocios que de la pérdida de la relación.

Con frecuencia, el controlador hace amenazas extremas que incluyen amenazar con quitarle los niños y llevárselos fuera del estado, amenazar con dejar sus empleos o negocios en lugar de pagar la pensión alimenticia o la cuota de mantenimiento de su pareja, amenazar con exponer públicamente los problemas personales de la víctima o asegurarle a la víctima que nunca podrá tener una vida en paz debido al acoso o asedio continuo que llevarán a cabo. En casos severos, el controlador puede amenazar con hacer algo que le impida a la víctima mantenerse, como: Me ocuparé de que pierdas tu empleo o Haré quemar tu automóvil.

Los controladores a menudo mantienen a la víctima encerrada en la relación mediante una culpa mayor amenazan con suicidarse si la víctima los abandona. La víctima oirá cosas como: Me mataré delante de los niños, Me prenderé fuego en el jardín delantero, o ¡Nuestros hijos no tendrán más madre o padre si me dejas!

En una relación con un abusador o controlador, la víctima también ha experimentado una pérdida de su autoestima, confianza en sí misma y energía psicológica. La víctima puede sentirse agobiada y demasiado deprimida para terminar la relación o dejar al abusador. Además, los abusadores y controladores crean, a menudo, un tipo de dependencia a través del control de las finanzas, colocando los vehículos y las propiedades a su nombre, y eliminando cualquier patrimonio o recurso que la víctima puede utilizar para dejar al abusador. En la clínica práctica, he oído a las víctimas decir: Me iría, pero ¡ni siquiera puedo retirar dinero de la cuenta de ahorros! No sé cuál es la clave de acceso.

Las víctimas adolescentes o los adultos jóvenes pueden sentirse atraídos a personas controladoras cuando se sienten inexpertos, inseguros y abrumados por los cambios en su situación de vida. Cuando los padres están atravesando un divorcio, un adolescente puede apegarse a un individuo controlador, sintiendo que el controlador puede estabilizar su vida. Los estudiantes universitarios novatos pueden sentirse atraídos a personas controladoras que les prometan ayudarles a sobrevivir viendo lejos del hogar en un campus universitario.

En las relaciones no saludables y, definitivamente en el Síndrome de Estocolmo, existe una preocupación diaria con los problemas. Los problemas pueden ser cualquier grupo, individuo, situación, comentario, mirada casual o comida fría que pueda producir un estallido de temperamento o abuso verbal de parte del controlador o abusador. Para poder sobrevivir, los problemas deben ser evitados a toda costa.

La víctima debe controlar las situaciones que ocasionan problemas. Esto puede incluir evitar a la familia, a los amigos, a los compañeros de trabajo y a cualquier persona que podría ocasionar un problema en la relación abusiva. La víctima no odia a su familia y a sus amigos; sólo está evitando problemas. La víctima también limpiará la casa, calmará a los niños, revisará el correo, evitará ciertos temas y se anticipará a cualquier problema de control o abuso, en un esfuerzo por evitar los problemas. En estas situaciones, los niños que son muy activos causan problemas. Los seres queridos y los amigos son fuentes de problemas para una víctima que está intentando evitar una agresión verbal o física.

El Síndrome de Estocolmo en las relaciones no es algo poco común. Los profesionales del cumplimiento de la ley son dolorosamente conscientes de este tipo de situaciones y las disputas domésticas son algunas de las llamadas de alto riesgo que reciben durante las horas de trabajo. Cuando un vecino llama a la policía durante un incidente de abuso entre los cónyuges, el abusador se muestra pasivo cuando llega la policía, quién encuentra al cónyuge alterado y amenazando a los oficiales si arrestaran a su pareja abusiva bajo cargos de violencia doméstica. A decir verdad, la víctima sabe que el abusador o controlador tomará represalias contra él o ella si:

1) ellos apoyan el arresto,
2) hacen declaraciones acerca del abuso o la pelea, las que serán percibidas como desleales por parte del abusador,
3) no pagan la fianza para sacarlos de la cárcel lo más pronto posible, y
4) no se disculpan personalmente por la situación como si fuera culpa de la víctima.

