Conexión
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
 en
OK
 
  • Moda 
  • Belleza 
  • Embarazo 
  • Bebés 
  • Cocina 
  • Salud 
  • Pareja 
  • Bienestar 
  • Psicología 
  • Sociedad 
  • Sexualidad 
  • Astrología 
  • Ocio y tiempo libre
 
« 

Alejandra y su hermana en toluca (mex)

 

Esto es algo que me sucedió hace ya varios años. Al terminar la Universidad me fui a vivir a otra ciudad por un trabajo que conseguí, como apenas era mi primer trabajo formal, no tenia mucho dinero y tuve que empezar a vivir en una unidad de digamos baja clase social. Desde mi primer día ahí, vi una chava que siempre estaba en la calle cuando yo llegaba y siempre se me quedaba viendo. Finalmente la empecé a saludar de lejos y un día ella me fue a ver a mi casa para presentarse, se llamaba Alejandra (ah!..siempre tuve mucha suerte siempre con las Alejandras, he conocido 9 y me he cogido a 7, solo se me han escapado dos).
Estaba super chavita, tenía 16 años, ella me empezo a visitar casi todos los dias después que llegaba yo del trabajo, se ponía super coqueta conmigo y hasta me hacia preguntas de sexo. Después de un par de semanas yo ya sabia que en cuanto viera mi coche iba a ir a tocar en mi puerta, como siempre me ha excitado mucho el exhibicionismo (la verdad tengo buen cuerpo y mas en esa época) lo primero que hice al llegar fue dejar la puerta abierta y desnudarme para hacer como si me estuviera tomando un baño.
Tal como lo pensé, a los 5 minutos ella toco el timbre, yo le grite que entrara (ya solo de pensar en improvisado plan me estaba excitando y ya tenia una erección que no podía ocultar). Le grite que me aguantara un rato, que me estaba dando un regaderazo.. o que podía subir si quería!! Mi plan era simplemente bajar con una toalla, mostrando mi muy obvia erección porque pensé que ella no iba a subir, me lleve una sorpresa cuando la vi ahí parada junto a la puerta y saboreándose mi verga con los ojos.
-Ja, no pensé que subieras le confesé ¿te gusta lo que ves?
-Si
-Desde ayer tengo muchas ganas de estar a solas contigo, ven. le dije mientras la tomaba de la mano.
-No. dijo y me soltó la mano y luego dio un paso hacia atrás
-Mmmhhh?
-Tú me vas a dar show, siéntate y haz lo que yo te diga.
Si yo ya estaba excitado, eso me excito aun mas, por lo visto ella no era ninguna apretada y no se iba a hacer del rogar; es mas, ella quería tomar las riendas del asunto. Me hizo sentarme en un sofá que estaba frente a la cama y ella se quedo de pie junto a la cama, cerca de la puerta.
-Haz como si estuvieras solo me dijo .
-¿Pero que quieres que haga?
-Tócate tu solo
-¿Pero como? la verdad me hacia el tonto para que ella me tocara a mi
-Como mas te guste a ti
-Ven y te enseño como me gusta que me toquen le dije
Se quedo callada un segundo, como dudando, pensé que iba a acceder pero entonces me dijo.
-No, quiero verte tocándote tu solo.
Como dije anteriormente, siempre fui muy exhibicionista y no me desagradaba la idea, sin embargo tenía mas ganas de desnudarla y montarla por atrás que de solo chaquetearme yo solo. Me recline hacia atrás, puse una pierna sobre el brazo del sofá y me empecé a acariciar lentamente. Entre lo caliente que ya estaba solo por la situación y ahora por las caricias que yo mismo me hacia mientras ella observaba me puse mucho mas caliente, deje de tocarme y me puse las dos manos en las ingles, solo exponiendo la verga y los huevos. Estaba tan caliente que mi verga estaba al máximo (no presumo de tenerla muy larga solo 16.5cm- pero si de tenerla muy gruesa o al menos eso me han dicho las chavas unos 4 cm de diámetro. De ahí empezó mi gusto por el exhibicionismo), Lo malo era que si me la cogia, no iba a aguantar mucho, ya estaba demasiado excitado, sin embargo no quería terminar así, solo masturbándome. Entonces agarre valor, me pare y fui directo hacia ella, la sente sobre una paqueña caja de libros que estaba a un lado de la cama y sin decir una palabra le puse la verga en la cara. Ella ni siquiera metió las manos, instantáneamente se la metió en la boca y empezó a chuparla, pude notar que ella ya estaba ansiosa y muy excitada por la forma en que me la chupaba y gemía (aun estando totalmente vestida). Justo cuando sentí que ya estaba a punto de llegar a la gloria, le avise que me iba a venir y le pedí permiso de venirme en su boca; pero en ese momento ella se detuvo y se puso de pie.
