« 

para mis amigos lectores que les gusta el incesto.madre e hijo.

 

SOLO SUBO LOS RELATOS QUE REALMENTE SON EROTICOS. MI AMIGA PATY ME MANDO SU HISTORIA Y REALMENTE ME CONVENCIO AHI SE LAS DEJO. TENGAN TOALLA A LA MANO

Patricia miraba el reloj en la pared de la cocina, eran las 10.30 de la mañana y su hijo aun no se había levantado de la cama. De cuando él había regresado de la universidad, había pasado en la cama la parte más mayor de tiempo del día mirando películas o leyendo, el pensamiento de Patricia, visiblemente enfadada. Era que hiciera algún trabajo de verano como sus amigos, o algo más constructivo, según ella. Patricia golpeó a la puerta de la alcoba de Simón, eran casi los 11.15 y él todavía no había estado fuera. No habiendo conseguido ninguna respuesta, decidió entrar.
Las cortinas estaban cerradas y el cuarto en la oscuridad total. Lo cruzó y tiró de las cortinas para que permiten radiar el interior de sol de ese verano caluroso, las arregló un poco, eran de ligero de algodón rosa, y se preparó para despertar al hijo con un par de sacudones, Todas sus seguridades se marcharon lejos, su cuerpo no era ya esa armonía elegante de curvas grabadas con tantas hora de gimnasio, dietas y atenciones; tenía la impresión ahora de pesar una tonelada.
Su hijo estaba dormido, las sábanas desordenadas y caídas a un costado de la cama, él estaba totalmente ¡desnudo! Patricia se avergonzó pero no tuvo éxito resistiendo la tentación de admirar bien a ese varón joven que ella no había visto desnudo por años y su mirada se detuvo inmediatamente en las nalgas blancas del hijo y empezó a sentirse turbada. Ella nunca había visto a otro hombre desnudo más que al esposo que no tenía un físico definible escultural, Era gordo y cubierto por un espeso vello ya casi blanco, eso hacía aumentar los años que tenía. Patricia no era inmune del instinto de hembra e intentó inclinar a su hijo con el fin de ver su pene pero realmente en ese momento Simón tenía una mueca de dolor.
Patricia sufrió el pánico, él volteó inmediatamente y ella hizo que recogía algo del suelo, esperaba que Simón creyera en la excusa que estaba ahí solo por ropa sucia, imaginó qué habría de pensar su hijo de ella si la hubiera visto espiarlo, pero él no se despertó, masculló algo y se desplomó lo que todavía parecía un sueño profundo. Patricia esperó por algunos segundos antes de retroceder para mirarlo nuevamente ¡su hijo cambio de posición poniéndose de espaldas y finalmente pudo admirar la poderosa erección matutina! El prepucio replegado completamente revelando una cabeza bulbosa, grande, del pene purpúreo. Patricia tragó saliva ruidosamente y su imaginación viajó hacia los pensamientos más indecentes y disolutos.
El pene de su hijo era enorme, por lo menos 23 centímetros en la longitud e imaginó su diámetro extraordinario cuando en su mente volvió a la memoria el pene pequeño y delgado de su marido que nunca la había satisfecho realmente, tenía que haber pasado diez años por lo menos de cuando había visto por última vez el pájaro de su hijo, cuando aun lo bañaba de pequeño Como has crecido pensó, el deseo vino a ella, deseó agarrar ese bastón grande de carne. Entonces sintió deprimirse, una ola terrible e inevitable de sentimientos de culpa la embargaron. Este es tu hijo, las voces desagradables de su conciencia le dijeron. Desechó haber pensado ciertas cosas y se alejó de la cama a grandes pasos, deteniéndose sólo por un momento en la puerta, para echar una última mirada a la virilidad poderosa de su hijo, duro y erigido, entonces cerró la puerta calladamente. Simón sintió que la puerta se cerraba y echó una risa silenciosa.
Estaba despierto, lo qué había visto confirmó una hipótesis suya, Cualquier mujer podría ser indiferente delante de un tronco grande, no así su linda madre. Simón había decidido intentar seducir a su mamá alrededor de una semana después regresar de la universidad, los amigos de él trabajaban y la tarde de ellos casi siempre estaban cansados, el padre siempre estaba en el trabajo y en la casa sólo estaba siempre con esa muestra espléndida de hembra que era su mamá, a menudo ocupada en los trabajos domésticos o en las tareas pequeñas de casa. su madre era muy sofisticada y sexy ese verano, se había teñido el pelo de rubio-miel que le daba un aspecto más juvenil que sus 39 años.
Gracias al gimnasio y a las dietas había conseguido un físico casi como alguna vez tuvo a los 16 años, pechos grandes, contenidos forzados en un sostén pezones grandes empujado contra la tela delgada -, y un culo dulce, casi siempre envainado por los pantalón vaqueros estrechos para hacer saltar sus dimensiones generosas. La erección de Simón devolvió impetuoso a la sola memoria de esa zona en particular del cuerpo de Patricia, y empezó a imaginarlo. Simón llamó Patricia desde las escaleras. Si, mamá contestó. El desayuno está listo Estoy bajando dijo el hijo sonriendo. Simón cruzó el umbral de la cocina que posee un poco de perfumes finos de la mermelada y el aroma inequívoco del cuerpo maternal. Patricia estaba encorvada en el fregadero de lavar los platos, ella llevaba los pantalones vaqueros apretados usuales y una blusa blanca del amplio escote.
