Conexión
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
 en
OK
 
  • Moda 
  • Belleza 
  • Embarazo 
  • Bebés 
  • Cocina 
  • Salud 
  • Pareja 
  • Bienestar 
  • Psicología 
  • Sociedad 
  • Sexualidad 
  • Astrología 
  • Ocio y tiempo libre
 
« 

Etapas de la infidelidad femenina

 

Me ha parecido interesante el artículo. Ahí va:

"Etapa 1
Cuando una mujer está en esta etapa, siente que algo falta en
su vida. Tienen todo lo que siempre quisieron un hogar, una
familia un buen esposo sin embargo sienten que deberían ser
más felices. Al pasar del tiempo la mayoría de estas mujeres
notaron una pérdida de deseo sexual; muchas de ellas dicen
haber perdido el interés en el sexo por completo. Gastan mucha
energía tratando de evitar el contacto físico con sus maridos
por miedo a que eso termine en sexo.
Con frecuencia se quejaban de algún padecimiento físico para
evitar tener sexo con sus maridos. También reportan evitar irse
a la cama a la misma hora que sus esposos. Ven el sexo como un
trabajo, así como lavar trastes o ir al super mercado. Incluso
algunas de las mujeres entrevistadas por Langley dijeron
sentirse violadas cuando las toca su marido; sus cuerpos se
paralizan y sienten presión en el pecho y el estómago
revuelto.
La mayoría de las mujeres en la etapa 1 siente que algo está
mal con ellas mismas, que tienen algún defecto físico.
También sienten miedo de que debido a su desinterés sexual sus maridos
sean infieles o las dejen.
Etapa 2
Las mujeres en esta etapa experimentan un deseo que es
despertado y estimulado por encuentros fuera de su matrimonio.
No importa si la en la nueva relación hubo sexo o es platónica,
estas relaciones son muy significativas para la mujer que se
encuentra en la etapa 2. Muchas de estas mujeres no habían
sentido deseos sexuales durante mucho tiempo. La mayoría siente
una culpa y arrepentimiento tremendos, sin importar si la
relación solo fue emocional. Les da lo que se podría llamar
una crisis de identidad Inluso quienes tratan de dejar esa
experiencia atrás.
Se sienten muy culpables cuando surge el tema de la infidelidad
en los medios de comunicación o con sus amigos y familiares o
bien con sus maridos. Ya no pueden expresar su anterior
desprecio por la infidelidad sin sentirse hipócritas. Sienten
que perdieron una parte de si mismas, lo cual refleja la
creencia social de que las mujeres o son buenas o son malas;
estas mujeres cuestionan su estatus de niñas buenas y
sienten que no merecen a sus maridos. Muchas de ellas tratan de
salir adelante siendo más atentas y cariñosas con sus esposos.
Sin embargo, con el tiempo la reacción que predomina entre las
mujeres de la etapa 2 es que pasan de la apreciación a la
justificación.
Para poder justificar sus deseos por otros hombres, con el
tiempo comienzan a atribuir su continuo deseo por otros hombres
a que sus necesidades no están siendo cubiertas por sus esposos o
a conductas pasadas de ellos. En esta etapa es normal que se
vuelvan negativas y sarcásticas al hablar de su marido y su
matrimonio. En muchos casos todo este proceso es seguido de una
infidelidad.
Etapa 3
Las mujeres en etapa 3 ya están involucradas en una relación
extra marital, terminando una relación extra marital o
contemplando el divorcio. Las mujeres involucradas en una
relación extra marital dicen que sus aventuras no se parecen a
nada de lo que habían experimentado antes. Se sienten
vivas otra vez y creen haber encontrado a su alma gemela.
Estas mujeres están experimentando sentimientos relacionados
con un estado químicamente alterado, o eso a lo que normalmente le
llamamos estar enamorada. Estas mujeres también hablan de sentir un tremendo dolor, el dolor de tener que elegir entre sus maridos y su nuevo amor.Sienten que lo que están haciendo está mal y que es injusto
con sus maridos, pero no pueden terminar con su aventura. Algunas de
ellas lo han intentado varias veces sin poder lograrlo y
prometen que será la última vez que ven a sus amantes y al verlos no
pueden mantenerse en su decisión.
Incapaces de terminar sus relaciones extra maritales, las
mujeres concluyen que sus amantes son sus almas gemelas. Al no
estar conscientes de que son adictas a las sensaciones causadas
por los químicos liberados en sus cuerpos en la etapa inicial
de la relación, se ven imposibilitadas para escoger. Muchas de
ellas viven el limbo por años: me divorcio o me quedo
casada? es la pregunta que brinca en sus cabezas el día
entero.
Algunas de ellas inician la separación y en la mayoría de
los casos, sus esposos hacen intentos inútiles de hacerlas
felices, siendo más atentos, pasando más tiempo en casa con
ellas y ayudando en las labores domésticas. Sin importar
cuáles hayan sido las quejas pasadas y cuáles sean las quejas
presentes de estas mujeres, lo último que ellas quieren es
pasar más tiempo con sus esposos. Algunas terminan por lograr la
separación.