-No por favor, no te detengas ahora le dije
-Quiero saber como se siente eso dentro de mi me dijo , se ve grande y quiero sentirla, ¿puedo? me pregunto
Su respuesta me dejo en claro que no era ninguna primeriza, le gustaba el sexo y tenía interés por conocer aun más. Me sentí un poco avergonzado, yo estaba a punto de venirme y no iba a aguantar mucho, pensé en hacerle sexo oral hasta hacerla venirse primero, eso me iba a dar el tiempo de relajarme un poco, así que le dije (y aquí es donde se puso bueno):
-Claro! supongo que vamos a usar condón, ¿no?.
-Si, ¿tienes?
-Si, están abajo, voy por ellos.
-¡Oye! me grito cuando estaba saliendo- ponte una toalla o algo, mi hermana esta abajo.
-¿Qué?! ¿en serio!?
-Si, mis papas no me dejan ausentarme por mucho tiempo a menos que ella este conmigo.
-¡Pero aquí todo se oye, ella nos ha estado oyendo todo el tiempo!! - yo murmuraba un poco asombrado
-Si me contesto ella por eso no le gusta salir conmigo, porque ya sabe a lo que voy. No te estreses, ya esta grandecita y además esta viendo tele.
Lo que mas me llamo la atención en ese momento fue la tranquilidad con la que ella decía las cosas. Su hermana menor, de solo 15 años, estaba justo debajo de nosotros y era muy obvio que era capaz de escuchar gran parte de lo que estaba sucediendo. De todas formas como yo tenia una erección del demonio, le dije:
-¿Y de que me va a ayudar una toalla para esconder esto?, mira como estoy.
-Ya te dije que no te preocupes oyes, ¿puedo usar tu baño?
Empecé a bajar las escaleras, con la cabeza a mil por hora pensando en que decirle a la hermana o que cara ponerle. Mi unidad era una casa de dos pisos muy pequeña y la sala (donde estaba la tele) estaba justo de un lado de las escaleras. Estoy hablando de distancias no mayores a 4 o 5 metros. Apenas alcance a ver que ella estaba toda tirada en el sillón frente a la tele, con la cabeza sobre un brazo del sillón, una pierna sobre el respaldo y la otra en el piso; en cuanto me oyó bajar se incorporo de un brinco y se puso un cojín sobre las piernas; yo no entendí lo que pasaba, así que seguí bajando, todo rojo de pena y calentura le dije hola y empecé a buscar el backpack donde estaban los condones, inmediatamente note que estaba justo a la derecha de sillón (donde ella tenia la cabeza apoyada anteriormente) y me puse aun mas nervioso, tenia que acercarme a solo centímetros de ella por el backpack y yo seguía con una erección que no podía esconder ni de broma. Me acerque a ella, le avise (como si necesitara su permiso) que solo iba a agarrar la mochila, cuando note que ella miraba sin ninguna vergüenza mi MUY OBVIA erección bajo la toalla sentí el deseo de arrancarme la toalla y dejarla ver todo. Le pregunte si estaba bien y si quería un vaso de agua, a lo que ella respondió si, por favor, en ese momento todo empezó a caerme en la cabeza: primero la posición que tenia cuando empecé a bajar las escaleras, después el cojín tapándose las piernas; luego la cara tan roja, como acalorada; el bajo volumen de televisión, la blusa desfajada, las miradas indiscretas a mi erección.. La niña se había estado masturbando!!!!
Mientras daba unos pasos a la cocina (que estaba detrás de ella) por su vaso de agua, empecé a pensar la situación y puse toda mi vergüenza de lado. Si las dos niñas eran tan calientes y no les importaba que la una supiera lo que hacia la otra y la otra se masturbaba oyendo a la primera, pues entonces a mi tampoco me iba a importar. Le pregunte desde la cocina:
-¿Te molesta si te pregunto algo?
-No
-¿Te estabas masturbando, verdad?
Ella se quedo callada, parecía molesta, por un momento pensé que iba a salir corriendo y que Alejandra también iba a tener que irse. La había cagado!!