El hijo se sentó a la mesa y admiró con atención su culo impertinente y vivaz, Estaba a punto de tener otra erección. ¿Qué harás hoy?Le preguntó Patricia sin atreverse a mirarlo a la cara, Temió que si su hijo la hubiera visto a los ojos habría entendido inmediatamente lo que había hecho un poco antes. La imagen del pene de Simón encendió en ella como una llamarada, La taza que estaba enjabonando se resbaló de sus manos y acabó en el fondo del fregadero provocando el salto de un chorro grande y denso de agua y espuma que acabo mojando su blusa. Caray! masculló, Simón entendió inmediatamente lo que estaba pensando su madre.
¿Todo está bien, mamá? inocentemente preguntó. Si, solo que tienes una madre un poco torpe dijo intentando enfocar el pensamiento en los platos en lugar de los genitales de su hijo pero ese riachuelo de crema blanquecina que ahora estaba en su barriga la había confundido más. Simón acabó para comer y fue al fregadero, se detuvo detrás de Patricia y sosteniendo la taza, empujó su ingle contra la parte de atrás de Patricia. Apenas ella comprendió que tenía entre sus nalgas la erección fuerte de su hijo ella se detuvo un momento para tomar aire y ruborizarse violentamente. Esto lo lavo yo, mamá le murmuró a ella en un oído. el muchacho tomó una de las esponjas de la cocina y empezó a lavar la taza mientras sus manos se intercalaron entre las de Patricia en el fregadero, ella se preguntó si él comprendía lo que estaba haciendo.
Obviamente Simón sabía demasiado bien lo que estaba haciendo, Lavó la taza muy despacio mientras una sonrisa satisfecha que él hizo extensamente. Bajó la mirada para admirar bien los pantalones extendidos por la erección que subía imperiosa entre las nalgas maternales, podría apostar que ella sentía muy bien las dimensiones de ese miembro. Ya terminé, salgo para tomar un poco de sol Simón fue más allá y besó los hombros de ella. Patricia había estado inmóvil contra el fregadero y sintió el palpitar de su vagina calurosa y lubrificada, ella todavía sentía el calor del gran pedazo de su hijo apretado detrás de ella y sintió el deseo irresistible de tenerlo dentro suyo, Patricia comprendió que los pensamientos estaban equivocados pero ellos sólo estaban después de las imaginaciones ella no quiso hacerlo, fue Simón o por lo menos lo que ella creyó Patricia sentía necesitar un bocado de aire, para poder clarificar sus propios sentimientos y para olvidarse de las cosas sucias que había pensado.
Decidida a ir al mercado dónde habría de comprar algo para el almuerzo salió por la parte de atrás de la casa para decirle al hijo que iba a ir de compras, Ella lo vio en la piscina mientras él estaba zambulléndose, las piernas largas y musculosas, los brazos que brillaban a la luz del sol sentía que la vagina tomaba más calor, deseaba acariciar ese cuerpo masculino En ese momento sintió la puerta de frente abrirse. Hola, querida Era el marido, Carlos. Patricia inmediatamente fue a encontrarse con él para saludarlo. Él tenía 55 años, 15 más que ella. La barriga prominente y su cabello mayormente blanco. Últimamente Patricia había notado la diferencia de edad, sobre todos en la cama, ella no recordó la última vez que él la había cogido.
¿Todo bien, tesoro?Besando a su esposa en la mejilla. tienes la cara enrojecida ¿te sientes bien? dijo con una mirada de cuidado. La imagen del pene del hijo se encendió en la mente de Patricia. Yo estoy bien, tengo un poco de calor es todo. ¿Dónde está Simón? está nadando creo. Excelente. Por lo menos no está en la cama. dijo con sarcasmo a la vez que miró el reloj. maldición, llego tarde para la reunión de hoy. Tengo que tomar algunos papeles. ¿no volveré muy tarde, OK, amor? él la besó de nuevo en la mejilla y se dirigió hacia el estudio. Patricia volvió a abrir la puerta trasera de nuevo para decirle a Simón que estaba a punto de salir, él había salido del agua, ella no pudo evitar notar el contorno del pene, claramente visible bajo la tela delgada del short.
Patricia estaba de pie mirándolo, oculta en la sombra del corredor. El muchacho, después de haberse secado, puso la toalla en un banco y se tumbó en el, luego de quitarse el short, quedando totalmente desnudo A pesar de las intenciones buenas, Patricia por un momento no dudó en acariciarse la vulva dentro del jean, con el justificativo que no es nada malo, después de todo excitarse por un muchacho desnudo y bonito. Simón tomó la toalla envolviéndola en su cintura e hizo algunos pasos entonces a lo largo del borde de la piscina. Patricia dejó de acariciarse inmediatamente y se quedó inmóvil, bajó la mirada del cuerpo de su hijo hacia el suelo. No estaba muy distante de una crisis de pánico, obviamente el hijo había comprendido que era observado ¿qué estaría pensando ella, ahora? Simón caminó despacio cerca del corredor dónde la madre estaba, inmóvil y de pie
