•  
  •  
  •  
  •  
  •  
 en
OK
 
  • Moda 
  • Belleza 
  • Embarazo 
  • Bebés 
  • Cocina 
  • Salud 
  • Pareja 
  • Bienestar 
  • Psicología 
  • Sociedad 
  • Sexualidad 
  • Astrología 
  • Ocio y tiempo libre
 
« 

Los casados el mejor bocado.....

 

Los casados el mejor bocado.

¡Hola Gente! Mil disculpas por tenerlos tan abandonados. He estado metida entre un pueblito y otro haciendo trabajitos propios de mi profesión ¡una cosa verraca!!!. Soy Ingeniera Industrial por cierto, creo que nunca les había contado eso. Pero entre mis pasatiempos está la fotografía, que ¡simplemente me encanta! Y por supuesto escribir, escribir relatos eróticos.
También quiero agradecerles por leerme, eso me motiva a seguir escribiendo y también agradezco por sus comentarios, ahí de vez en cuando trato de contestarle a todos, pero se me ha dificultado un poco, mil disculpas gente.

Quiero contarles mi más reciente experiencia, esta es 100% real.

Recientemente cambié de ciudad y me vine a trabajar a un pueblito muy pintoresco. Creo que ya me estoy acostumbrando a eso de cambiar de escenarios, conocer gentes nuevas, me parece que se puede aprender mucho de cada persona y eso es lo que me ha pasado. Que resulta que llegué a mi trabajo y ya tenía varios meses solita, como unos 7 meses sin nada de nada y yo me considero una chica bastante caliente, así que pues la verdad, ni yo me explico ¿Cómo me había aguantado tanto tiempo? Cuando un día que me voy en un vehículo de la empresa a hacer una gira de trabajo, y uno de los choferes con el que llevaba una relación muy cordial más no de amistad, despertó en mí un sentimiento difícil de explicar (supongo que era de las ganas jeje)

Gabriel, es un hombre de ciudad, tiene un carácter noble y amable, es muy servicial, tiene unos ojos preciosos que me derriten, cuando lo miras, es como si dos lunas en miniatura te penetraran. Su personalidad es vivaz, más es un poco tímido, yo supongo que es porque es casado, eso lo hace mantenerse en una posición pasiva. Ya en cierta ocasión me había comentado que tiene buena relación con su esposa, pero en las vacaciones ella suele salir de la ciudad con sus dos hijos pequeños y él suele quedarse en el pueblo, y que a veces se le resultaba aburrido tantos días solo, pues no tiene muchas amistades para invitarlas a salir.

En ese momento, para mí esa conversación me pareció algo muy normal, más no desaproveché la oportunidad de agradecer hacia mis adentros esa importantísima información que más adelante me animaría a proponerle algo a mi chico de ojos de luna.

Ese día no pasó nada en lo absoluto, más llegó el fin de semana y el calor de verano era prácticamente insoportable, son esos días en que andas ropa ligera, y tomas tanta agua que sientes como si hubieras bebido no sé, todo un tanque de abastecimiento, estaba sola en casa, descansando del fin de semana.

Yo no sé, por qué comencé a pensar en Gabriel y cada momento que pasaba me venía la idea de tener algo con él, aunque fuera una vez. Sentía la necesitad de sentir esas manos recorrer cada centímetro de mi cuerpo, esos labios rosando los míos, mi cuello, mi vientre. Y comencé a masturbarme pensando en él. La verdad me estaba volviendo loca, porque Gabriel es un compañero del trabajo, y además de eso para ponerle otro perito, es casado. Traté de borrar esa ... idea de mi mente luego de haber tenido un delicioso orgasmo en su nombre; más cuando fue lunes y llegué a mí oficina, la mente no me había abandonado.

Y me propuse a conseguir su número de móvil, la verdad no fue nada difícil, llamé a la secretaria de la oficina de transportes y le dije que necesitaba su número porque no sabía sí había dejado mis gafas en su vehículo la última vez que fuimos de gira de trabajo, y ella muy amablemente me lo facilitó.