-Ustedes estaban cogiendo, ¿no? Me lo dijo en un tono un poco agresivo.
-No - le conteste , tu hermana me tiene arriba solo haciéndome chaquetas, ella ni siquiera se ha quitado la ropa.
-¿Y que no van a coger?
-No se - conteste muy irónicamente -, tal vez, ¿Por qué?... ¿Quieres mirar o que?
-¡No, claro que no! Solo preguntaba.
-Pues no si ni siquiera si vayamos a coger o no, tu hermana me la esta haciendo muy difícil Aquí esta tu agua.
Para cuando le dije eso, ya estaba yo de regreso con su vaso de agua, me pare junto de ella esperando que volteara. En la cocina me había acomodado la toalla con la abertura hacia el frente, de manera que mi verga quedara totalmente expuesta. Cuando volteo grito un ay en voz baja y giro rápidamente la cabeza para el otro lado.
-Voltea le dije
-¿Qué haces?
-Voltea insistí Puse el vaso de agua en la mesa frente a la tele y ella volteo hacia mí, se quedo mirándome la verga, como si tuviera curiosidad de agarrarla. Que fácil se estaba dando todo, no lo podía creer. Creo que soy un tipo bien parecido, desde muy joven he hecho mucho ejercicio y tengo buen cuerpo. Así que pensé que mi físico era lo que me estaba facilitando tanto las cosas, aunque esto no pasaba tan fácilmente en la Ciudad de México donde crecí.
-Agarrala - le dije
Ella la agarro con su mano derecha y sin que yo le dijera nada, empezó a sacudirla de afuera hacia adentro con movimientos un poco torpes. Después de un par de minutos disfrutando sus torpes masajes agarre su mano derecha con mi mano izquierda y empecé a mostrarle como hacerlo correctamente, seguimos así durante un par de minutos, empecé a pensar que pasaría si su hermana bajara y nos viera, pero decidí seguir disfrutando el momento. Yo tenía tanta excitación después de haberme masturbado frente a su hermana y después de las mamadas que me dio que ya quería venirme de nuevo (además no habían pasado ni siquiera 5 minutos desde que yo había bajado), entonces decidí retarla un poco mas:
-¿Es lo único que saber hacer? pregunte
Ella me vio, me sonrió, se acomodo más a la orilla del sillón y se metió mi verga en su boca. Para ser una niña sin mucha experiencia, daba unas chupadas deliciosas, ponía la lengua justo por debajo del glande y chupaba de adentro hacia afuera, pero hacia mas presión con la lengua que con los labios, lo que se sentía delicioso. Empecé a sentir que me venia, pero esta vez ni pensé en avisar (no quería que me hiciera lo mismo que la hermana minutos antes), así que coloque mis manos en su cabeza y deje salir todo mi semen en su boca. Fue tan delicioso que quise gritar de placer pero me dio miedo que Alejandra oyera lo que pasaba. Ella tocio un par de veces, como si se estuviera ahogando, sin embargo no paro en ningún momento, días después le agradecí el detalle. Saque la verga de su cara y fui a la cocina limpiarme con servilletas.
¿Te gusto? le pregunte y ella no dijo nada, solo asintió con la cabeza y me dio una sonrisa.
Me gustaría hacerlo de nuevo, ¿y a ti? Recuerda que te tengo que pagar el favor Otra vez no dijo nada, solo asintió con la cabeza y otra sonrisa.
Bueno, tengo que subir a ver a tu hermana, te veo al rato, OK? Le acaricie el rostro y empecé a subir las escaleras. Mi erección ya empezaba a disminuir ligeramente, pero todavía se veía dura y grande, aceleré los pasos y entre a la recamara donde Alejandra ya estaba metida bajo las sabanas de la cama.
-¿Qué haces? ¿Qué no tienes calor? le pregunte de forma un poco burlona. Estábamos a la mitad del verano y el calor era bastante fuerte como para estar bajo las sabanas.
-No
-Quítate las sabanas, no seas sangrona, te quiero ver.
-Te tardaste, ¿Qué? ¿de que platicaban? - me pregunto mientras se quitaba las sabanas de encima y me dejaba ver ese cuerpo que tanto se me antojaba. Era muy morena, ya saben, morena mexicana, con el pelo corto, negro, y unas tetas deliciosas, no muy grandes pero si super paraditas y bien redondeadas. Ella bien podría andar sin sostén y sus tetas se mantenían exactamente en la misma posición Su vagina estaba totalmente cubierta de pelo, parece que todavía no tenía la experiencia para recortar esa selva para facilitar el sexo.