El Síndrome de Estocolmo genera un vínculo no saludable con el controlador o el abusador. Es la razón pro la cuál muchas víctimas continúan soportando y apoyando a un abusador, incluso después que la relación ha terminado. También es la razón por la cuál continúan viendo el lado bueno de un abusador y se muestran compasivos con alguien que alguna vez ha abusado mental físicamente de ellas.

¿Hay Algo Más en Juego?

Para dar una respuesta breve, diría que ¡Sí! A lo largo de toda la historia, las personas se han encontrado a sí mismas apoyando y participando en situaciones de vida que oscilan entre abusivas y bizarras. En conversaciones con estos participantes voluntarios y activos de situaciones no saludables y bizarras, queda claro que han desarrollado sentimientos y actitudes que respaldan su participación. Un modo en que estos sentimientos e ideas se desarrollan se conoce como disonancia cognitiva. Como podrán observar, los psicólogos tenemos palabras y frases complejas para definir casi todo.

La Disonancia Cognitiva explica cómo y por qué las personas cambian sus ideas y opiniones propias para apoyar situaciones que no son saludables, positivas o normales. En teoría, las personas buscan limitar la información o las opiniones que le hacen sentirse incómodas. Cuando tenemos dos tipos de cogniciones (conocimientos, opiniones, sentimientos, puntos de vista de otras personas, etc.) que son opuestos, la situación se vuelve emocionalmente incómoda. Aunque se encuentren en una situación tonta o difícil son pocas las personas que aceptan admitir ese hecho.

En cambio, intentarán disminuir la disonancia el hecho de que sus cogniciones o información no coinciden, acuerdan o tienen sentido cuando les combina. La Disonancia Cognitiva se puede disminuir adquiriendo nuevos conocimientos, nuevas cogniciones o información incorporando nuevas ideas o sentimientos. Algunos ejemplos son los siguientes:

Los fumadores adictos saben que fumar causa cáncer de pulmón y representa múltiples riesgos para su salud. Para continuar fumando, el fumador cambia sus cogniciones (sus ideas o sentimientos) por otros como:

1) Estoy fumando menos que hace diez años atrás,
2) Estoy fumando cigarrillos bajos en alquitrán,
3) Esas estadísticas las inventan los conspiradores de la industria del cáncer, o
4) ¡De algo hay que morirse, de todos modos! Estas nuevas cogniciones o actitudes les permiten seguir fumando y, entonces, comienzan a culpar a los restaurantes por ser injustos.

Si usted compra un vehículo deportivo de $40.000.- con una autonomía de 8 millas por galón. Usted justificará el gasto y las cuestiones relacionadas, diciendo: 1) Es un vehículo excelente para viajar (cuando usted sólo viaja una vez por año), 2) Puedo usarlo para transportar cosas (una mesa pequeña una vez cada 12 meses), y 3) Puedes llevar a mucha gente en él (el 95% de las veces que lo utiliza, sólo viaja usted).

Su esposo o novio se torna abusivo y agresivo. Usted no puede dejarlo por problemas económicos, por los niños u otros factores. Debido a la disonancia cognitiva, comienza a decirse a sí misma: Él sólo me golpea con la mano abierta y Él sufrió mucho estrés o tensión en el trabajo.


León Festinger fue el primero en acuñar el término Disonancia Cognitiva.

Él observó un culto (en 1956) en el cuál los miembros voluntariamente dejaron sus propiedades, ingresos y trabajos para trabajar para ese culto. Este culto creía en mensajes del espacio exterior que predicaban el día en que el mundo se acabaría por una inundación. Como miembros del culto y firmes creyentes, los fieles creían que podían ser salvados por platillos voladores en el momento indicado.

