Conexión
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
 en
OK
 
  • Moda 
  • Belleza 
  • Embarazo 
  • Bebés 
  • Cocina 
  • Salud 
  • Pareja 
  • Bienestar 
  • Psicología 
  • Sociedad 
  • Sexualidad 
  • Astrología 
  • Ocio y tiempo libre
 
« 

Cogida por un taxista(leanlo)

 

Después de una caliete cena de empresa, y después de que mi
amante me dejara caliente, acabo follando con el taxista
que me llevaba de vuelta a casa..

Era viernes por la noche, el jefe de la empresa para la que trabajo se había jubilado delegando su puesto en su sobrino, así que tuve que acudir a una de esas cenas de despedida, que tanto suelen aburrir.
Llevo tiempo liada con un compañero de trabajo, un hombre cansado aburrido del sexo monótono con su mujer, no hay amor entre nosotros, sólo sexo y complicidad. Pensé que sería una buena noche para acabar con mi amante, así que me puse un vestido negro con finas rayas blancas, no era demasiado corto, y todo el vestido era con medianos botones delanteros. Me puse medias transparentes, un tanga negro de encaje y sin sujetador, porque aunque tengo bastante pecho los tengo bien puestos. Me puse un abrigo y esperé a que mi compañero y amante viniese a recogerme para ir al restaurante, que estaba a las afueras de la ciudad. Me quité el abrigo para montar en el coche y me dijo que estaba muy sexy y guapa y yo le respondí que me había vestido así para él. Sonrió y comenzó a besarme el cuello y acariciarme las tetas por encima del vestido. Nos excitamos tanto que a punto estuvimos de subirnos a mi piso a ... pero finalmente fuimos al restaurante. Antes de bajar del coche me pidió que me quitara las medias, que luciera mis piernas al natural, yo sabía que su intención era meterme mano libremente cuando tuviese oportunidad, así que me las quité, me coloqué bien la ropa y entramos. Durante la cena y con disimulo mi amante acariciaba mis pierna, quitó 3 de los botones y yo separé las piernas como pude para que pudiera acariciarme el ... pero aquello era demasiado peligroso. A estas alturas yo ya llevaba un calentón alucinante, y para excitarlo más a él (pensando en el rato que pasaríamos al volver de la cena) me fui al baño y me quité el tanga, me senté de nuevo y con disimulo metí el tanga en el bolsillo de su pantalón. Se le saltaron los ojos al meter la mano y comprobar lo que era. Él no hacía más que decirme por lo bajo guarraditas que luego haríamos, y yo por más que miraba el reloj tenia la sensación de que el tiempo no pasaba. Antes del postre su móvil sonó.. era su mujer, la niña que tienen tenia mucha fiebre y su mujer iba a llevarla al hospital, por lo que, por desgracia, mi amante tuvo que irse¡y yo con un calentón que no podía soportar! Terminamos la cena y nos ofrecieron pasar a un saloncito de baile, estuve 5 minutos y dije que me iba alegando un falso malestar llamé para que un taxi viniera a recogerme, porque entre el calentón que mi amante me había proporcionado y las copas de vino que me había tomado, necesitaba llegar a casa y masturbarme como loca, necesitaba sentir algo dentro de mi ...
Me monté en el taxi, el taxista un hombre de más de 40 años. Noté la calefacción muy alta y me quité el abrigo, y ya antes de que saliera del recinto del restaurante, noté como el taxista me miraba por el retrovisor con cara de salido. Para que fuera más perfecto aún el momento, en la radio hablaban sobre si deberían dar a los adolescentes educación sexual libre, masturbación, homosexualidad etc.. a penas habían pasado unos minutos cuando me reí por el comentario sobre si los padres deberían hablar de masturbación con sus hijos, y el taxista también se rió le dije que en mi opinión debería haber menos tabúes sexuales, y que la masturbación era una buena forma de. Me callé porque de pronto pensé que no era un tema apropiado, pero fue el taxista quien terminando mi frase dijo que tenemos que aprender bien lo que gusta en nuestro cuerpo, experimentar con la masturbación y darnos placer De repente parecía un tema de lo más normal y yo le di mi más sincera opinión, lo que hizo que el ambiente se caldeara. El taxista de pronto dio la luz de dentro del coche y me hablaba mirándome por el retrovisor constantemente. Me subió el calentón imaginando una escena exhibicionista y morbosa, y sin más me desabroché dos botones de la parte de arriba. El taxista miró y me dijo sonriente que por él podía seguir quitando botones, y yo más caliente que nunca seguí desabrochando, hasta poder separar el vestido para dejar mis pechos al aire. Separé las piernas y le dije que tenia mucho calor. Mi vagina suave y mojadita por el calenton del restaurante quedó al descubierto y podia sentir la suave brisa del aire entrando por mi ... Junto con los juguitos que goteaban, me hacían sentir un frío delicioso que me recorria todo el clítoris.
- Un poco más adelante hay un desvío a una zona de campo donde no hay nadie.. ¿quieres que pare para que te el aire?
En ese momento sentí en mi ... un pequeño calambre de máxima excitación, y le dije que sí, que necesitaba aire porque estaba muy caliente. Entró entre árboles y paró el coche. Me puse el abrigó y bajé y el taxista tras de mí. Me dijo que él también estaba caliente, y dicho esto separó mi abrigo, separó la parte del vestido que me había desabotonado y empezó a tocarme las tetas.