Todavía estaba completamente desnudo, solo cubierto por la toalla, con el pene rebotando entre los muslos. Patricia no tenía la idea de que cosa él podría hacer, ella sostuvo los ojos fijos en el suelo y cuando ella vio los pies de su hijo a pocos centímetros enfrente de ella se tiñó de púrpura. ¿ Porque no salís, mamá? ¡Hay un sol espectacular! dijo él No, yo no, tengo que ir al supermercado para ir de compras, esta noche para, Patricia todavía estaba viendo la protuberancia del pene de su hijo a través de la toalla. Sentía que las mejillas queman de la turbación y el corazón latía locamente. ¿quieres que te compre algo? preguntó la mujer intentando mantener una conducta y evitando observar el pene de su hijo.
Mamá, puedes ir después al supermercado, necesitas un poco de sol Ponete tu bikini y ven aquí date prisa, yo te espero Simón pasó una mano a lo largo de un brazo desnudo de su madre dejando de regalo algunas gotas de agua, ella miró el reloj y tomó cuenta que eran las 15.15 y que podría tomar sol por más de una hora y que luego tendría tiempo para ir de compras. Está bien, voy a cambiarme y ya vuelvo. Patricia volvió en menos de 10 minutos cubierta por una bikini elegante blanca, marcando la prominencia de sus pechos espléndidos.
Una esplendida bikini que no disimulaba para nada los pezones marrones de Patricia. El muchacho bajó la mirada para detenerse a la altura de la vagina de su madre, El lycra de la bikini no podía esconder el arbusto espeso y por pocos segundos el pene de Simón reapareció en todo su vigor. Ella se acostó boca abajo sobre una toalla y su hijo junto a ella que calor hace hoy dijo Patricia con los ojos cerrados. Simón ya había tomado una botella de aceite solar y le dijo déjame que te pase el aceite mamá, podrías quemarte.
Antes de que Patricia pudiera objetar algo. Simón ya estaba sobre ella untando la loción en sus hombros, despacio y en movimiento redondo, apretando suavemente con los dedos a intervalos regulares. Mamá ¿estás mejor ahora? él preguntó con la candidez de un muchacho. Si, tesoro. Estoy algo cansada. tu padre ha roncado la noche entera y no he dormido bien. respondió ocultando el verdadero motivo por su aprehensión. Es verdad.
Yo lo sentía incluso desde mi cuarto Simón respondió, que ahora palpaba la carne de su madre inmediatamente antes del culo. El sentimiento de Patricia la preocupaba y también la inquietaba, ligeramente recibió las caricias con el único resultado de separar los muslos y acercar el culo redondo hacia su hijo, como una autómata, sin poder controlar su cuerpo. Simón decidió hacer el primer movimiento. Insertó una mano entre los muslos aterciopelados y acaricio a través de la tela el montículo vaginal de Patricia. Ella era consciente de los movimientos excesivos de su hijo y naturalmente también de esa caricia en su vulva, Se sentía aturdida por esa conducta y buscó en su cabeza como tomar el mando de la situación. Simón, detente inmediatamente Ella había intentado hablar con un tono que parecía enfadado, pero el sonido que le salió estaba completamente equivocado, ella habría tenido que levantarse quizás y salir de allí pero dentro de sí misma estaba reteniendo un sentimiento demasiado fuertemente para ella. ¿Mamá, deseas que yo continúe, no es verdad?
Decime que te gusta no hay nada malo en admitirlo Simón apoyó los dedos de nuevo en el pubis de su madre y empezó a frotarla con más insistencia entre los labios vaginales mientras Patricia, incapaz de tener autodominio y muerta de vergüenza, agarró y sostuvo entre las manos el borde de la toalla, queriendo justificar su pasividad culpable o, incluso, sólo para descargar la tensión. Simón por favor, ya es bastante. Detente, te lo pido el aaaahhhh lo que traducido en un idioma de hembra caliente, llegó a las oídos de su hijo como no te detengas. Continua y no te detengas por nada del mundo Simón no dijo nada, pero quitó las manos de la concha de Patricia. Ella sollozó, era un caos de emociones. Estaba contenta que el hijo se había detenido porque lo que había hecho era un hermoso, pero su vagina sentía lo mismo pero llorando para esa pérdida.
Esa pasividad duró sólo pocos segundos, Simón tomando por los lados de la bombacha del bikini, tiró hacia abajo de ella hasta las rodillas, mostrando el brillo deslumbrador del culo de su madre apuntando al cielo como dos globos deliciosos de carne láctea, en la vida nunca besados por la luz del sol. Patricia totalmente fuera de sí permitió al hijo que la quitara por completo para admirarla, invitándolo a ver su vagina.
El muchacho insertó con decisión una mano entre los muslos de madre y empujó dos dedos en su aceitada y apretada cueva. Ooooouuhhhhnnnhh pero mmmhh Patricia había reaccionado ahora y respondió al esfuerzo renovado de su hijo por hacerla disfrutar, bebió a sorbos una queja ligera, casi una nota de flauta.
Cuando los dedos de Simón empezaron un enérgico ir y venir dentro de su intimidad jugosa, Patricia lo permitió y también empujó rítmicamente hacia él para ser penetrada más profundamente por los dedos calientes de su hijo, Su cuerpo sin embargo quería más de esto, ella no habría imaginado nunca que sus deseos podrían hacerse realidad en esta vida y su boca nunca se habría creído capaz de confesar alguna vez, algo así, algo que no se hace entre madre e hijo, Por lo menos era lo siempre la habían enseñado Simón ¡por favor, yo soy tu madre! La voz de Patricia se murió en un falsete dulce.