Conforme se reunieron y esperaron ser trasladados por los platillos voladores a la hora especificada, llegó y pasó el momento en que el mundo se acabaría. No ocurrió ninguna inundación ni apareció ningún platillo volador. En lugar de creer que fueron tontos, después de toda esa inversión emocional y personal, decidieron que sus creencias, realmente habían salvado al mundo de la inundación y se volvieron creyentes más fervientes después que la profecía fracasó. La moraleja es: cuanto uno más invierte (ingresos, empleo, propiedades, tiempo, esfuerzos, etc.) más fuerte es la necesidad de justificar nuestra posición. Si invirtiéramos $5.00 en un boleto de una rifa, justificaríamos la pérdida diciendo: Ganaré la próxima vez.

Si invertimos todo lo que tenemos, necesitaremos una creencia casi irrazonable y una actitud inusual para respaldar y justificar dicha inversión.

Los estudios nos dicen que somos más leales y nos comprometemos más con algo que es difícil, incómodo y hasta humillante. Los rituales de iniciación de las fraternidades universitarias, los campamentos de entrenamiento de la Marina y la escuela de graduados, todos producen individuos leales y comprometidos con la causa. Casi todas las pruebas duras crean una experiencia vinculante.

Cada pareja, sin importar cuán diferentes sean sus integrantes, se enamoran en las películas después de pasar por un ataque terrorista, ser perseguidos por un asesino, quedar varados en una isla o haber sido secuestrados por extraterrestres. Las inversiones y los calvarios o duras pruebas constituyen los ingredientes de un vínculo sólido aun cuando ese vínculo no sea saludable. Nadie establece este tipo de vínculo o se enamora perdidamente por ser miembro del Automóvil Club o club de música de discos compactos. Pero si tratamos de sobrevivir en una isla desierta ¡pueden apostar que sucederá!

Las relaciones abusivas producen una importante dosis de inversión no saludable de ambas partes. En muchos casos, tendemos a permanecer y apoyar la relación abusiva, debido a lo que hemos invertido en esa relación. Intenten decirle a un nuevo miembro de la Marina que como ha sobrevivido al campamento de entrenamiento, ahora debería enrolarse en la ¡Guardia Costera! Hay diferentes tipos de inversión que nos mantienen atados a una mala relación:

Inversión Emocional Hemos invertido tantas emociones, llorado tanto y preocupado tanto, que pensamos que debemos permanecer en la relación hasta el final.

Inversión Social ¡Todos tenemos nuestro orgullo! Para evitar la vergüenza social y situaciones sociales incómodas, continuamos con la relación.

Inversiones Familiares Si hay niños presentes en la relación, las decisiones respecto de la relación quedan tapadas por las necesidades de los niños.

Inversión Financiera En muchos casos, la pareja controladora y abusiva ha creado una compleja situación financiera. Muchas víctimas permanecen en una mala relación, esperando que se presente una situación mejor que les permita dejar la relación y desvincularse de su pareja más fácilmente.

Inversión del Estilo de Vida Muchas parejas controladoras o abusivas utilizan el dinero o un estilo de vida como inversión. Las víctimas que se encuentran en esta situación quizás no quieran perder su estilo de vida actual.

Inversión de Intimidad Con frecuencia invertimos intimidad emocional y sexual. Algunas víctimas han experimentado una destrucción de su autoestima emocional y/o sexual en relaciones no saludables. La pareja abusiva puede amenazar con difundir rumores o contar detalles íntimos o secretos. A menudo encontramos este tipo de chantaje que utiliza la intimidad en este tipo de situaciones.


En muchos casos, no se trata simplemente de nuestros sentimientos hacia un individuo que nos mantiene atrapados en una relación no saludable frecuentemente, se trata de todo lo que hemos invertido. Las relaciones son complejas y, por lo general, en público, solemos ver sólo la punta del iceberg. Por esta razón, una de las frases más comunes que oímos decir a las víctimas en defensa de su relación no saludable es: ¡Usted no comprende!


¿Qué Pasa Cuando se Combinan Dos Condiciones No Saludables?

La combinación del Síndrome de Estocolmo y la Disonancia Cognitiva produces una víctima que cree firmemente que la relación no sólo es aceptable, sino también desesperadamente necesaria para su supervivencia. La víctima siente que sufrirá un colapso mental si la relación termina.