-No, de nada, le conteste sintiéndome todo un mentiroso, pero no me importo le ofrecí un vaso de agua y me pregunto que ¿si estábamos fajando?
-Jajaja, ella soltó una carcajada y me pregunto ¿y que le dijiste?
Me recosté sobre mi costado izquierdo a su lado y con la mano derecha empecé a acariciar su cuerpo, primero puse mi mano entera sobre una de sus tetas, y después con la punta de los dedos empecé a acariciar los pezones que ya estaban bien duritos y parados. Ella estaba recostada sobre su lado derecho viendo hacia mí, pero al empezar las caricias se quedo boca arriba, con los ojos cerrados y disfrutando el ir y venir de mi mano sobre todo su cuerpo.
Yo podría ya haber perdido la erección por completo, pero la situación de saber que una hermana me la mamo y yo me iba a coger a la otra en menos de 10 minutos, hacia que mi verga se mantuviera con una leve erección.
-Le dije que si, pero que el faje es para chavitos y yo quería fornicar. Además, no te vayas a enojar, pero creo que tu hermana se estaba masturbando cuando baje.
-¡Pues claro!, si es re-caliente y de estar oyendo tus gemidos se ha de haber calentado. ¿Pero en serio le dijiste eso?
-Si, ¿porque no? Además, ella no es la única caliente, ¿verdad?
Yo seguía con mi mano acariciando suavemente todo su cuerpo, parecía que en lugar de echarnos una cogida salvaje solo íbamos a hacer el amor suavemente. Yo solo quería retomar el proceso de calentamiento, quería excitarla a ella al máximo para después ponerla en cuatro patas y también quería recuperar mi erección completamente. Subía mi mano hasta acariciarle las tetas, jugaba con sus pezones y luego bajaba lentamente en dirección recta hacia su vagina, cada vez que yo acercaba la mano a su vagina ella se retorcía y gemía, la hacia creer que le iba a acariciar los labios vaginales, pero en lugar de eso desviaba la mano y seguía recorriendo su piel hasta sus piernas y luego de regreso. Durante todo esto la plática seguía:
-¿Tú crees que yo soy muy caliente?
-Pues eso lo vamos a ver ahora, pero espero que si. En realidad yo no esperaba nada, ya me había demostrado que era super caliente, sin embargo no quise decir nada que después saliera contraproducente.
Me monte sobre ella y empecé a lamerle las tetas, mordiendo suavemente sus pezones obscuros, bajé sobre su abdomen sin despegar la lengua, llegué a su ombligo y metí mi lengua unos segundos para después seguir bajando hasta su vagina. Tenía tanto vello púbico que tuve que saltarme esa zona para poder llegar hasta los labios, tuve que usar los dedos para apartar un poco el vello y empecé a besarle los labios. Cuando hago sexo oral me gusta imaginar que estoy besando una boca, uso mis labios para separar los labios vaginales y meto mi lengua lo más que puedo, juego con el clítoris haciendo círculos y cuando siento que ya se van a venir, solo muevo mi lengua sobre el clítoris de arriba a abajo lo más rápido que puedo mientras meto uno o dos dedos en la vagina. Así hice con ella, grito al llegar a su primer orgasmo e incorporo la espalda como queriendo sentarse, entonces agarro mi cabeza con sus manos y trato de apartarme de su vagina.
-Nunca me habían besado la ahí me dijo
Yo ya me había calentado de nuevo y estaba listo para darle una verdadera veguiza.
-Si, me di cuenta le conteste
-¿Si? ¿Cómo sabes?
-Tienes mucho pelito, te lo tienes que cortar. Además eso no fue un beso, fue una mamada. Ven, ahora me toca a mí.
Le indique mientras le extendía la mano. Ella acepto, la lleve hasta el baño, y me pregunto:
-¿Qué me vas a hacer?
No conteste. El baño tenia un espejo bastante grande y el tocador estaba un poco chaparro. La puse de frente al espejo, con sus manos apoyadas sobre el tocador y yo detrás de ella.
-Abre mas las piernas le dije
-¡No me la vayas a meter por atrás!