Ella quería ser clavada en ese momento preciso. Alzó el culo más arriba y plegó a las rodillas hasta hacerlas tocar sus pechos, una posición que dejaba ver todo su culo y su vulva totalmente expuesta Simón ya había tenido la experiencia con otras muchachas, individualizó fácilmente el clítoris de la madre y empezó a provocarlo Ohh siiii, hijo, Asiiiii continúa, siiiiihhhh gritó Patricia en cuanto los dedos de Simón empezaron a jugar con su clítoris. Tomada por los sentimientos más maravillosos que las manos de su hijo le estaban brindando.
El muchacho entretanto fue encantado en admirar esas nalgas grandes que ondeaban delante de él, y como si fuera una fruta salvaje y preciosa le dio una mordida. Uuuhhhh estos son no comer, tesoro dijo ella sus pechos giraron ahora fuera de los encierros del sostén, su clítoris estaba en las llamas, los pezones duros y los pechos enrojecidos como por una erupción cutánea. Patricia entendió estar al lado del orgasmo y se apretó más al los bordes de la toalla, sus nudillos se blanquearon por el esfuerzo.
Continua, cariño por favor, Más rápido Simón hizo como su madre le pidió. Subí un poco más el culo para que te frote el clítoris También el hijo había reconocido el orgasmo inminente, acelerando el ritmo de las caricias íntimas y alargando una mano desato las tiras del bikini para librar los pechos maternales completamente. Con una mano siguió trabajando en su concha mientras con la otra lo frotaba los pezones. Ohhhhhhh! Por favor no doy más, poneme tu verga estupenda dentro ella había empezado a implorar ahora. mamá te quiere Uuugghh dentro de dentro del cuerpo de mamá ahora ¡mi amor! ¿te gustó la muestra de esta mañana? atrevidamente le preguntó Simón. Oohh pensó Patricia para sí misma, estuvo despierto todo el tiempo el pensamiento la humilló y le dio mucha vergüenza, que se convirtió en ese al borde del orgasmo en un momento pasió.
Yo nunca le he enseñado estas cosaasss El clímax casi fue alcanzado. En la distancia el ruido de un automóvil y la arena gruesa movida. Patricia miró el reloj, Eran las 16.15 ¡era su marido! Simón, detente ¡tu padre ha vuelto! sufrió de pánico ya se había olvidado del orgasmo. ¡No podría imaginar si su esposo la viera en esa posición, en cuatro piernas, mientras el hijo la penetraba con dos dedos! Simón retiró los dedos de la vagina de su madre, no sin antes lamerla. Patricia se había levantado, se puso la bombacha de la bikini y se lo volvió para enfrentar al hijo.
En ese momento parecía sólo comprender lo que había pasado. ¿Tuve una relación con mi hijo, que diablos he hecho? Estaba muy enfadada con ella por haber sido manipulada de esa manera, y estaba enfadada con el hijo por haberlo hecho. Simón todavía estaba lamiendo el jugo de vagina maternal de sus dedos. Tienes un sabor exquisito, mamá. Esta actitud Patricia no podía permitírsela. Alzó una mano para abofetearlo pero Simón más rápido, se abrazó a ella. La puerta de entrada se abrió.
Simón acarició el culo de su madre apretándolo muy fuerte, él la besó en los labios y aun cuando ella intentó resistir, no era capaz hacerlo, aun cuando el muchacho insertó la mano en el surco del culo y tiró de el hacia sí mismo. La lengua de Simón se insertó ahora profundamente en la boca húmeda de Patricia, jugó con su saliva, recorrió sus dientes y exploró cada barranco más confidencial de ella, Hasta encontrar la lengua tímida de la madre , esto había hecho olvidarse del marido que recién llegaba. ¿Hay alguien? dijo Carlos, su esposo, con voz alta.
Patricia bajó una mano y agarró verga del hijo a través de la toalla y la apretó ligeramente, a la vez que su vagina se quejó por no tenerla aun dentro. Hola a las personas del lugar aulló detrás de la puerta su esposo. Patricia era de nuevo presa del pánico. Rompió el abrazo con su hijo que se quitó sonriendo sin protestar pero no antes de haberle dado una palmada en el culo. Aquí Carlos, estamos afuera dijo Patricia con la voz temblorosa. estoy preparando una bebida, ¿Quieres algo? dijo su marido.
Ella contestó un Martini Simón estaba enfrente de ella y habían empezado a lamerle un pezón. La madre se sentía invadida de placer y para saber que el marido aun estaba lejos, repitió Un Martini oh, él él empujando la cabeza de hijo entre los pechos. Simón inmediatamente reinició el tacto en el clítoris de la madre Oooohhho él se quejó. ya llegan dijo el jefe de la familia desde la cocina. Detente Simón tu padre el ohhh tu paaahhh el ughhh no pudo pronunciar frase completa estaba acabando Empujó a Simón para romper el abrazo y le dijo por ahora está bien, seguiremos después. Dijo sonriendo y volvió a la casa por la parte trasera para evitar que el padre lo viera con la verga dura junto a su esposa en bikini. Patricia estaba de pie, tenía la concha en las llamas y no podía creer realmente, había sido su hijo el fruto de su vientre quien hacía instantes le diera tanto placer. Se tiró el pelo hacia atrás para componer una conducta, recogió el sostén tirado en suelo por el hijo, se lo puso rápidamente de nuevo.