El denominador común en las razones que estas mujeres dan para
pedir la separación es encontrarse a si mismas. Convencen
a sus esposos de que puede haber manera de salvar el matrimonio
si tan solo tienen un tiempo para si mismas. Una vez separadas
le siguen diciendo a su marido que la separación es temporal y
que es la única esperanza para mejorar la situación actual.
Muchas de ellas dicen quererse liberar de las restricciones del
matrimonio y pasar más tiempo con sus amantes. La mayoría de
las mujeres que están en esta etapa piensan que la confusión
eventualmente desaparecerá, y sabrán con certeza si lo que
quieren es seguir casadas o bien divorciarse para poder estar
abiertamente con sus amantes.
Estas mujeres al separarse pueden disfrutar de la emoción de
estar con un nuevo compañero, sin soltar la seguridad que les
brinda su matrimonio. Sus maridos (evidentemente) siguen sin
saber que ellas están teniendo una aventura. Su falta de
sospecha por lo general se debe a la falta de interés de sus
esposas en el sexo, y a su creencia de que se casaron con una
niña bien.
Finalmente la mayoría de la mujeres en esta etapa terminan su
relación extra marital. Por lo general, esto no es decisión de
ellas; sucede que su mayoría están involucradas con hombres
solteros que terminan perdiendo el interés en ellas porque la
relación no puede progresar, o bien les atraen otras mujeres
que son solteras.
Esas mujeres, cuyas aventuras se terminan, pasan por una fase de
inmenso dolor, se deprimen profundamente y expresan un gran
enojo hacia sus maridos. Al no saber que están experimentando una
falta de los químicos que liberaba su cerebro al estar con sus
amantes (parecido a lo que se experimenta cuando un adicto se
desintoxica), sienten que perdieron su oportunidad de ser
verdaderamente felices, debido a su propia indecisión.
Las mujeres experimentan lo descrito en los párrafos que
anteceden, nunca regresan a sus esposos, por lo menos no
emocionalmente. Convencidas de que esta experiencia les ha
dejado mucho más claro lo que quieren y necesitan de su pareja o
compañero, muchas de ellas le dan prioridad a buscar una
relación que les de la misma sensación que les dio el tener la
aventura. Para ellas una nueva relación, con un nuevo
compañero representa el borrón y cuenta nueva. La oportunidad para
volver a ser niñas buenas.
Algunas buscan nuevos compañeros durante la separación, otras
regresan a su matrimonio, y aún así siguen buscando. Hay
quienes tienen relaciones sexuales esporádicas con sus esposos,
en un esfuerzo por salvaguardar el matrimonio en lo que toman
una decisión. Aun cuando la mayoría ya no se siente atraída
sexualmente hacia su esposo, el deseo por ellos vuelve
temporalmente cuando sospechan que ellos les son infieles o lo
están considerando. También cuando daban señales de querer
seguir adelante sin ellas.
Etapa 4
Las mujeres en esta etapa incluyen tanto a mujeres que
decidieron seguir casadas y continuar con sus aventuras, como
aquellas que optaron por divorciarse. Algunas de las mujeres que
siguen casadas afirman que el sexo marital mejoró por mantener
su relación extra-marital. Otras piensan que su amante es su
alma gemela, pero por una u otra razón no dejaron a su marido y
no se sienten entre la espada y la pared. Estas últimas se dan
cuenta de que sus sentimientos son intensificados por el hecho
de no compartir la cotidianidad con sus amantes.
La mayoría de las mujeres que está en esta última categoría
tiene su relación extra marital con hombres casados y creen que
su aventura puede continuar indefinidamente, sin afectar la
relación primaria de los involucrados.
Quienes optan por el divorcio y están en las primera etapas de
una nueva relación, dicen sentirse liberadas por haber tomado
una decisión y reportan sentirse normales otra vez. Muchas de
las mujeres que se divorciaron, se volvieron a casar y llevan
varios años en su nuevo matrimonio, se muestra reticentes a
hablar de su experiencia pasada. Sin embargo, si mencionaron
lamentar mucho el haber lastimado a sus hijos y ex maridos y
todo para encontrarse a sí mismas experimentando sentimientos
similares en su nueva relación.