- Menudas tetas tienes,,, me las voy a comer enteras
- Sícómetelas quiero sentir tu lengua en mis pezones
Con una mano acariciaba una teta y con la boca me lamía la otra, y se iba cambiando. Yo bajé la mano a su entrepierna y la noté ya bastante dura, desabroché su pantalón y metiendo la mano en sus calzoncillos empecé a masturbarle.La tenía gruesa y suavecita, con unos testículos que eran arrugaditos y parecían bolas de cañón. Paramos, abrió la parte de atrás del coche y me hizo tumbar con boca arriba pero con las piernas colgando de manera que mi ... quedaba en el borde, expuesto al aire frío de la noche.

- Voy a comerte ese ... de guarra que tienes
- Sí.. cómetelo, está empapado
Me encantó que me llamara guarra, me gusta que me digan esas cosas. Me lo comia con cierta agresividad y yo le dije que más fuerte. De vez en cuando paraba y me decía cosas como ¿te gusta que te lo coma putita? Y yo entre jadeos y gemidos le decía que sí, que no parase. Al final aceleré mis jadeos y le dije que me corría, y lo hice mientras él tenía la lengua en mi clítoris volviéndome loca de placer. Me quité el vestido y él se bajó los pantalones y los calzoncillos.Me puse a 4 patas en el asiento de atrás y empecé a lamerle el capullo y a masturbarlo de nuevo, y después empecé con una deliciosa mamada que mi taxista disfrutó como un loco. Primero con sus manos me acariciaba las tetas y me metía los dedos en el ... lo que a mí me volvió a llevar al clima perfecto, y luego, con su cabeza me sujetaba la cabeza mientras se la mamaba.

- Sí zorrita sí que bien lo haces, no pares de mamármela lo haces muy bien.

Me levantó la cabeza y me dijo que quería follarme, así que saqué un preservativo del bolso y se lo coloqué, me puse encima pero cuando fui a metérmela me dijo que no, que antes quería hacer algo. Empezó a pasarme la ... por toda la raja, una y otra vez, metiendo la puntita por mi ... húmedo, y me preguntaba si me gustaba. Yo le decía que sí y que necesitaba que me la metiera. Luego guiándose con la mano puso la punta de su ... sobre mi clítoris y así comenzó a darme en el clítoris de manera que estuve a punto de correrme. Yo ya daba por hecho que lo haría hasta que tuviese otro orgasmo así que me dejé llevar y casi gritando le decía no ¡no puedo más me vuelvo a correr! Y cuando él notó que me venía el orgasmo, en ese momento me clavó sobre su ... y en un par de embestidas me corrí cabalgando sobre él y gritando ¡fóllame ... fóllame!
Me quedé exhausta sobre él, parada, pero él, sin sacarme la ... de mi chorreante ... me echó un poco hacia atrás y me acarició las tetas, me pellizcó los pezones, y empezó a lamer mi cuello, mis pechos de tal manera que pronto estuve excitada de nuevo.