Cuando el marido llegó la vio calmada y dulcemente sentada en el borde de la piscina. ¿me he perdido de algo? preguntó, Patricia no se atrevió mirarlo a los ojos. se sentía culpable por lo que había pasado el hijo la había seducido y llegaron al punto de ningún retorno. Si sólo el marido lo hubiera sospechado Patricia esa tarde no vio a su hijo de nuevo y buscaba para mantener la mente ocupada, trabajos en la casa y en la cocina, pero todavía estaba sintiendo los dedos de Simón dentro de su vagina. Desgraciadamente no había tenido éxito acabando todo el trabajo y se sentía entusiasmada cada vez más. Tuvo una cena tranquila con el marido, ellos charlaron como de costumbre cosas de aquí y de allá, cosas sin importancia.
Después de haber lavado y terminado los trabajos domésticos pequeños decidieron ir a la cama. La reunión erótica con Simón la había agotado. El único problema era el roncar de Carlos que empeoró de año en año y ello la obligó a veces a que durmiera en el cuarto de los invitados. Intentó no pensar sobre el hijo pero que pasaría el día después. En su cuarto Simón miraba el reloj al lado de la cama. Eran las 2.00, no tenía sueño aun tenia los recuerdos muy frescos de esa tarde con su mamá. Salió del cuarto y caminó tranquilo por el corredor, sentía a su padre roncar y pensó que le haría bien perder unos pocos kilos. Abrió la puerta de la alcoba de sus padres y entró en la oscuridad absoluta. Pudo distinguir el contorno grande de padre y al lado de él, al cuerpo de su mamá, cubierto por las sábanas. El solo pensar en la madre le hizo endurecer la verga. Se acercó a ella, le quitó las sábanas y se arrodilló junto a la cama. Con los labios rozó las piernas de Patricia, entonces las besó durante algunos segundos.
Patricia, agitada todavía por la experiencia del día, creía ser víctima de un sueño erótico. Sentía algunas manos que acariciaban sus muslos y una lengua lamer su piel. Se sentía un poco triste porque sabía que se despertaría pronto y ese dulce sentimiento desaparecería como nieve al sol. Simón pasó la lengua a lo largo de la pierna perfecta de su madre, solo se detiene por intervalos irregulares para darle algunas mordidas pequeñas en las partes más tiernas. No empleó el mismo proceder que su padre, que era bastante insensible a ese tipo de cosas. Siguió besando, agarró las bombachas por los lados y despacio empezó a tirar hacia abajo de ella. Patricia, también en el adormecimiento había comprendido que le estaba quitando las bombachas pero no le importó, todavía seguía nublada por el sueño y sin pensar demasiado, alzó el culo para facilitar la tarea. Patricia comprendió por el roncar del marido que ese acercamiento era un tanto inusual, sentía que algunos labios la exploraban dentro de los muslos y una lengua calurosa y húmeda se dirigiría hacia su vagina.
Ooooohhh no tuvo éxito al querer detener el gemido de excitación, Pero si entonces la oyera Carlos Simón Por favor Simón, detente susurró consciente de tener al lado al marido que se podría despertar en un momento cualquiera, Intentó rodar en la cama para evitar la lengua calurosa e incansable pero su hijo la agarró de las piernas y la sostuvo firmemente bajo de él. Simón, por favor no lo hagas de nuevo la madre rogó. El hijo ni siquiera la escuchó. Le separó los muslos y acercó la cara a la vulva calurosa que hacía tanto tiempo le había dado la vida a él, se sentía feliz en ese aroma delicado e insertó la lengua entre los labios vaginales. ¡Uuuuuhhhhh! Patricia arqueó la espalda y tiró la cabeza ruidosamente atrás.
El hijo entendió que estaba en la zona más sensible y empezó a trabajar con más habilidad, Patricia comenzó a retorcerse entre las sábanas, pegando nalgas al colchón y empujando su vulva hacia la boca de Simón, Como hacía pocas horas antes lo había hecho. Sólo una parte pequeña de su conciencia había sido vigilante, pero no para prevenir los deseos naturales, sino para verificar a veces que Carlos siguiera durmiendo calladamente. Simón ahora tenía el mando de la situación. Y ella tenía el clítoris ya inflamado y no dudó un momento en provocarlo con la punta de la lengua. Uuuuggh ¡Sììì! ¡Oh, sìì! Patricia había intentado estar tranquila, pero eso era demasiado, ya no podía detenerse, se meneó en la cama esclavizada por los sentimientos más turbios y hermosos que había podido alguna vez concebir.
La parte de atrás de la cama pegó contra la pared y el colchón que empezó a rechinar molestamente mientras el roncar de marido se hizo más débil e irregular, mientras al lado a él el hijo lamía la vagina de la madre. Patricia tiró las piernas en los hombros de hijo y con una mano secó el sudor de su frente y quitaron su pelo de la cara enrojecida. Entonces otra ola de ingobernable placer atravesó como una flecha de electricidad todo su cuerpo. Simón ¡Oh! necesito tu verga ¡ahora! ¡Dentro mío! Patricia no podía creer lo que estaba diciendo, ahora le imploraba ser penetrada.
Cariño ¿todo está bien? era su marido, Patricia estaba petrificada de terror, se apiñaron mil cosas en su mente en ese momento pero no permitió ni por un segundo siquiera a su hijo alzar la cabeza y quitar la lengua de las intimidades prohibidas.