Tenía su número, más me sentía como una adolescente, no sabía sí escribirle un mensaje de texto. Y las dudas comenzaron a rondarme: ¿qué le digo? ¿Y si se molesta por ser tan atrevida? ¿Y sí es de los que no contestan de números no registrados? Anda, Andrea no seas cobarde, ya envíale un mensaje, a ver si te contesta me decía a mí misma. Tanto pensé que al final le envié un simple y seco ¡Hola!... pasó un minuto dos.. Ay Dios no contestará. De pronto suena mi móvil y decía:
_ ¡Hola! ¿Quién eres, no tengo tú numero registrado y me gustaría saber quién eres?
Bueno al menos me contestó, pensé. Le diré que soy yo, que más da es mejor no andarse con rodeos.

_Gabriel, Son Andrea tú compañera de trabajo. Disculpa mi atrevimiento, pero me conseguí tú número para escribirte. Y se lo envié.


Al momento Gabriel contestó:

_no me molesta, y me alegro que lo hicieras, tú solo dime en qué te puedo ayudar y con mucho gusto hago lo que esté a mi alcance.

¡Oh Dios, este mensaje tiene un mensaje oculto! Pensé tengo que salir de dudas.

En seguida le dije:

_ me parece excelente, eres muy amable. Desde hace días ando con la idea de escribirte pero no me animaba. Él me contestó que se alegraba de que me hubiera animado y en seguida me dijo:

_Podemos acordar una cita hoy, esta semana casualmente mi freno de mano (refiriéndose a su esposa) está fuera, así que estoy 100% a tú disposición este fin de semana.

Creo que yo brincaba de la felicidad al escuchar esas palabras. Entonces, nos pusimos de acuerdo para vernos durante la noche.

Quedamos como a las 8:00 p.m. Gabriel pasó a recogerme a mí casa. Cuando me subí a su auto, me sentía como toda una adolescente en su primera cita, el estómago se me hizo un nudo, las piernas me temblaban como papel mojado. Subí y lo saludé con un beso en la mejilla.

Ese día yo llevaba puesta una faltada y una blusa escotada, y sandalias, me vestí sencilla pues la verdad consideré que él por ser casado no se atrevería a visitar algún sitio social, me refiero a un bar, o restaurante. Y efectivamente no me equivoqué, él me dijo:

_ Ahora sí vamos a hablar, cuéntame de dónde te sacas esta idea, ¿cuál es tú plan?

En ese momento me sentí atacada por una lluvia de preguntas, que ni yo misma me había planteado.
Le dije:
_ Bueno, yo solo espero que esto no te moleste. Pero es que siempre me has gustado desde que te conocí, más cuando me di cuenta que estabas casado toda idea desapareció. Y luego vienes tú y me cuentas toda esa historia de tú esposa y sus vacaciones largas y lejanas, y tú solo y aburrido en casa, sin una amistad con quién salir, no sé me animaron a ser la que da el primer paso.
El me miró con esos grandes ojos celestes me sonrío y me dijo:
_ No, no, no me molesta, de hecho ¡me encanta esa idea tuya! Y siempre te he visto muy guapa, pero nunca me animé, porque cómo saber la reacción de una mujer soltera ante un casado que trata de seducirla!

_ eso sonó muy excitante. Le dije y ambos reímos.

Dimos unas cuantas vueltas y al final salimos del pueblo, sobre la carretera y llegamos a un pequeño hotel donde decidimos ir, pues ambos sabíamos a lo que íbamos. Era extraña la sensación, pues pusimos las reglas del juego, y ambos decidimos entrar y jugar.

En mi cabeza pasaban mil cosas era extrañísima la sensación, más ya no podía echarme para atrás era demasiado tarde.