En las relaciones largas, las víctimas habrán invertido todo y colocado todos sus huevos en la misma canasta. La relación decide ahora su nivel de autoestima, valor personal y salud emocional.


Por las razones descritas anteriormente, la víctima siente que sus familiares y amigos son una amenaza para la relación y, eventualmente, para su salud personal y existencia. Cuanto más protesten los familiares y amigos acerca de la naturaleza abusiva y controladora de la relación, más Disonancia Cognitiva desarrollará la víctima y se pondrá más a la defensiva. En esta instancia, los familiares y los amigos se vuelven víctimas de la persona abusiva y controladora.

Un factor importante a tener en cuenta es que tanto el Síndrome de Estocolmo como la Disonancia Cognitiva se desarrollan sobre una base involuntaria. La víctima no inventa esta actitud a propósito. Ambas condiciones se desarrollan como una estrategia para existir y sobrevivir a una relación y un ambiente amenazante y controlador. A pesar de lo que podamos pensar, nuestros seres queridos no están involucrados en una relación no saludable para irritarnos, avergonzarnos o llevarnos al alcoholismo. Lo que pudo haber comenzado como una relación normal se volvió una situación abusiva y controladora.

La víctima está tratando de sobrevivir. Su personalidad ha desarrollado los sentimientos y pensamientos necesarios para sobrevivir a esa situación y reducir sus riesgos físicos y emocionales. Todos nosotros desarrollamos actitudes y sentimientos que nos ayudan a aceptar y sobrevivir a distintas situaciones. Desarrollamos estas actitudes y sentimientos en nuestro trabajo, nuestra comunidad y en otros aspectos de nuestras vidas. Como hemos visto a lo largo de la historia, cuanto más disfuncional es una situación, más disfuncional es nuestra adaptación y las ideas que desarrollamos para sobrevivir.

La víctima está compenetrada en un intento por sobrevivir y hacer que la relación funcione. Una vez que deciden que la relación no funciona y que no la pueden reparar, necesitan apoyo mientras esperamos pacientemente su decisión de volver a un estilo de vida positivo y saludable.


Los Familiares y los Amigos de la Víctima

Cuando una familia enfrenta una situación en que uno de sus seres queridos está involucrado con un Perdedor o Fracasado o con una persona controladora o abusiva, la situación se torna emocional y socialmente dolorosa y difícil para la familia. Aunque cada situación es diferente, algunas de las pautas generales a tener en cuenta son las siguientes:

- Es posible que a su ser querido, la víctima del Perdedor o Abusador, le hayan pedido que elija entre la relación o la familia. Esta elección se hace más difícil por la presencia del control y la intimidación, presentes con frecuencia en las relaciones abusivas o controladoras. Sabiendo que la elección de la familia traerá como resultado severas consecuencias personales y sociales, la familia siempre ocupará un segundo lugar. Tenga en cuenta que la víctima sabe, en el fondo de su corazón, que sus familiares siempre le amarán y aceptarán su retorno independientemente de lo que suceda.

- Recuerde que cuánto más presione a la víctima de un Perdedor o Abusador, más probará su punto. A su ser querido le están diciendo que la familia está tratando de arruinar su maravillosa relación. La presión bajo la forma de contactos, comentarios y comunicación será usada como evidencia contra usted. Una invitación a una reunión de Tupperware será confrontada con un ¡Ya lo ves! ¡Quieren estar a solas contigo para poder hablarte mal de mí!

El incremento de sus contactos se verá como un factor que agrega presión a la relación no como una señal de que la familia se preocupa por la víctima, de corazón.

- Sus contactos con su ser querido, sin importar cuán rutinarios y afectuosos sean, pueden ser confrontados con ira y resentimiento. Esto se debe a que cada contacto puede desencadenar un ataque de ira del Perdedor o Abusador, quién atacará a la víctima verbal o emocionalmente. Imagine recibir un sermón de cuatro horas cada vez que llama la tía Gladys. En poco tiempo, la víctima se fastidiará cada vez que la tía llame, porque sabrá lo que cada contacto ocasiona en su hogar.
Cuánto más tiempo hable la tía Gladys por teléfono ¡más largo será el sermón que reciba la víctima! Así, cuando la tía Gladys llama, la víctima querrá terminar la comunicación lo antes posible.