Necesitó esa lengua de fuego, de esa magia que parecía darle un nivel de existencia superior para la imaginación de cualquiera. Carlos podría decir lo que quisiera pero ella no habría detenido a Simón en ese momento. Reestructuró las ideas rápidamente. Yo lo siento habré tenido un sueño feo dijo con voz rota por la emoción. Simón entendió que era tiempo de salir, Dio un último beso jugoso a esa cueva caliente y entonces se resbaló despacio entre los muslos maternales.
También la madre había entendido que continuar era un riesgo inútil, habrían de estar solos en otro momento, por lo que se lo volvió para abrazar al marido se agitó naturalmente por los sentimientos estupendos que la lengua de Simón había sabido darle, pero sus pensamientos antes de dormir se enfocaron completamente en la verga del hijo y en el deseo que tenía de ser penetrada por su hijo. Entonces cerrando los ojos, logró dormir con tal magnifico pensamiento. Patricia en la mañana siguiente despertó con la boca amarga y un sentimiento de aversión. No estaba creyendo lo que estaba viviendo, pensado que si continuaba con aquello acabaría ciertamente en el infierno. preparó el desayuno para el marido.
¿El sueño de anoche era tan feo? le pregunto él. Eh no lo recuerdo muy bien mintió Patricia. Patricia esquivó la mirada y se volvió a sentir culpable. Una vez más ella pensó por que permitió a su hijo hacer lo que hizo, que no tenía que permitirlo más. comprendió que ahora Simón no la veía de hecho como una madre simple y que ella, queriendo o no, habría de tener que concederle algo incluso una paja por día o chupada a la semana pero las cosas no podrían continuar de esa manera. Carlos se marchó a las 8.00, besó a Patricia en la mejilla y subió al automóvil. Ella lo miró marcharse y cuando salió de su campo visual, cerrando la puerta y con pasos firmes y determinados, con la intención clara de explicar a su hijo del error grande que estaban cometiendo.
Entró a la habitación sin golpear y como la última vez se encontró en la oscuridad más densa. Abrió la cortina, se dirigió nerviosamente hacia la cama y con alivio vio que las sábanas cubrían completamente sus genitales.
Lo sacudió por un hombro. despierta Simón. Tenemos que hablar de anoche dijo en voz alta. Ok, ok Ya estoy despierto dijo incierto. tenemos que hablar de lo que has hecho anoche te escucho. Simón se levantó un poco en la cama y admiró a su madre en pie delante de él. Ella llevaba una ropa de cama pastel, cerrada a la mitad por un cinturón impalpable de tela. Era interesante ver como un vestido simple podía poner tanto en la prominente feminidad explosiva de los pechos de ella.
¿Sabes que no estuvo bien tu comportamiento anoche, verdad? soñé sobre lo bien que te he lamido dijo el hijo sonriendo. Por favor, yo estoy intentando explicarte algo ¿lo has disfrutado, mamá? ¡Simón! ¿sabes que pienso, mamá? ¿pienso que has venido esta mañana aquí para poder ver mi pene de nuevo, no es así? no de ninguna manera lo que quise decir es que Las palabras se murieron en la boca de ella en cuanto el hijo quitara de la cama las sábanas que lo cubrían quedando, completamente desnudo y con el pene grande apuntado entre sus muslos.
Patricia caminó ligeramente hacia atrás, sorprendida por la conducta de hijo. Bajó la mirada para ver la verga arrogante de Simón. Estaba a unos cuantos centímetros de su vagina el glande tenso y una gota de líquido que creció obscenamente, no tuvo éxito disuadiendo la mirada y maldecía por su debilidad. quieres esto mamá. dijo él tomándose la verga y empezó a llevarla hacia delante y atrás. Patricia no podía creer que lo que veía, la verga estaba poniéndose cada vez más grande, no quiso admitir pero tenía un deseo enorme de tomarla entre las manos y chuparle el líquido que estaba saliendo de ella. Detente Simón ¡Yo sólo quiero hablarte y bastante! dijo intentando convencerse por lo menos. Después nosotros tendremos mucho tiempo para hablar, mamá. podes decirme que soy un hijo malo y que me comporto mal, si quieres. Simón hizo algún gesto de caricia y alargó las manos hacia la ropa interior. Patricia giró para intentar alejarse pero solo consiguió que a su hijo le fuera más fácil quitarle la bata desde atrás.
Patricia estaba inmóvil, jadeaba por la tensión, con la ropa interior expuesta y la cara en las llamas. Simón le dio la vuelta, tomando la ropa interior y quitándosela él, haciéndola caer al suelo. Patricia solo llevaba unas bragas blancas que le ajustaban muy bien al cuerpo. Intentó caminar hacia atrás para ganar la puerta pero golpeó el culo contra el escritorio. Simón adelantó el paso mientras estudiaba el cuerpo de su madre. Sus pechos redondos no mostraron la menor señal de los años, ellos tenían grandes aureolas marrones, invitándolo a más con lo ya duros pezones. Simón ¿qué intenciones tienes? Patricia miraba el cuerpo de hijo y tenía como un dolor afilado en la vagina. Parecía estar en el punto de comerlo vivo y esto hizo que se sienta desnuda y vulnerable aun cuando tenía los pechos, ahora escondidos con el brazos, sus ojos observaban la verga de su hijo y que una vez más tenía para admirar, eso era fabuloso, en vertical alcanzándole el ombligo.