Entramos a la habitación, una habitación preciosa y espaciosa. La cama en el centro de la habitación estaba tendida con sábanas color morado, y a un costado de la pared, al lado izquierdo había un gran espejo. Yo solo podía proyectar la imagen de verme de posición de cuatro patas y Gabriel penetrándome y ambos viendo ese gran espectáculo desde ese gran espejo, era demasiado para mí, mi mente volaba y volaba; pero fue interrumpida por un beso largo y profundo que Gabriel me dio en la boca. Me dijo que se alegraba de que lo hubiera elegido, pues soy una chica linda y tengo buen cuerpo y él desde hace tiempos me miraba de una manera libidinosa, pero por su posición de hombre comprometido, nunca se atrevió a nada conmigo de manera abierta.
Me recostó en el borde de la cama, comenzó a besarme de una manera muy apasionada, su lengua se metía entre mi boca como un molusco, mientras tanto sus manos acariciaba mis tetas y mi trasero. Su pelvis pegada a la mía podía anunciar su erección.
Así estuvimos por un gran rato, luego me dijo que quería ducharse, que lo esperara. Yo me senté en el borde de la cama y prendí la tele, pasé los canales como unas 10 veces sin elegir un canal para mirar, solo tenía unas ganas locas de meterme a la ducha con él. Pero como toda dama esperé pacientemente hasta que él saliera pues aun no tenía tanta confianza como para lanzármele.
Cuando Gabriel salió y traía la toalla puesta en la cintura, se sentó a mi lado y nos besamos por un gran rato, mientras iba desprendiéndome de mi ropa. Era delicioso sentir sus manos heladas a causa de la ducha que se había dado, recorrer mi cintura y mis muslos.

Yo sentada sobre el borde de la cama, desnuda abrí mis piernas invitándolo a que me tomara y me poseyera. Gabriel comenzó a besarme el lóbulo de mi oreja, mi cuello, mis pechos pequeños y mis pezones erectos que apuntaban hacia arriba como dos pirámides de Egipto (así lo dice él) los tomó con sus manos y los masajeó; puso uno en su boca, y comenzó a devorarlo de una forma agresiva pero excitante para mí que hasta me hizo jadear muy rápido y sentirme muy pero muy caliente al punto que sentí un gran orgasmo con solo él hecho de que él me tocara de esa manera.

Comenzó a rosar con sus labios cada centímetro de mi piel, con una manera delicada y a la vez apresurada. Besó mi barbilla, besó mi cuello, su lengua recorrió mi vientre y se cruzó por una de mis piernas. Sobre la tela de mi tanga dibujó la forma de un ocho justo en mi monte de venus. Hizo a un lado la tela de mi tanga y con la punta de su lengua comenzó a lamer cada centímetro de mi conchita.

Luego, yo le quité la toalla que traía puesta, lo tiré sobre la cama me subí sobre su pecho y comencé a lamerle todo el cuerpo, hasta llegar a su pene que estaba durísimo, le besé la punta de su pene y luego comencé a bajar y a subir rozándolo con la punta de la lengua. Tomé una menta en mi boca y luego me metí su miembro a mi boca era delicioso ver su cara de placer cuando hice eso, ese hombre se estremecía y sus gemidos eran tan fuertes que puedo apostar que sí al lado de nuestra habitación había huéspedes, ¡se estaban muriendo de la envidia!!!

Yo para estas alturas no podía más, me sentía a explotar, yo necesitaba sentir el pene de Gabriel dentro de mí, y supongo que Gabriel también necesitaba sentir como su verga se iba abriendo paso dentro de mí concha húmeda y caliente.
Me tomó de los brazos, me levantó del suelo y me puso de cuatro patas sobre la cama ¡Al fin pensé! E inmediatamente voltee a mi lado izquierdo de la pared, dónde estaba aquel espejo grande.
Pude tener una gran panorámica de sus embestidas que iban y venían. El nivel de excitación estaba al máximo, mis piernas y brazos temblaban como gelatina, nuestras respiraciones eran muy agitadas, el sudor que corría por nuestros cuerpos se mezclaron con el olor de nuestros sexos en toda la habitación, el ambiente era pesado y lujurioso. Tuve un orgasmo tan intenso, como nunca en mi vida, e inmediatamente Gabriel se corrió de una manera tan intensa, que pude sentir como su pene palpitaba dentro de mí; mientras que yo movía mis caderas en forma de espiral, para alargar su orgasmo.
Quedamos tendidos en la cama, y no tardamos mucho en volver a la acción.