Se sienten muy culpables cuando surge el tema de la infidelidad
en los medios de comunicación o con sus amigos y familiares o
bien con sus maridos. Ya no pueden expresar su anterior
desprecio por la infidelidad sin sentirse hipócritas. Sienten
que perdieron una parte de si mismas, lo cual refleja la
creencia social de que las mujeres o son buenas o son malas;
estas mujeres cuestionan su estatus de niñas buenas y
sienten que no merecen a sus maridos. Muchas de ellas tratan de
salir adelante siendo más atentas y cariñosas con sus esposos.
Sin embargo, con el tiempo la reacción que predomina entre las
mujeres de la etapa 2 es que pasan de la apreciación a la
justificación.
Para poder justificar sus deseos por otros hombres, con el
tiempo comienzan a atribuir su continuo deseo por otros hombres
a que sus necesidades no están siendo cubiertas por sus esposos o
a conductas pasadas de ellos. En esta etapa es normal que se
vuelvan negativas y sarcásticas al hablar de su marido y su
matrimonio. En muchos casos todo este proceso es seguido de una
infidelidad.
Etapa 3
Las mujeres en etapa 3 ya están involucradas en una relación
extra marital, terminando una relación extra marital o
contemplando el divorcio. Las mujeres involucradas en una
relación extra marital dicen que sus aventuras no se parecen a
nada de lo que habían experimentado antes. Se sienten
vivas otra vez y creen haber encontrado a su alma gemela.
Estas mujeres están experimentando sentimientos relacionados
con un estado químicamente alterado, o eso a lo que normalmente le
llamamos estar enamorada. Estas mujeres también hablan de sentir un tremendo dolor, el dolor de tener que elegir entre sus maridos y su nuevo amor.Sienten que lo que están haciendo está mal y que es injusto
con sus maridos, pero no pueden terminar con su aventura. Algunas de
ellas lo han intentado varias veces sin poder lograrlo y
prometen que será la última vez que ven a sus amantes y al verlos no
pueden mantenerse en su decisión.
Incapaces de terminar sus relaciones extra maritales, las
mujeres concluyen que sus amantes son sus almas gemelas. Al no
estar conscientes de que son adictas a las sensaciones causadas
por los químicos liberados en sus cuerpos en la etapa inicial
de la relación, se ven imposibilitadas para escoger. Muchas de
ellas viven el limbo por años: me divorcio o me quedo
casada? es la pregunta que brinca en sus cabezas el día
entero.
Algunas de ellas inician la separación y en la mayoría de
los casos, sus esposos hacen intentos inútiles de hacerlas
felices, siendo más atentos, pasando más tiempo en casa con
ellas y ayudando en las labores domésticas. Sin importar
cuáles hayan sido las quejas pasadas y cuáles sean las quejas
presentes de estas mujeres, lo último que ellas quieren es
pasar más tiempo con sus esposos. Algunas terminan por lograr la
separación.