Simón se detuvo para masturbarse y con una mano suavemente acarició el abdomen de su madre bastante sensible entre lo sensual y lo proteccionista. Se sentía más aliviada, ahora. El hijo rozó sus hombros y resbaló los dedos a lo largo del brazo hasta las muñecas, que aun abrazaban y estrechaban suavemente sus pechos, Le bajó los brazos y con vigor inesperado la agarró de las nalgas y la alzaron del suelo mientras su lengua ya estaba aprovechándose de un pezón. Ooohh Patricia entendió que el hijo iba a clavarla y a pesar de los sentidos de culpa sentía que la vagina le pulsaba encantadamente, feliz por haber encontrado esa verga finalmente, esperando abierta y mojada poder cobijarla en todo su largo.
Simón todavía la sostenía por culo y antes de que ella pudiera abrazarlo entre los muslos, la depositó sobre el escritorio muy suavemente.
El muchacho tomó a Patricia por la nuca y la empujó para encajarle un beso caliente en sus labios. Estaba en ese momento que Patricia dejó de asumir la actitud de madre y la mujer que era afloró caliente y deseosa de sexo.
Fue ella quien primero forzó con la lengua la boca de su hijo para encontrar la lengua de este y para bailar en la saliva calurosa que despacio empezó a escurrir por las dos bocas y mojar mejillas y barbillas. las manos del muchacho corren explorando cada centímetro del cuerpo maternal, sin quedarse en el mismo sitio, sin una lógica, si no con el instinto de descubrir un territorio maravilloso. Patricia entretanto apretó las nalgas de su hijo, la acariciaron, palpó intentando alcanzar cada vez el ano para quedarse tímidamente y salir de nuevo hacia la parte de atrás.
Lo empujaba desde las nalgas para acercarse más a él y sentir que la gota de preeyaculación la mojaba dentro de los muslos y casi dejarle una estela delgada hasta la concha.
Simón hizo palanca con las manos firmes en el culo maternal para traerla hasta la punta de la verga que finalmente estaba sobre los labios vaginales. Alzó una vez más a su mamá y la bajó para empalarle la verga hasta el fondo
Ooooooohhhhh ¡aaaaaaaaahhhhhh! Patricia no podría detenerse más, estaba lanzada al placer total, quiso gritar cuando sentía que la vulva se le inflaba de esa manera, las paredes de su concha se estiraron, sólo el nacimiento de su hijo la había preparado para tal experiencia, pero se mordió el labio inferior para contenerlo. Ooohhh ¡hijo, la tienes tan grande! Uuuhhhhh! Los cuchicheos, gemidos acompañaron a Simón en cada embestida de la verga contra la carne de su madre.
Mmmhhhhh gime Patricia cerrando los ojos en la miel de ese momento mientras los músculos de su vagina se apretaron alrededor de esa verga magnífica. Ellos permanecieron en esa posición durante algunos segundos. Patricia respiró vigorosamente, por la excitación tenía los pechos enrojecidos, que apretó contra el pecho de su hijo y las manos fijas al culo empujándolo más dentro suyo.
Él quitó la lengua de la boca de su madre y empezó a jugar con uno de lóbulos de las orejas, cada vez más excitado empezó a moverse en un ir y venir por todo el canal caliente de la concha mojada que resumía jugos exquisitos ¡Simón! ¡Cogeme! ¡Cogeme cariño! si mamá, te gusta así retiró casi completamente la vara candente de la vulva maternal y entonces empujó violentamente hacia dentro, tanto para hacer resbalar a Patricia hacia atrás y para detenerla la tomó fuerte de las nalgas para no arriesgarse a caer del escritorio. ddiooohh Si así, continua así, hijo ooohhh ¡siiiii! Patricia gritó al ritmo que la verga de Simón la perforaba una y otra vez.
Mil pensamientos y un mundo de confusión bailaron con cien pasos diferentes en su mente pero una sola cosa era cierto, la verga de su hijo en posesión de su vagina la hicieron inmensamente feliz, era inútil seguir negándolo, ella era una madre incestuosa e inmensamente feliz. Simón siguió bombeando en la vagina de su madre, una y otra vez incansable.
Ahora me dices que hay de mal en lo que nosotros estamos haciendo. ¿No es fantástico? Oh, es que el uhh Yo soy ¡Yo soy! gritó mientras su cuerpo se aferraba a la vida que un orgasmo intentaba quitar. ¡Seguí cogiéndome, ¡no te detengas! ¡Apaga el fuego que me quema! A Simón esas palabras lo cegaron, la detuvo firmemente desde las nalgas y empujándola hacia él entró toda la verga con toda la fuerza que tenía, mientras ella clavó sus uñas en la espalda de él.
¡Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii! gritó Patricia, con el corazón raptado por los dioses del amor, mientras el hijo exhaló sólo un gruñido ligero al momento que descargó toda leche blanca y pegajosa, que sus pelotas retenían desde la tarde, en la vulva caliente de su madre.
Patricia seguía montada a la verga de Simón hasta que se puso floja completamente, ella lo acarició a él mientras con besos tiernos le cubrió el pecho. fue muy intenso admitió. ¿podremos continuar?
Ellos no dijeron nada durante la tarde entera, solo sus cuerpos hablaron y lo hicieron con una pasión y un amor que solo ellos entendieron Esta es la historia verdadera, de una mujer que conocí a través de mail y confió en mí para relatarla, a ella y las demás mujeres que me contactaron y me confiaron sus secretos y deseos ocultos