Esa noche ha quedado en nuestras memorias, y cada vez que podemos nos escapamos al mismo hotel. Disfrutamos mucho de nuestros encuentros, le he contado que escribo relatos eróticos y le ha encantado la idea, que me pidió que escriba un relato especialmente para él.

Mi fantasía es tener un trío de dos mujeres y un hombre, en la de menos Gabriel me ayuda a hacerla realidad.

Pronto les contaré más historias, espero sus comentarios. ¡Besos Húmedos!









Vídeo: El tamaño sí importa: las mujeres los preferimos grandes

  • El tamaño sí importa: las mujeres los preferimos grandes
  • Provoca un mar de sensaciones con los masajes eróticos
  • Mujeres multiorgásmicas: ¿mito o realidad?
 

Me encanto

como me gustaria ser gabriel para disfrutar ese cuerpo hermosa mi vida

 

Excelente

Realmente excelente

 

Me encantó.

También escribo relatos y muchos de ellos son fruto de mi experiencia personal.
Besos

 

Maravilloso relato jadhiya

Muy excitante y sensual. Escribes muy bien, proyectas lo que cuentas como si realmente lo estuvieras viviendo y eso hace que los que lo leemos formemos parte del juego.
Mis felicitaciones por tan excitante relato, estoy esperando por el trío... espero que ya lo hayas conseguido o al menos lo consigas pronto.

 

Hola

hace tiempo que perdí contacto contigo, y al revisar tu perfil, me encontré este delicioso relato, no me sorprende de ti, eres una escritora excelente.
Te mando un beso y seguiré esperando tus historias.

 

Q rikura me gusto muscho.elniodelsucre666@hotmai l.com

oye agregame me gustaria saber mas de tus calientes encuentros con este rrelato me exite cañon

 

escríbeme....

jadhiya@hotmail.com

 

Delicioso

Mil gracias, me fascino tu relato, me excito inmensamente, igualmente quiero decirte que sueño con convertirte en mi putita por un dia y penetrarte por tod lado. mi ms: el.rey1000@hotmail.com

 

Hola linda

como estas? te dejo mi msn para charlar zeva444@hotmail.com
cuidate, besitos

 

Hola corazon

mi msn es pablong15@hotmail.com

 

Hola corazon

hola nena bella sabes soy un hombre casado y me encanto tu relato agregame a tu msn para comversar porfis si

 

No son tus fotos?

Ya me hiciste dudar....

 

no entiendo

por: jadhiya

sí lo son

 

Muy buen relatooo

Una muy buen experienciaa te felicitooo, me encantaria tenerte en una situacion, yo por suerte ya he tenido un trio con dos mujeres, cuando quieras te cuentoo

 

por: jadhiya

jaja tienes razón ....

 

por: renatito3

La 6 y 7 tambien lo demuestran.
Jadhiya estas hecha una mamasita y tienes una mentalidad que a la gente en especial los hombres les encanta.

 

Hola

por: cikizex

Me gusta tu experiencia se v q lo dusfrutas esty saliendo con un,hombre casado y no se si entregarm a el q m aconsejas

« 
Arriba de la página

Lista de las 10 charlas precedentes

Número de respuestas Ultimo mensaje
  Una buena noche en el hospital i parte
por: timido109
2
  Quien quiere tener sexo
por: edyjrkj1
3
 
por: vaino23
0
  Violeta, yo y su ginecologo.. y la enfermera
por: concepto
18
 
por: hectorchunga
0
 
por: fermanso23
0
 
por: oliverstib
0
 
por: cachondomty
0
 
por: drazilg1
0
  Necesito consejo incesto
por: diariointimo
1
Ver también: Todo - Lo mejor - Nuestra selección




Copyright © 1999-2014 enfemenino.com