-Si te la voy a meter por atrás, pero no hoy.
Me coloque el condón, puse mi mano entre sus piernas y acaricié su clítoris para ver si ya se le había bajado la sensibilidad después del primer orgasmo (y para ubicar con exactitud su vagina). Ella gimió y quito mi mano:
-Ya no me pidió
Pero yo ya sabia para donde apuntar, sujete mi verga con la mano y la guié hasta le entrada de su vagina, solo metí la punta y le dije:
-Querías sentirla dentro de ti, ¿no? Aquí esta
Entonces empecé a empujar hacia adentro con suavidad y rapidez. Me excito mucho ver su cara por el espejo: abrió los ojos y la boca con cara de susto y placer, entonces después hizo una mueca como de esfuerzo y se empezó a poner toda roja. Yo empecé a moverme hacia afuera y ella repitió la misma mueca de esfuerzo, reinicie el proceso hacia dentro y hacia afuera de nuevo y hacia adentromuy suavemente. Me excitaba mucho vernos reflejados en el espejo y poder ver las muecas de Alejandra. Ella bajo la cabeza hacia lavamanos:
-Levanta la cabeza, le dije quiero ver tu cara.
Ella me hizo caso, levanto la cabeza y fijo sus ojos en mí también. Su vagina era apretada pero muy húmeda, se sentía delicioso, yo sabia que ella no era virgen pero yo sentía que me estaba cogiendo a una virgen, lo estaba disfrutando enormemente. Empecé a acelerar el paso y a bombear cada vez mas rápido y mas violentamente; como ella estaba recargada sobre el tocador, sus tetas quedaban colgando sobre el lavabo y daban un espectáculo delicioso a través del espejo, note que con cada embestida que le daba, sus tetas se mecían de un lado a otro, entonces empecé a embestirla con mucha mas fuerza solo para disfrutar el movimiento de esas tetas duras y redonditas. Ahora era ella la que gemía en voz alta, era muy obvio que su hermana alcanzaba a oír todo el escándalo de nosotros, eso me empezó a excitar todavía mas, de pronto se me vino a la mente la imagen de su hermana masturbándose en el sillón de abajo, ya estaba mega caliente otra vez. Pase mi brazo izquierdo bajo la axila izquierda de Alejandra y la hice incorporarse un poco mas, con la misma mano comencé a acariciar sus tetas y con la mano derecha empecé a jugar con su clítoris. La nueva posición me obligo a bajar la velocidad y la violencia de mis embestidas, pero quería hacerla gozar al máximo. Use el mismo líquido que ya brotaba de su vagina y que escurría por su pierna derecha para lubricar mis dedos y masajear su clítoris. Después de solo unos segundos ella dio un grito bastante fuerte. Yo pensé: no puede ser, esta ... me va a dejar a punto otra vez, pero preferí confirmar:
-¿Ya te veniste?
-Noooo me contesto con los ojos cerrados y gritando ¡pero ya casi!
En eso se me subió tanto la calentura que decidi apostarlo todo:
-Tu hermana nos esta oyendo
-¡No me importa!... contesto gritando de nuevo.
-¿No?
-¡No!
-Entonces grítale que venga
Me mataba la excitación de pensar en estarme cogiendo a Alejandra mientras su hermana observaba. Como dije antes, siempre he sido exhibicionista y creo que encanta presumir mi verga, sobre todo cuando esta bien parada.
-No.
-¡Háblale! insistí
-No
-¿Cómo se llama? yo sabia bien su nombre, pero quería probar si Alejandra me lo diría.
-Se llama Beatriz. pero no le llames.
Ella estaba disminuyendo el tono de su voz, pensé que la discusión y los nervios habían echo que se le fuera la calentura. Afloje mi brazo izquierdo, dejándola apoyarse de nuevo sobre el lavabo, pero al mismo tiempo acelera mis embestidas y la fuerza de estas. Me dijo el nombre pensé para mi.
Entonces grite:
-¡Beatriz!
Alejandra se volteo hacia mí violentamente y me dijo con un tono bastante molesto:
-¡Que no!, ¡te dije que no le hablaras!.....
-¿Qué? contesto Beatriz desde abajo.
-¡Nada! ¡quédate abajo, no subas!
Pensé ya la había cagado; arriesgue mucho y ahora lo iba a perder todo.
-¿Estas loco? ¿Por qué le hablas? ¡No!
Yo pensé que en ese momento se iba a vestir y se iba a largar, pero no. Se quedo un segundo viéndome, y luego volteo la cabeza para abajo. En ese momento yo pensé: Tengo que hacer algo.