El denominador común en las razones que estas mujeres dan para
pedir la separación es encontrarse a si mismas. Convencen
a sus esposos de que puede haber manera de salvar el matrimonio
si tan solo tienen un tiempo para si mismas. Una vez separadas
le siguen diciendo a su marido que la separación es temporal y
que es la única esperanza para mejorar la situación actual.
Muchas de ellas dicen quererse liberar de las restricciones del
matrimonio y pasar más tiempo con sus amantes. La mayoría de
las mujeres que están en esta etapa piensan que la confusión
eventualmente desaparecerá, y sabrán con certeza si lo que
quieren es seguir casadas o bien divorciarse para poder estar
abiertamente con sus amantes.
Estas mujeres al separarse pueden disfrutar de la emoción de
estar con un nuevo compañero, sin soltar la seguridad que les
brinda su matrimonio. Sus maridos (evidentemente) siguen sin
saber que ellas están teniendo una aventura. Su falta de
sospecha por lo general se debe a la falta de interés de sus
esposas en el sexo, y a su creencia de que se casaron con una
niña bien.
Finalmente la mayoría de la mujeres en esta etapa terminan su
relación extra marital. Por lo general, esto no es decisión de
ellas; sucede que su mayoría están involucradas con hombres
solteros que terminan perdiendo el interés en ellas porque la
relación no puede progresar, o bien les atraen otras mujeres
que son solteras.
Esas mujeres, cuyas aventuras se terminan, pasan por una fase de
inmenso dolor, se deprimen profundamente y expresan un gran
enojo hacia sus maridos. Al no saber que están experimentando una
falta de los químicos que liberaba su cerebro al estar con sus
amantes (parecido a lo que se experimenta cuando un adicto se
desintoxica), sienten que perdieron su oportunidad de ser
verdaderamente felices, debido a su propia indecisión.
Las mujeres experimentan lo descrito en los párrafos que
anteceden, nunca regresan a sus esposos, por lo menos no
emocionalmente. Convencidas de que esta experiencia les ha
dejado mucho más claro lo que quieren y necesitan de su pareja o
compañero, muchas de ellas le dan prioridad a buscar una
relación que les de la misma sensación que les dio el tener la
aventura. Para ellas una nueva relación, con un nuevo
compañero representa el borrón y cuenta nueva. La oportunidad para
volver a ser niñas buenas.
Algunas buscan nuevos compañeros durante la separación, otras
regresan a su matrimonio, y aún así siguen buscando. Hay
quienes tienen relaciones sexuales esporádicas con sus esposos,
en un esfuerzo por salvaguardar el matrimonio en lo que toman
una decisión. Aun cuando la mayoría ya no se siente atraída
sexualmente hacia su esposo, el deseo por ellos vuelve
temporalmente cuando sospechan que ellos les son infieles o lo
están considerando. También cuando daban señales de querer
seguir adelante sin ellas.
Etapa 4
Las mujeres en esta etapa incluyen tanto a mujeres que
decidieron seguir casadas y continuar con sus aventuras, como
aquellas que optaron por divorciarse. Algunas de las mujeres que
siguen casadas afirman que el sexo marital mejoró por mantener
su relación extra-marital. Otras piensan que su amante es su
alma gemela, pero por una u otra razón no dejaron a su marido y
no se sienten entre la espada y la pared. Estas últimas se dan
cuenta de que sus sentimientos son intensificados por el hecho
de no compartir la cotidianidad con sus amantes.
La mayoría de las mujeres que está en esta última categoría
tiene su relación extra marital con hombres casados y creen que
su aventura puede continuar indefinidamente, sin afectar la
relación primaria de los involucrados.
Quienes optan por el divorcio y están en las primera etapas de
una nueva relación, dicen sentirse liberadas por haber tomado
una decisión y reportan sentirse normales otra vez. Muchas de
las mujeres que se divorciaron, se volvieron a casar y llevan
varios años en su nuevo matrimonio, se muestra reticentes a
hablar de su experiencia pasada. Sin embargo, si mencionaron
lamentar mucho el haber lastimado a sus hijos y ex maridos y
todo para encontrarse a sí mismas experimentando sentimientos
similares en su nueva relación.