- Ahora demuéstrame de lo que eres capaz putita mia
Empecé a moverme sobre él, a follarle con desesperación, con la garganta seca de tanto gemir y medio gritar. No pensaba en nada más que en darle placer, en moverme de manera que se volviese loco de placer, pero tenía mucho aguante a pesar del calentón inicial. Me paró un momento, me metió la lengua en la boca y después me dijo

- Ponte a 4 patas que voy a darte por el culo

No sé por qué en un primer momento le dije que no. No es que no lo hubiese hecho antes, pero nunca con un desconocido.

- ¿Cómo que no? Nunca he follado un culito y el tuyo va a ser el primero.

No puse más objeciones, y así mismo, en la parte trasera del coche, me puse a 4 patas. Me metió primero un dedo, luego dos, y yo me puse más cachonda que una perra. Noté la punta de su ... en mi agujerito, la presión al entrar, un poco de dolor aunque no mucho, y poco fue entrando. Una vez la tuvo dentro, la saco casi por entero y me preguntó si me gustaba sentir su ... en mi culo, le dije que sí, y entonces me la clavó de golpe en el culo de nuevo hasta el fondo, di un pequeño grito que él ignoró y empezó a follarme el culito acelerando la marcha cada vez más.Sus testículos rebotaban y golpeaban sin compasión mis nalgas duritas y redondas. En ese momento me detuve a pensar, estaba en un sitio aislado, con un desconocido del cuál ignoraba hasta su nombre, y ahí estaba yo, a cuatro patas dejándome dar por el culo. Eso y sus palabras fueron lo que me hicieron llevarme de nuevo al límite de excitación, así apoyé mis pechos en el asiento dejando más en pompa mi culo, para tener de ésta manera una mano libre con la que acariciarme el clítoris mientras él me follaba.

- ¿Te gusta que te den por el culo zorrita? ¿Te gusta que te lo taladre? Seguro que sí porque eres una guarra.

Me agarraba las tetas con fuerzas y se movía rápido, fue como llegar a otro nivel de excitación casi desconocido. Le empecé a decir que no podía más que no aguantaba más, él ayudó a mi ... sobándomelo con una mano, yo me acariciaba como podía el clítoris hasta que él me dijo

- Vamos vamos córrete conmigo aaaaaahhhhhh

Y se corrió con un par de fuertes envestidas que me dejaron el culo dolorido, al escucharle y sentir que se corría me corrí yo también casi a la par, y quedamos los dos tirados sobre el asiento, sin aliento, en silencio.
Cuando recuperamos un mínimo de fuerza, salió del coche, se vistió fuera y yo también hice lo mismo. Me puse el vestido y me senté delante a su lado. Arrancó el coche y me dijo que había sido el mejor polvo de su vida, por lo que yo me reí. Durante el trayecto a mi casa apenas hablamos, no teníamos nada que decirnos. Cuando llegamos, le pregunté cuánto le debía por el trayecto.. y me dijo que ya se lo había cobrado en carnes, que en todo caso sería él quien tendría que pagarme. Le dije en tono de broma que si me creía una ... y me dijo ¿acaso no te has comportado como una ... Tuve que reconocer que sí. Me dio su teléfono apuntado en una hoja, me guiñó un ojo y me dijo que cuando necesitara un taxi o un taxista, le llamase, que él me hacía la carrera.
Esta historia está basada en un hecho real.Si queréis mas relatos solo pedídmelo!


Vídeo: ¿Has oído hablar de la habitación del sexo?

  • ¿Has oído hablar de la habitación del sexo?
  • El sexo no adelgaza
  • ¿Ya no te apetece practicar sexo? ¡Recupera la pasión!
 

Si yo quiero otro¡¡¡¡

la cagaste, genial tu relato escribe otro n beso..

 

Puff

me encantó! super excitante. eso de desconocidos argg!! un 10

« 
Arriba de la página

Lista de las 10 charlas precedentes

Número de respuestas Ultimo mensaje
 
por: josegz
0
 
por: josegz
0
 
por: josegz
0
 
por: josegz
0
 
por: josegz
0
 
por: josegz
0
  palabra de honor
por: josegz
1
 
por: josegz
0
 
por: josegz
0
 
por: josegz
0
Ver también: Todo - Lo mejor - Nuestra selección




Copyright © 1999-2014 enfemenino.com