- Una canción de los años 80, decía: Resiste ligeramente, y quizás sea la clave para una buena estrategia familiar y social. Resistir excesivamente produce más presión. Cuando la víctima está fuera del hogar, con frecuencia es mejor establecer contactos predecibles y programados. Llamar todos los miércoles por la noche, simplemente para saber cómo está o para hablar de acontecimientos comunes, es menos amenazador que hacer llamadas al azar durante la semana.
Las llamadas al azar siempre serán vistas como llamadas de control sobre nosotros. Si la llamada es respondida por el contestador automático, deje un mensaje cortés y afectuoso. Y lo más importante, no hable de la relación (¡es posible que el controlador esté escuchando!), a menos que la víctima desee hablar sobre el tema.
El objetivo de estas llamadas programadas es el de mantener contacto, recordarle a su ser querido que usted siempre está allí, dispuesto a ayudarle, y para recordarle al controlador que la familia y los seres queridos se mantienen cerca y no han desaparecido.

- Trate de mantener contacto en fechas tradicionales y especiales con su ser querido días de fiesta, ocasiones especiales, etc. Mantenga sus contactos breves y limitados, si hacer comentarios que pudieran ser usados como evidencia. Los contactos que se llevan a cabo durante las fechas tradicionales Navidad, cumpleaños, aniversarios, etc. no son muy amenazantes para el controlador o abusador.

Asimismo, los contactos que brindan información, sin hacer preguntas, tampoco son percibidos como amenazadores. Un ejemplo podría ser una simple tarjeta que diga: Te envío esta pequeña nota para contarte que tu hermano consiguió un empleo nueva esta semana. Es posible que lo veas en cualquier comercial de Wal-Mart uno de estos días. Cariños de papá y mamá. Esta estrategia le permite a la víctima reconocer que la familia aún está allí esperando pacientemente, si necesitara apoyo. También reduce la cantidad de sermones o berrinches del Perdedor, ya que los contactos se producen sobre una base tradicional y esperada. Además, es difícil enfadarse acerca del nuevo empleo que consiguió el hermano sin parecer ridículo. Por otro lado, no invente días de fiesta ni envíe un recordatorio sobre el cumpleaños de Sigmund Freud. Eso es sospechoso incluso en mi familia.

- Recuerde que existen muchos canales de comunicación. Es importante mantener abierto algún canal, si esto fuera posible. Los canales de comunicación pueden incluir: llamadas telefónicas, cartas, tarjetas y mensajes por correo electrónico. Las salidas mensuales programadas o ir de compras una vez por mes, también programado, son muy útiles si son posibles. El objetivo es mantener contacto mientras su ser querido está involucrado en una relación controladora o abusiva. Recuerde, la meta es mantener contacto, no así presionar a la víctima.

- No sienta que el comportamiento de la víctima es contra la familia o los amigos. Es posible que sea una forma de supervivencia o una manera de reducir el estrés o la tensión. Las víctimas pueden mostrarse altamente resistentes, enfadadas, e incluso hostiles debido a la complejidad de su relación con el controlador o abusador. También pueden maldecir, amenazar y acusar a sus seres queridos y amigos. Esta defensa hostil actúa, de hecho, como una auto-protección dentro de la relación es un intento por evitar problemas.

- La víctima necesita saber y sentir que nos es rechazada debido a su comportamiento. Tenga en cuenta, que la víctima es dolorosamente consciente de su situación. Sabe que está siendo tratada mal y/o controlada por su pareja. Los frecuentes recordatorios de esto sólo le harán desear a la víctima tener menos contacto. Naturalmente evitamos a aquellas personas que nos recuerdan cosas o situaciones que son emocionalmente dolorosas.