Se sienten muy culpables cuando surge el tema de la infidelidad
en los medios de comunicación o con sus amigos y familiares o
bien con sus maridos. Ya no pueden expresar su anterior
desprecio por la infidelidad sin sentirse hipócritas. Sienten
que perdieron una parte de si mismas, lo cual refleja la
creencia social de que las mujeres o son buenas o son malas;
estas mujeres cuestionan su estatus de niñas buenas y
sienten que no merecen a sus maridos. Muchas de ellas tratan de
salir adelante siendo más atentas y cariñosas con sus esposos.
Sin embargo, con el tiempo la reacción que predomina entre las
mujeres de la etapa 2 es que pasan de la apreciación a la
justificación.
Para poder justificar sus deseos por otros hombres, con el
tiempo comienzan a atribuir su continuo deseo por otros hombres
a que sus necesidades no están siendo cubiertas por sus esposos o
a conductas pasadas de ellos. En esta etapa es normal que se
vuelvan negativas y sarcásticas al hablar de su marido y su
matrimonio. En muchos casos todo este proceso es seguido de una
infidelidad.
Etapa 3
Las mujeres en etapa 3 ya están involucradas en una relación
extra marital, terminando una relación extra marital o
contemplando el divorcio. Las mujeres involucradas en una
relación extra marital dicen que sus aventuras no se parecen a
nada de lo que habían experimentado antes. Se sienten
vivas otra vez y creen haber encontrado a su alma gemela.
Estas mujeres están experimentando sentimientos relacionados
con un estado químicamente alterado, o eso a lo que normalmente le
llamamos estar enamorada. Estas mujeres también hablan de sentir un tremendo dolor, el dolor de tener que elegir entre sus maridos y su nuevo amor.Sienten que lo que están haciendo está mal y que es injusto
con sus maridos, pero no pueden terminar con su aventura. Algunas de
ellas lo han intentado varias veces sin poder lograrlo y
prometen que será la última vez que ven a sus amantes y al verlos no
pueden mantenerse en su decisión.
Incapaces de terminar sus relaciones extra maritales, las
mujeres concluyen que sus amantes son sus almas gemelas. Al no
estar conscientes de que son adictas a las sensaciones causadas
por los químicos liberados en sus cuerpos en la etapa inicial
de la relación, se ven imposibilitadas para escoger. Muchas de
ellas viven el limbo por años: me divorcio o me quedo
casada? es la pregunta que brinca en sus cabezas el día
entero.
Algunas de ellas inician la separación y en la mayoría de
los casos, sus esposos hacen intentos inútiles de hacerlas
felices, siendo más atentos, pasando más tiempo en casa con
ellas y ayudando en las labores domésticas. Sin importar
cuáles hayan sido las quejas pasadas y cuáles sean las quejas
presentes de estas mujeres, lo último que ellas quieren es
pasar más tiempo con sus esposos. Algunas terminan por lograr la
separación.