Gracias


Vídeo: Provoca un mar de sensaciones con los masajes eróticos

  • Provoca un mar de sensaciones con los masajes eróticos
  • ¿Te atreves con los juegos eróticos?
  • ¿Has oído hablar de la habitación del sexo?
 

No se que me pasa

yo he tenido una experiencia incestuosa con mi madre, y es algo que yo planee y lleve a cabo aunque no me enorgullesco si lo disfrute mucho y aun lo hago cada vez que lo recuerdo


 

Excelente relato

Que bueno que haya Mamás que te tengan confianza para que subas sus relatos. Tendrás Más ?


 

Gracias por compartir

espero compartas mas muy pronto


 

Muy buen relato!!

=)


 

Te puedo ayudar sobre el incesto escribeme mark-antoni11@hotmail.com

cuentame tu caso


 

Whuatttt?

por: mero155

Gracias mark pero sospecho que eres un morbosillo que busca material para masturbarse,si el incesto te exita acepta a biertamente si es con mama u otro miembro de la famili,ahora bien los que vivimos el incesto de comun acuerdo no nos arrepentimos porque es como cualquier relacion,en mi caso yo y mi madre fuimos amantes casi diez años y fuimos muy pero muy felices y si pudiera lo volveria a repetir opero ella ya no esta aqui y me duele pero yo hice felices sus ultimos años y la recuerdo con amor y lo principal sin culpas,asi que pues se agradece la intencion pero ni siquiera mencionas si eres sicologo o siquiatra,no me salgas que eres pescador de almas o predicador porque no lo creo un saludo a todos los que han vivido y viven el incesto.


 

Ayudarme ?

por: esplorando

lo siento amigo estas equivocado no necesito ayuda, tal ves para ti se vea de lo mas loco pero es algo natural que ha pasado a muchisimas personas es de lo mas erotico que eh leido y vivido asi que gracias pero estoy bien.


« 
Arriba de la página

Lista de las 10 charlas precedentes

Número de respuestas Ultimo mensaje
  Mi sobrino, primos y un tio
por: chikis13d
4
  adicta al sexo
por: lagolfademimarido
7
  Grupo de wassap erotico
por: yamboy1
1
 
por: oliverhernandez
0
 
por: caverman
0
 
por: ozzckar
0
  Friki total, sexo escrito...
por: franii94
25
 
por: oasis4455
0
  Compartimos fotos whatssapp?
por: seiren7
139
  Mi sobrino me calienta
por: rubi0610
67
Ver también: Todo - Lo mejor - Nuestra selección