- Las víctimas pueden abrir levemente una puerta y brindar información acaezca de su relación o darnos indicios de que pueden estar pensando en terminar la relación. Cuando la puerta se abra, ¡no se arroje tras ella con todo el cuerpo de salvamento con usted! Escuece y simplemente ofrezca apoyo diciendo: Sabes que tu familia te apoya en cualquier decisión que necesites tomar y en cualquier momento que la tomes.
Es posible que las víctimas estén explorando qué tipo de apoyos están disponibles, pero no estén listas para llamar a las tropas en ese momento. Muchas víctimas tienen un plan de escape que puede tomarle meses o años en llevar a cabo. Quizás estén compilando información en ese momento, pero sin estar listas para terminar la relación enseguida.

- Podemos recibir mensajes de las personas de dos maneras: a través de canales directos o de rumores. A través de canales directos significa hablar cara a cara, diciéndoselo a la persona directamente. Esto ocurre muy pocas veces en una relación con un Perdedor, ya que los controladores y abusadores monitorean y controlan el contacto con los demás. No obstante, la vía de los rumores aún está abierta.

Cuando recurrimos a los rumores, enviamos mensajes a nuestros seres queridos a través de otras personas. Las víctimas de personas controladoras y abusivas, a menudo tienen permiso de mantener una relación con algunas pocas personas, quizás con un hermano o con el mejor amigo. Podemos enviarle mensajes a nuestros seres queridos a través de la persona de contacto, un mensaje que exprese nuestra comprensión y apoyo. No debemos utilizar esta vía para enviar insultos (¡Bill es tan tonto!) o para descalificar a la víctima (¡Si no termina esa relación acabará perdiendo leal razón!) debemos enviar mensaje de amor y apoyo.

Debemos enviar mensajes como: Espero que él o ella (la víctima) sepa que su familia está preocupada y que le amamos y le apoyamos. Los comentarios que se envían a través de rumores deberán estar fraseados con el entendimiento de que nuestros seres queridos los oirán e interpretarán de esa manera.

No use una persona de contacto para expresar su ira y amenazar con contratar a un matón para que le dé una golpiza al abusador, y luego tratar de enviar un mensaje de amor y apoyo. Sea cuidadoso con el tipo de mensaje y el modo en que lo transmite. El contacto del rumor suele tener acceso a la víctima, para transmitirle mensajes que nosotros no podemos. Es otra manera de hacerles saber que los estamos apoyando, y esperamos para ayudarles si lo necesitan.

- Cada situación es diferente. La familia puede necesitar apoyo y asesoramiento comunitario. Una consulta familiar con un profesional de salud mental o con un abogado puede ser útil si la situación se vuelve legalmente compleja o si existe un peligro de daño significativo.

- Como familiares o amigos de una víctima involucrada con un controlador o abusador, nuestra reacción normal es la de considerar la posibilidad de actuar dramáticamente. Algunas veces, nos enfadamos, nos resentimos y nos volvemos agresivos. Nuestras mentes se llenan con una diversidad de planes que, con frecuencia, oscilan desde rescatar o secuestrar a la víctima hasta emboscar al controlador o al abusador y golpearlo con un bate de béisbol.

Una de las reglas de oro es que cualquier agresión hacia el controlador o abusador le ocasionará dificultades adicionales a su ser querido. Trate de mantener la calma y esperar la oportunidad de mostrarle a la víctima su amor y su apoyo cuando ésta lo necesite.

- En algunos casos, como en el caso de los adolescentes y adultos jóvenes, es posible que la familia aún le brinde algún tipo de apoyo económico, de seguro u otros.
Cuando recibimos una respuesta de enfado a nuestras llamadas, nuestra ira y nuestro resentimiento nos dicen que debemos cortarle nuestro apoyo.

He oído decir: Si ella piensa seguir saliendo con ese tonto, no lo hará en el automóvil que yo estoy pagando y Si él elige a esa mujer antes que a su familia, puede dejar de estudiar en la universidad y salir a vender hamburguesas. Retirar la ayuda económica sólo causa que su ser amado se vuelva más dependiente del controlador o abusador.