El denominador común en las razones que estas mujeres dan para
pedir la separación es encontrarse a si mismas. Convencen
a sus esposos de que puede haber manera de salvar el matrimonio
si tan solo tienen un tiempo para si mismas. Una vez separadas
le siguen diciendo a su marido que la separación es temporal y
que es la única esperanza para mejorar la situación actual.
Muchas de ellas dicen quererse liberar de las restricciones del
matrimonio y pasar más tiempo con sus amantes. La mayoría de
las mujeres que están en esta etapa piensan que la confusión
eventualmente desaparecerá, y sabrán con certeza si lo que
quieren es seguir casadas o bien divorciarse para poder estar
abiertamente con sus amantes.
Estas mujeres al separarse pueden disfrutar de la emoción de
estar con un nuevo compañero, sin soltar la seguridad que les
brinda su matrimonio. Sus maridos (evidentemente) siguen sin
saber que ellas están teniendo una aventura. Su falta de
sospecha por lo general se debe a la falta de interés de sus
esposas en el sexo, y a su creencia de que se casaron con una
niña bien.
Finalmente la mayoría de la mujeres en esta etapa terminan su
relación extra marital. Por lo general, esto no es decisión de
ellas; sucede que su mayoría están involucradas con hombres
solteros que terminan perdiendo el interés en ellas porque la
relación no puede progresar, o bien les atraen otras mujeres
que son solteras.
Esas mujeres, cuyas aventuras se terminan, pasan por una fase de
inmenso dolor, se deprimen profundamente y expresan un gran
enojo hacia sus maridos. Al no saber que están experimentando una
falta de los químicos que liberaba su cerebro al estar con sus
amantes (parecido a lo que se experimenta cuando un adicto se
desintoxica), sienten que perdieron su oportunidad de ser
verdaderamente felices, debido a su propia indecisión.
Las mujeres experimentan lo descrito en los párrafos que
anteceden, nunca regresan a sus esposos, por lo menos no
emocionalmente. Convencidas de que esta experiencia les ha
dejado mucho más claro lo que quieren y necesitan de su pareja o
compañero, muchas de ellas le dan prioridad a buscar una
relación que les de la misma sensación que les dio el tener la
aventura. Para ellas una nueva relación, con un nuevo
compañero representa el borrón y cuenta nueva. La oportunidad para
volver a ser niñas buenas.
Algunas buscan nuevos compañeros durante la separación, otras
regresan a su matrimonio, y aún así siguen buscando. Hay
quienes tienen relaciones sexuales esporádicas con sus esposos,
en un esfuerzo por salvaguardar el matrimonio en lo que toman
una decisión. Aun cuando la mayoría ya no se siente atraída
sexualmente hacia su esposo, el deseo por ellos vuelve
temporalmente cuando sospechan que ellos les son infieles o lo
están considerando. También cuando daban señales de querer
seguir adelante sin ellas.
Etapa 4
Las mujeres en esta etapa incluyen tanto a mujeres que
decidieron seguir casadas y continuar con sus aventuras, como
aquellas que optaron por divorciarse. Algunas de las mujeres que
siguen casadas afirman que el sexo marital mejoró por mantener
su relación extra-marital. Otras piensan que su amante es su
alma gemela, pero por una u otra razón no dejaron a su marido y
no se sienten entre la espada y la pared. Estas últimas se dan
cuenta de que sus sentimientos son intensificados por el hecho
de no compartir la cotidianidad con sus amantes.
La mayoría de las mujeres que está en esta última categoría
tiene su relación extra marital con hombres casados y creen que
su aventura puede continuar indefinidamente, sin afectar la
relación primaria de los involucrados.
Quienes optan por el divorcio y están en las primera etapas de
una nueva relación, dicen sentirse liberadas por haber tomado
una decisión y reportan sentirse normales otra vez. Muchas de
las mujeres que se divorciaron, se volvieron a casar y llevan
varios años en su nuevo matrimonio, se muestra reticentes a
hablar de su experiencia pasada. Sin embargo, si mencionaron
lamentar mucho el haber lastimado a sus hijos y ex maridos y
todo para encontrarse a sí mismas experimentando sentimientos
similares en su nueva relación.


Vídeo: Descúbrelo todo sobre la eyaculación femenina

  • Descúbrelo todo sobre la eyaculación femenina
  • ¡Descubre cómo surgió el primer vibrador!
  • ¿Qué son las reuniones de tuppersex?
 