-OK le dije no hay bronca, vamos a seguir.
La tome de la cara y le di un beso con mucha lengua. Jugué con su lengua y cuando sentí que ya todo estaba olvidado, la abrace de frente, levante su pierna derecha con mi mano izquierda y use la mano derecha para apuntar mi verga y penetrarla de frente. Esta vez se la metí de golpe y con rapidez, sin rodeos. Luego puse mis dos manos en cada no de sus muslos, la levante del suelo, apoyándola contra la pared del baño y empecé a verguearla violentamente. La posición es muy cachonda y a muchas chavas les encanta que las carguen y se las cojan contra la pared, sin embargo la posición no es de mis favoritas porque siento que no me puedo concentrar en el orgasmo, Sin embargo seguí haciendo mi tarea durante varios minutos, ella gemía con cada embestida y gemía tan alto que me hubiera gustado tener una grabadora para grabar sus gemidos, parecía película porno. Ya cuando empezaba a aburrirme pensando que ella nunca se iba a venir, ella me pregunto:
-¿Ya te veniste?
-No, porque
-Nada más.
-¿Y tú? pregunte
-Si, ya. Dos veces.
-¿En serio?!, no me di cuenta. Entonces ahora me toca a mí,
Le saque la verga, la baje y la lleve a la cama. Ahí la puse en cuatro patas, como perrita; yo me puse detrás de ella y agarrando mi verga con la mano derecha la guié dentro de su vagina de nuevo. Esta vez entro suave y fácil, como si tuviera jabón, estaba super bien lubricada y yo ya la había ensanchado un poco. Desde el inicio empecé a bombear con violencia, ella tuvo que subir una mano y agarrar la cabecera de la cama para no golpearse la cabeza contra esta, después de un par de minutos ya tenia las dos manos contra la cabecera tratando de amortiguar mis embestidas. Ella ya se había venido, como ella misma había dicho, sin embargo en esta nueva posición ella volvió a gemir como si fuera la primera vez que le metía la verga. Seguimos así hasta que yo sentí que ya me venia, la agarre con las dos manos firmemente de la cadera y empecé a darle con todas mis fuerzas, sin miedo a lastimarla. Cuando llegue al orgasmo ya nada me importo, no me controle como anteriormente con su hermana, grite y deje salir todo lo que tenía.
Al terminar, saque mi verga y fui al baño a quitarme el condón. Ella fue al baño detrás de mí y con papel empezó a secarse todo su líquido que había escurrido entre sus piernas.
-Creo que ensucie tu cama me dijo
-No te preocupes, ¿Cómo estas?
-Bien satisfecha
-¿Te gusto?
-Mucho
-¿Lo quieres repetir?
-Si, pero no hoy, tenemos que irnos a casa ya o mi papa va a salir a buscarnos.
-OK, ¿Cuándo nos volvemos a ver entonces?
-Pues el viernes tengo una fiesta y me gustaría presumirte con mis amigas.
Yo no fui a la fiesta, los fines de semana me regresaba a la ciudad de Mexico a ver a mis amigos. Sin embargo seguí cogiendome a Alejandra (y posteriormente a su hermana) durante todo el año que viví en ese desarrollo.
Las dos (Alejandra y Beatriz) participaron en otra situación muy erótica que les platicare después, por ahora solo publicare este relato.


Vídeo: ¿Has oído hablar de la habitación del sexo?

  • ¿Has oído hablar de la habitación del sexo?
  • ¡Juega con la cosmética erótica!
  • La hermana de Julia Roberts culpa a la actriz en su nota de suicidio
 

Hola

ami tmb me gusto(:
un chingoo no tienes ideaa,
yo me llamo alejandra tmb
besos donde quieras
8.

 

Muy bueno

hace años me paso algo similar con dos hermanas, cuenta mas...saludos

« 
Arriba de la página

Lista de las 10 charlas precedentes

Número de respuestas Ultimo mensaje
 
por: nika8725
0
  Miradas que lo dicen todo
por: elsuspense
1
  ¿una fantasía o realmente sucedió?
por: elsuspense
1
  Recordando el ayer
por: elsuspense
1
  La novia de mi amigo
por: jaime2000
5
  Brenda y mi amiga mary
por: josegz
5
 
por: martabcn7
0
  Mi tecnologo personal
por: arlynsofia
1
  La oveja negra
por: aleydamaria
8
  Cambio fantasias
por: carinoso4
1
Ver también: Todo - Lo mejor - Nuestra selección




Copyright © 1999-2014 enfemenino.com