Recuerde, si nos volvemos agresivos amenazando, quitando nuestro apoyo o presionando a la víctima somos nosotros quienes nos convertimos en el factor amenazante, no el controlador o abusador. De hecho, esto lleva a la víctima a buscar apoyo en el controlador. Tristemente, cuanto más calvario experimente la víctima, mayor será el vínculo que desarrolle con el abusador como se explicó en el Síndrome de Estocolmo y la Disonancia Cognitiva.

- Como podrán imaginar, la combinación del Síndrome de Estocolmo y la Disonancia Cognitiva también puede estar activa cuando nuestro ser querido participa en un culto, religiones inusuales y otros grupos extraños. En algunas situaciones, el abusador o el controlador pueden ser un grupo o una organización. Las víctimas que se perciben como desleales al grupo son castigadas. Aunque este artículo trata acerca de las relaciones de las personas individuales, estas pautas familiares pueden ser útiles en situaciones de control de grupos.


Ideas Finales

Quizás usted sea víctima de una pareja abusiva y controladora, buscando comprender sus sentimientos y actitudes. Quizás tenga un hijo o una hija, o un amigo que esté involucrado en una relación con una pareja abusiva y controladora, y esté buscando maneras de ayudar y comprender.

Si uno de sus seres querido está involucrado con un Perdedor o Fracasado, es decir, con una pareja abusiva y controladora, el resultado a largo plazo es difícil de determinar debido a los diversos factores involucrados.

Si la relación está en la etapa inicial de las citas, es posible que terminen la relación por su cuenta. Si la relación ha continuado por más de un año, es posible que la víctima necesite apoyo y un plan de escape antes de poder terminar la relación. El matrimonio y los hijos complican aún más la capacidad de salir de esa situación. Cuando la víctima decide finalizar una relación que no es feliz, es importante que vean a sus seres queridos como una fuente apoyo, afecto y comprensión no como una fuente de presión, culpa o agresión.


Este artículo intenta comprender la complejidad de los sentimientos y las actitudes que confunden tanto a la víctima como a la familia y a los amigos. He destacado las recomendaciones para desvincularse de un Perdedor o una persona controladora o abusiva, pero, claramente, hay muchas más víctimas en esta situación.

Espero que este artículo sea de utilidad para las familias y los amigos que se preocupan, lloran y tienen dificultades para comprender la situación que atraviesan sus seres queridos. Se dice que el conocimiento es poder. Espero que estos conocimientos resulten útiles y poderosos para las víctimas y sus seres queridos.

Por favor, tenga en cuenta este artículo como una guía general. Algunas recomendaciones pueden ser adecuadas y útiles, mientras que otras pueden no aplicarse a una situación específica. En muchos casos, es posible que se requiera ayuda profesional de naturaleza psicológica o legal.

Dr. Joseph M. Carver, Ph.D.
Psicólogo Clínico

http://www.abusoemocional.com/articulos/articulos2/amar-a-un-abusador/


Vídeo: "10.000 Km": la visión del amor en la época digital

  • "10.000 Km": la visión del amor en la época digital
  • "Alabama Monroe": ¿podrá el amor con todo?
  • "Cuento de invierno", una historia de amor verdadero
 

La informacion es la salida

lean esto por favor.............


« 
Arriba de la página

Lista de las 10 charlas precedentes

Número de respuestas Ultimo mensaje
  Mi historia..
por: yeyam
3
  Q hacer frente a malos tratos ajenos?
por: rogolu
3
  Necesito que alguien me diga que opina
por: luna11456
11
  Solo quiero verlo escrito (no espero respuesta) solo es un desahogo
por: podriasercualquiera
6
  Ayudaa necesito una opiniooooooon urgente
por: mariamarria
5
  Nose xk le sigo aguantando? se ke es un maltratador
por: aguazul23
8
 
por: loquilla1984
0
  ¿es maltrato psicologico?
por: puni25
2
  Ayuda, es maltrato psicologico?
por: meryladymadrid9
4
  ¿cambian?
por: encantoo44
2
Ver también: Todo - Lo mejor - Nuestra selección