Hola ...

me alegra saludarte. Me ha pasado a dar una vueltecita por aquí, y he visto el artículo. Interesante es, y probablemente muy certero en algunos casos, pero hay algo que me gustaria decir: imagíno que los datos se han obtenido a partir de la estadística con datos de psicólogos, es decir que las personas que han pasado por estas etapas estaban mal y acudieron a terapia. Ergo las personas que sencillamente se dan cuenta ( no sin sufrimiento, eso nunca es facil) de que el amor se terminó y de que se han enamorado de nuevo, y deciden iniciar una nueva vida, o terminar con la anterior sin más, no figuran en el listado.
Por otro lado, no puedo estar de acuerdo en eso de que las que llevan a cabo un nuevo matrimonio terminan por darse cuenta de que al cabo de un cierto tiempo están como antes. Eso sería lo mismo que afirmar que todos, absolutamente todos los casados terminan hartos de la pareja en cuanto han pasado unos pocos años. Yo tengo una amiga que llevaba 20 años de matrimonio. Muchos les consideraban la pareja ideal, pero ella nunca fué feliz. En realidad eran amigos, pero no amantes. Y conoció a una persona, y al enamorarse ( ojo, no se había liado con él) se dió cuenta de que lo que tenía no era lo que quería. Se separó, y mira por donde descubrió que la otra persona también sentía lo mismo que ella. Al cabo de un año se casaron, y sólo unos meses después tuvo un hijo ( algo que nunca consiguió antes), y después otro. Han pasado diez años, y jamás se ha arrepentido de su decisión.
En esto, como en todo, hay tantas historias como personas.
En fin, suerte a todos: Los que están disfrutando de la vida no tienen tiempo para discutir en los foros.
Un beso

 

Para

por: xana003

los hombres infieles no es aplicable este articulo. Esto sirve para la mentalidad femenina, los hombres sois muuuy diferentes en este aspecto.
Nadie esta justificando nada. Solo se trata de comprender , las formas de pensar , sentir y actuar de las mujeres. Todo el mundo sabe, comprende y afirma que cualquier infidelidad es inadmisible. A quien le guste el articulo bien, y a quien no, tambien, ya se que hay hombres que se les ponen los pelos de punta cuando leen algo asi sobre las mujeres.¿Deberian quemarlas todas en la hoguera verdad?¿O eso seria poco? Eso si, en el caso de un hombre hasta es gracioso a veces, y muy masculino, eso si.

 

Me ha parecido interesante tu artículo

Y en efecto algunas afirmaciones describen bien lo que le ha pasado a mi esposa.
Hay algo que me hizo reflexionar, y que temo que esté pasando, esto:
"Aun cuando la mayoría ya no se siente atraída
sexualmente hacia su esposo, el deseo por ellos vuelve
temporalmente cuando sospechan que ellos les son infieles o lo
están considerando. También cuando daban señales de querer
seguir adelante sin ellas."
Sólo el tiempo lo dirá, pero el hecho es que aunque parezca que estamos mejor desconfío mucho...
Por favor podrías citar la fuente? Para leer el artículo entero...
Gracias, un saludo.

 

Lo saque de aqui:

por: xana003


http://infidelidadfemenina.com/blog/pareja,sexualidad,matrimonio,d ivorcio,noviazgo,dating,citas, /principal/

eso viene de un libro, que supongo que sera el que aparece ahi que esta en ingles.

Un saludo.

 

Vaya

por: xana003

gustavo, por tu pregunta no hubiese adivinado que eras tu, pero si hubieses puesto la coletilla de siempre, no me hubiese hecho falta ver tu nombre. Tenias que haber puesto:

¿tu que estas en la fase de poner el cul@?
jajaja
¿tu me has leido alguna vez? Pues lee y t e enteraras.

 

Muy cierto

por: coriin

que lectura tan exacta...es increible lo bien que conocen el tema....lamentablemente me encuentro en la etapa 3...con un hombre casado y que no he sido capaz de terminar....

« 
Arriba de la página

Lista de las 10 charlas precedentes

Número de respuestas Ultimo mensaje
  Que harian?
por: marybta35
1
 
por: lunalunera155
0
 
por: miha65
0
  Infidelidad y no saber q hacer?????
por: valecita39
1
  Consejo por favor voy a enloquecer
por: lizves
3
  Necesito un consejo
por: peter1028
14
  Cosas que contar
por: sira270
6
 
por: kubi211
0
  Qué opinan?
por: ninfa502
1
  Realista, indecisa, busco opinión.
por: dilema15
8
Ver también: Todo - Lo mejor - Nuestra selección




Copyright © 1999-2014 enfemenino.com